| 4/28/2016 12:00:00 AM

Los retos urbanísticos de la nueva Agencia Inmobiliaria

La directora de la nueva Agencia Inmobiliaria es la responsable de varios de los desarrollos urbanísticos más importantes del país, como Ciudad CAN, el plan “Ministerios” y el traslado de la Base Naval de Cartagena.

Dos grandes tareas tiene hoy Claudia María Luque Gordillo: sacar adelante la nueva Agencia Nacional Inmobiliaria, su más ambicioso proyecto profesional, y cumplir a cabalidad su rol de madre, el más importante reto de toda su vida.

Luque, nacida en Pasto, fue nombrada por el presidente Juan Manuel Santos como la nueva directora de esta Agencia que tiene como fin promover el desarrollo integral de proyectos inmobiliarios para las entidades públicas. Ella es la encargada de sacar adelante, entre otros, la construcción de la Ciudad CAN en Bogotá; el traslado de la Base Naval de Cartagena; la ampliación del Museo Nacional y el nuevo proyecto de edificios para Ministerios, en el centro histórico de Bogotá, donde operará buena parte de la administración nacional.

Esta agitada agenda debe ser compaginada con la tarea de acompañar a Martín, su hijo de apenas 11 meses, que está dando sus primeros pasos en la vida. “Lograr un balance en estas dos tareas es un trabajo muy difícil”, explica Luque, quien señala, por ejemplo, que la dedicación a su hogar y a la Agencia le ha quitado tiempo para otras actividades como leer o ir a cine. Aún así, dice que es feliz y que ha logrado mantener el equilibrio en su vida.

Esta arquitecta de la Universidad Javeriana se enfocó en gerencia y finanzas; durante 15 años se desempeñó en el sector privado estructurando proyectos: trabajó para firmas como Contexto Urbano, Marval, Grupo Bolívar, Pedro Gómez y los chilenos de Mall Plaza. Luego incursionó, como consultora independiente, en la estructuración de planes urbanísticos. Esta es su primera experiencia en el servicio público.

“Nunca supe cómo terminó mi hoja de vida en Casa de Nariño”, explica Luque, quien intuye que alguien del sector de la construcción, donde se desempeñó durante estos años de carrera, la recomendó.

Ya en la Agencia encontró que la tarea más urgente era superar los problemas normativos que impedían el desarrollo de los programas propuestos. Por ejemplo, en el caso de Bogotá, durante la administración de Gustavo Petro el desarrollo de estos proyectos prácticamente quedó congelado, pues los cambios normativos y los vacíos jurídicos impedían cualquier avance. Así, una de las prioridades en su nuevo cargo fue determinar cuál era el marco normativo en el que tenía que moverse para avanzar en sus objetivos.

Superado ese obstáculo, el panorama empezó a aclararse. Ya inició el proceso que deberá concluir con la construcción del primer edificio del proyecto del CAN: se trata de una edificación de 102.000 m2, con costos de inversión por cerca de $380.000 millones. Allí operarán el Ministerio de Transporte, el Invías, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), la Superintendencia de Puertos y Transportes, las nuevas entidades agrarias (como la Agencia Nacional de Tierras), el Dane y el Minminas.

El plan empezó al adjudicar la estructuración del proyecto que deberá quedar lista en agosto y luego será abierta la licitación para que la APP sea adjudicada antes de finalizar 2016. Se espera que haya obras entre 2017 y 2018, para que en 2019 esté operando. El CAN completo, que se extenderá en 100 hectáreas, deberá estar completamente listo en 2025.

El otro proyecto que podría avanzar a buen ritmo es el de los edificios de Ministerios, cuya primera construcción también debería quedar adjudicada a finales de 2017 y construida en 2019. Se trata de cuatro edificios en el centro histórico de Bogotá; la primera construcción deberá alojar, entre otros, a los ministerios de Trabajo, Justicia y al Departamento Administrativo de la Presidencia de la República.

La Agencia está igualmente en el trabajo de consolidar un primer censo de edificaciones del gobierno central; la idea es determinar cuántos edificios de estos hay en las principales 8 ciudades del país. “Queremos también trabajar con las entidades territoriales para establecer sus necesidades inmobiliarias y promover desarrollos urbanísticos integrales”, explica.

El trabajo de Luque implica responderle a una junta directiva conformada por el vicepresidente Germán Vargas Lleras, los Ministros de Hacienda, Defensa y Vivienda y el Director de Planeación. Aún así, su verdadero jefe está en casa y apenas a punto de cumplir un año. Él lidera su más importante proyecto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?