¿Cilindro equivocado?

| 12/7/2001 12:00:00 AM

¿Cilindro equivocado?

La decisión de la Creg de cambiar los cilindros de gas ha generado malestar entre los distribuidores.

El programa de reposición de los cilindros de gas propano, combustible que utilizan cerca de 3 millones de familias (16 millones de colombianos), está alcanzando temperaturas máximas. Las decisiones de la Comisión de Regulación de Energía y Gas, Creg, de cambiar el tamaño de los cilindros para facilitar la vigilancia del programa y de modificar el sistema de manejo de los recursos que se recaudan para garantizar el mantenimiento y cambio de los cilindros (conocido como margen de seguridad), la tienen en un serio enfrentamiento con el gremio de distribuidores de gas.



En el mercado hay cilindros de 20, 40 y 100 libras y la Creg decidió sustituirlos por uno de 30 libras y otro de 80 libras. El objetivo de la medida es facilitar el control del programa de reposición.



Dinero habló con el abogado Fernando Londoño, quien ha llevado el tema por parte de los distribuidores y que representa a Confedegas y Afomdigas. Londoño explica cuáles son los puntos en conflicto.



¿Cuáles son los principales puntos de las medidas tomadas por la Creg que ustedes están objetando?



Por una parte, que les quitó la responsabilidad sobre el margen de seguridad a los distribuidores, se apropió de su dinero y se lo entregó a Ecopetrol para que se lo dé a una fiduciaria, para que ella contrate la reposición de los cilindros. Además, la Creg y Ecopetrol armaron un monopolio. ¿Cómo así que había n número de fabricantes de cilindros de gas y lo redujeron a uno solo? Antes eran 5 ó 6 fondos de reposición que se unieron en 2 para competir, y ahora es uno solo. Además, SGS de Colombia, entidad certificadora, acaba de conceptuar que los cilindros de 30 libras no cumplen las normas de calidad.



¿Quiénes se benefician con la medida?



Los distribuidores piratas que van a vender cilindros de 30 libras diciendo que son de 40. Fidupopular, que está encantada con $16.000 millones al 0% de interés y, teóricamente, quienes ganaron la licitación para fabricar los cilindros. Pero la realidad de eso es que no se beneficia nadie. Es un capricho demasiado costoso por cuenta de la gente más pobre del país.



¿Quiénes son los perjudicados?



Todo aquel que por puro pobre no podía comprar cilindros sino de 20 libras. ¿Ese infeliz qué va a hacer? El cambio a cilindro de 30 libras le significa una diferencia de casi un 55% más de efectivo para comprarlo, y no lo tiene. Todo aquel que lo compraba de 40 y ahora lo compra de 30, pues le están quitando un 20% de capacidad de almacenamiento. Y lo mismo le pasa al que se lo reducen de 100 a 80 libras. Además, el precio por galón es mayor.



¿Cuáles son los perjuicios empresariales?



Son enormes; pero, de acuerdo con las normas, todos esos sobrecostos se trasladan al consumidor.



¿Qué sobrecostos se generan?



Al poner 2 nuevos tipos de cilindros, la operación en la plataforma de llenado y la manipulación de los cilindros se complican, pues se necesita rediseñar y cambiar todos los camiones para que puedan llevar 5 tipos de cilindros. También se genera un sobrecosto enorme en el número de frecuencias de transporte, porque van a tener que hacer más viajes. Y, además, van a perder capacidad de almacenamiento.



¿A cuánto ascienden esos sobrecostos?



El cambio de los cilindros vale $220.000 millones y genera el sobrecosto de tener que adeuar las plantas de envasado y los vehículos. La mayor depreciación de los cilindros y la reposición del almacenaje desechado generan un sobrecosto de $300.000 millones.



¿Cómo resumiría las alternativas que le quedan a la industria?



Convencer a la Creg o esperar a que venga el estallido social. Así de fácil.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.