| 9/16/2005 12:00:00 AM

China: la piedra en el zapato

El Restrepo, donde se produce buena parte de los zapatos que calzan los colombianos, está paralizado en 70% debido al contrabando y a masivas importaciones de China.

Las calles del barrio El Restrepo, de Bogotá, no parecen las mismas. Alrededor de las tiendas de insumos, de las fábricas de zapatos, de las talabarterías y de los almacenes de calzado no se ven las aglomeraciones de siempre, ni las hileras de carros que se estacionaban a lado y lado de las vías. La Peletería Unión, uno de los almacenes más grandes de la zona, donde se venden toda clase de materiales para esta industria, estaba vacío. William Varón lleva seis años trabajando en este almacén y no recuerda una crisis similar. "Hace dos años, uno se mantenía ocupado atendiendo clientes todo el día. Ahora llega uno que otro, graneadito. Las ventas han caído en más del 50%, especialmente durante el último año", dice.

La causa de esta situación es la masiva importación y contrabando de zapatos desde China y que, según la Corporación para el Desarrollo Industrial y Comercial del Sector Calzado y Afines (Corinca), tiene paralizadas en un 70% todas las actividades que giran en torno a la producción del calzado en el sector de El Restrepo, donde se fabrica el 30% de los zapatos que compran los colombianos.

Según cifras que manejan este gremio y la Asociación de Industriales del Cuero y la Marroquinería, (Acicam), entre enero y abril de este año se registraron importaciones por 12,6 millones de pares, 55% más que en igual período de 2004. Y de este total, 7,6 millones de pares ingresaron con precios inferiores a US$1. Incluso, se han registrado precios de importación hasta de US$0,20, algo así como $520 por par.

Según denuncia Luis Gustavo Flórez, presidente de Acicam, el calzado subfacturado está entrando por Buenaventura, Cartagena, Cali y Bogotá y se extiende rápidamente por todo el país. De ahí que millonarios volúmenes de calzado sintético se estén vendiendo hoy en el comercio nacional. Dada la magnitud del fenómeno, el dirigente gremial demanda del gobierno una lucha frontal contra el contrabando, similar a la que adelantó el país hace algunos años contra cigarrillos, licores y electrodomésticos.



Crecen los despidos

Por precio, muchas fábricas de zapatos no puedan competir con los productos chinos y se están quedando por fuera del mercado. Ese es el caso de la Fábrica de Calzado Marlon. De 40 trabajadores que tenía en nómina hace año y medio, hoy solo tiene 3. Las máquinas, algunas de las cuales cuestan hasta $30 millones y que cosen unos 700 pares de zapatos por turno (8 horas), están paradas desde hace varios meses. La cadena de almacenes Spring, que antes le pedía 500 pares a la semana, no volvió a hacerle pedidos. Y la Tienda Escolar, a la que proveía con 400 pares diarios, hoy solo demanda 45 pares cada tres o cuatro días.

Esta misma situación la viven centenares de plantas que producen diferentes insumos de la cadena. La Fábrica de Suelas Osorio, por ejemplo, solo está trabajando con un turno y medio, mientras que hace un año tenía los tres turnos completos.

El empleo, precisamente, ha sido uno de los más perjudicados con esta situación, pues según cálculos de Acicam y Corinca, en el primer semestre del año han sido despedidos 20.000 empleados, 10.000 de los cuales trabajaban en las 1.400 unidades de producción que hay registradas en el sector industrial de El Restrepo.

Víctor Manuel Bogoya, director ejecutivo de Corinca, hizo énfasis en que no están en contra de las importaciones chinas, sino en contra de las prácticas ilegales del comercio. En este sentido, reconoció las medidas tomadas por el gobierno, pues ya empiezan a generar una pequeña reactivación. "Muchas cadenas de calzado crecieron con los fabricantes de El Restrepo. Sin embargo, hoy sus almacenes están llenos de zapatos chinos", recrimina Bogoya.

Para contrarrestar los fenómenos de contrabando y subfacturación en el sector de calzado y sus partes, el gobierno fijó, por primera vez, un precio indicativo al calzado procedente de China y Panamá, y se ordenó que todo producto proveniente de estos dos países sea nacionalizado en Barranquilla. También que se exigirá la Declaración Anticipada para las importaciones de calzado originarias y/o procedentes de estos destinos. Otra resolución prohíbe el tránsito aduanero a las importaciones de calzado.

Por su parte, el Ministerio de Comercio, Industria y Tursimo está exigiendo que en el Registro de Importación se señale que la mercancía cumple el Reglamento de Etiquetado de los productores de calzado, para que el consumidor pueda distinguir fácilmente si el producto que está comprando está elaborado en cuero o si se trata de un producto sintético. No obstante, los fabricantes advirtieron que solo hasta finales de octubre se podrán medir los primeros resultados de estas medidas, en las cuales tienen puestas sus esperanzas de reactivación, al igual que en las festividades decembrinas durante las que registran las mejores ventas del año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?