| 3/20/2009 12:00:00 AM

Cifras en claroscuro

Los primeros resultados de 2008 de las empresas que reportan a la Superfinanciera son alentadores. Pero, si se excluyen los ingresos de Ecopetrol, ya se ve el impacto de la crisis. ¿Qué viene?

A primera vista, los resultados de cerca de 90 empresas del sector real que, a principios de la tercera semana de marzo habían reportado cifras de sus operaciones el año pasado a la Superintendencia Financiera, fueron muy favorables: las ventas crecieron el 20% frente a 2007 y se situaron en $82 billones; mientras que las utilidades se incrementaron al 64% y superaron los $16 billones en el mismo periodo.

Sin embargo, este auge está distorsionado por los excelentes resultados de las empresas petroleras, en particular Ecopetrol, que capitalizaron los buenos precios internacionales del crudo durante gran parte del año pasado. Solo esta última alcanzó cifras récord, con ingresos por $33,9 billones y utilidades por $11,6 billones, lo que representa incrementos del 52% y 124%, respectivamente, frente a 2007.

Sin tener en cuenta las cifras de la petrolera colombiana, los números consolidados de las empresas que reportaron a la Superfinanciera al cierre de esta edición caen drásticamente con respecto a 2007: los ingresos solo crecen el 4,6%, mientras que las utilidades son de -3,8%.

La crisis financiera mundial y la desaceleración de la economía y el consumo empezaron a mostrar en los resultados de las empresas sus impactos. Incluso Ecopetrol no fue ajena a esa tendencia y la caída de los precios del petróleo golpeó sus resultados del cuarto trimestre del año anterior.

Ante esta situación, las proyecciones de las empresas para este año se abren en varios escenarios: uno, la disminución en los consumos, tanto interno como de mercados externos; dos, una tasa de cambio más favorable que a varias compañías les permitirá retomar un nuevo aire exportador e identificar nuevos mercados y, tres, enfrentarse debido a la crisis financiera internacional a una restricción en los créditos y a un mayor costo de ellos.

Pero en las crisis también hay grandes oportunidades y las empresas que cuentan con caja suficiente y niveles bajos de endeudamiento tienen la posibilidad de salir de compras y aumentar sus mercados.

Los resultados

Al observar los resultados del año anterior, las cifras favorables se las lleva el sector petrolero, que tuvo incrementos en sus ingresos por 48,5% y una utilidad neta de 115%, impulsados por Ecopetrol. El peso de esta empresa en las cifras de las cerca de 90 empresas analizadas es muy alto: representa el 41% del total de los ingresos y el 73% de sus utilidades.

Las empresas de servicios públicos que reportaron a la Superfinanciera antes de la tercera semana de marzo también registraron cifras a favor con ingresos que crecieron 17% frente a 2007 -y llegaron a $7,3 billones- y unas utilidades que aumentaron 10% y representaron $1,3 billones.

Otros sectores, como telecomunicaciones e hipermercados, tuvieron en Comcel y Almacenes Éxito, respectivamente, los jalonadores. Aunque sus cifras no fueron suficientes para que estos sectores tuvieran crecimientos reales (al descontar la inflación), en sus ingresos -telecomunicaciones aumentó 4,36% en ventas, e hipermercados lo hizo en 6,4%-, sí jalonaron las utilidades netas que crecieron 67,9% y 26%, respectivamente, con respecto a 2007. Solo Comcel superó el billón de pesos en utilidades.

¿Con qué contrasta esto? Sectores industriales como bebidas, cemento, textiles y confecciones y cerámica representaron las principales caídas en ventas y utilidades. Bebidas cayó en ventas 39,6% y en utilidades netas 41,5%, donde Bavaria registró, según la Superfinanciera, una caída en ventas del 46% y de 40,3% en sus utilidades, mientras que Postobón tuvo una disminución en ingresos de 1,2%, y de 46,4% en sus utilidades netas.

En el caso de Cementos Argos, las ventas cayeron 6,6%, pero sus utilidades lo hicieron en 67,3%. Para las textileras y confeccionistas 2008 fue un año muy difícil porque las ventas disminuyeron casi 20% frente a 2007 y las utilidades cayeron 168%. Coltejer fue la empresa que más contribuyó con estos resultados, pues castigó su balance, tras la operación de compra de la mayoría accionaria por parte de la mexicana Kaltex. Coltejer reportó el año pasado pérdidas por $316.000 millones, un 97% más que en 2007. Pero, además de la competencia internacional, para Estefanía León, de Correval, "el real problema de estas empresas es una ineficiencia en el tema de costos que hace que no puedan competir con precios contra producciones como las de la China o México", dice.

Otros que tuvieron un mal año fueron los asociados con exportaciones y que tienen una alta exposición al dólar. Por ejemplo, el 90% de las ventas de Enka -empresa de fibras para textiles, neumáticos y redes- el 60% de sus costos se encuentran atados a la tasa de cambio, "lo cual, en períodos de revaluaciones fuertes como la vivida en el año 2008, genera un impacto negativo en los resultados financieros de la compañía", explica un análisis de Interbolsa.

Cómo moverse

La pregunta es cómo moverse en un escenario donde los consumos locales y externos caen y las fuentes de financiación se hacen más costosas. Son varias las estrategias que buscan profundizar las empresas.

Por un lado, está la opción de salir de compras para conseguir mercados y crecer. Según cálculos de Interbolsa, las empresas del Grupo Empresarial Antioqueña tienen caja por US$2.250 millones para comprar nuevas compañías en el país y en la región. Ecopetrol, por su parte, tendrá necesidades de caja cercanas a los $3,1 billones para soportar su operación y su ambicioso plan de inversiones, de acuerdo con estimativos de Correval. "Con una estimación preliminar de Ebitda para 2009, cercano a los $9,3 billones, creemos que Ecopetrol está en capacidad de mantener una deuda sostenible superior a los $12 billones", señala un estudio de esta firma.

Pero no solo podrán salir las empresas que tienen recursos. La deuda es otra opción. Si bien hoy los créditos están más costosos, las compañías nacionales no están sobreendeudadas. "Si se suman las obligaciones más los bonos de las empresas del sector real contra los activos, el nivel histórico promedio de endeudamiento es del 18%; bajo frente al entorno regional que se sitúa en 30%", explica León, de Correval.

Por otro lado, la recuperación del dólar frente al peso le está generando nuevas opciones de exportación a las empresas colombianas. Sin embargo, las lecciones recientes que ha arrojado la inestabilidad de los precios del dólar hacen que las empresas deban migrar hacia modelos de negocios que no estén atados a esta variable.

"Uno de los grandes retos para las empresas es perder la dependencia con la tasa de cambio. Hay empresas que reportan grandes pérdidas porque estaban descubiertas ante ella y el negocio estaba muy expuesto al dólar. O al contrario. En las empresas exportadoras el mayor desafío es buscar nuevos mercados y ser más competitivos en la producción local. La tasa de cambio no se controla y el negocio no debe depender de una variable que no se controla. El negocio tiene que depender de la efectiva generación de valor que se tenga", dice León, de Correval.

Los retos para las empresas son cada vez más exigentes, en especial en un contexto de contracción económica, no solo local sino internacional. Por eso, la creatividad, productividad y foco serán los ejes para este año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?