| 3/19/2004 12:00:00 AM

Cervezas: a la conquista del mundo

El panorama cervecero mundial se agita tras el anuncio de la fusión entre Interbrew y AmBev, que crea la más grande cervecera del mundo. Las empresas ajustan sus posiciones.

El pasado 3 de marzo, el mundo amaneció con la noticia de la fusión de la belga Interbrew, la tercera cervecera en el mundo, y la brasileña AmBev, la quinta. Con esta fusión se crea InterbrewAmBev, la mayor cervecera del mundo por volumen, una compañía con ventas por más de US$12.600 millones anuales, 14% del mercado global de cerveza, ganancias brutas de US$3.000 millones y marcas tan reconocidas como Stella Artois, Beck's, Skol (la tercera marca mundial en ventas), Brahma y Antarctica. InterbrewAmBev será la primera o la segunda cervecera en más de 20 mercados mundiales, incluidos Brasil, Canadá, Rusia, Ucrania y Alemania.

La operación representa un gran paso en una industria cuya historia reciente ha estado marcada por una ola de fusiones y adquisiciones y se convierte en un fuerte golpe para las otras cerveceras del mundo, que tendrán que responder con agilidad ante este nuevo panorama para garantizar su mercado. Anheuser Busch, SABMiller y Heineken, entre otras, seguirán buscando nuevos mercados en crecimiento para consolidar su posición de líderes mundiales. Esta es una noticia importante para el mercado latinoamericano que, con Bavaria a la cabeza, se vuelve cada vez más atractivo.



La fusion

Mediante una compleja operación de intercambio, emisión y oferta de acciones, valorada en US$11.500 millones, Interbrew compró una participación mayoritaria en AmBev (57%). AmBev, por su parte, quedó con el control de los activos de Interbrew en Estados Unidos que incluyen la cervecera Labatt y el 30% de la cervecera mexicana Femsa (dueña de las marcas Dos Equis y Tecate). El acuerdo representa un complejo cruce accionario en el que ambas empresas mantienen sus cotizaciones en bolsa por separado. Interbrew se sigue transando en la bolsa de Bruselas, mientras que AmBev lo sigue haciendo en la bolsa de Brasil y en el New York Stock Exchange. Las dos compañías tendrán cuatro asientos cada una en la junta directiva de InterbrewAmBev y habrá otros seis directores independientes. Para finales de 2004, se espera que el acuerdo esté cerrado.

Para Interbrew, AmBev representa su llave de entrada a Latinoamérica, uno de los mercados con mayor potencial de crecimiento en el mundo. Con AmBev, la empresa termina con cerca del 70% del mercado brasileño, el cuarto mayor en el mundo. AmBev domina los mercados de Brasil y Argentina, que vienen creciendo a un ritmo del 5% anual desde la última década. Además, tiene importantes participaciones en Uruguay, Bolivia, Paraguay y Chile. La empresa entró con fuerza en Ecuador y Perú, en donde su principal competidor es Bavaria, que tiene una posición dominante en ambos mercados.

"Latinoamérica es la joya de la corona. Hemos mirado hacia ese mercado una y otra vez y concluimos que no había una manera fácil de entrar en él. En esa medida, la combinación con AmBev representa una importante oportunidad para lograrlo. No podíamos dejarla pasar", afirma John Brock, CEO de Interbrew y CEO de la nueva Inter-brewAmBev, en un comunicado de la compañía.

La reconocida eficiencia operacional alcanzada por AmBev, además, representa una fuente de generación de valor para Interbrew. Según los voceros de la nueva InterbrewAmBev, las sinergias de costos e ingresos luego de la fusión representarán ahorros por US$350 millones.

Para AmBev, entretanto, la operación es la primera oportunidad para llegar a los mercados de Europa, Estados Unidos y China. La empresa manejaría todas las marcas de las dos compañías en América, incluyendo a Rocking Rock en Estados Unidos y a Dos Equis en México.

Si bien las empresas ven claros beneficios, no han faltado los críticos a la fusión. Muchos afirman que llegar a Latinoamérica es un giro en la estrategia de Interbrew, que podría resultarle costoso. Además, el andamiaje de dos compañías de semejante envergadura demorará el aprovechamiento de sinergias. Algunos tenedores de acciones de AmBev también están descontentos con la operación, pues quienes poseen acciones preferenciales y no tienen derecho a voto afirman que su participación en la nueva empresa acaba diluida mientras que los inversionistas con acciones ordinarias reciben una prima alta. Algunos accionistas minoritarios agregan que AmBev pagó en exceso por Interbrew y que está incumpliendo su consigna de ser una multinacional brasileña.

Femsa, además, anunció el pasado 5 de marzo que iniciará acción legal para bloquear ciertas partes del acuerdo, pues afirma que Wisdom, su subsidiaria en Estados Unidos, dueña del 30% de Labatt USA (controlada por Interbrew), no fue consultada sobre la fusión. Al respecto, los voceros de la fusión han dicho que lamentan la injustificada acción de Femsa, pero que confían en que no afectará su desarrollo.

Con todo y los detractores, en general, el mercado ve con buenos ojos la fusión. Las agencias calificadoras de riesgo, Standard & Poor's y Fitch Ratings anunciaron que podrían subir la calificación de AmBev, a un importante B+, la más alta que recibe una compañía y que estaría incluso por encima de la deuda soberana de Brasil.



La respuesta

de las otras grandes

Las grandes cerveceras del mundo no podrán quedarse quietas, mientras InterbrewAmBev conquista nuevos mercados. Hasta ahora, la tendencia en la industria cervecera ha estado marcada por una ola de fusiones en la cual las grandes empresas globales se quedan con las pequeñas regionales. Basta con recordar la historia de Interbrew, que hace 10 años era más pequeña que Bavaria y, hoy, tras comprar más de 30 empresas, se ha convertido en la mayor cervecera del mundo en volumen.

En 2002 se concretó la compra de The Miller Brewing Company, por parte de South African Breweries para formar SABMiller, la tercera cervecera del mundo (luego de InterbrewAmBev y Anheuser Busch) en volumen. En 2003, hubo compras no tan grandes pero sí más estratégicas, pues las pocas perspectivas de crecimiento en los mercados maduros y desarrollados obligaron a las empresas a mirar hacia los mercados de Latinoamérica, China y Europa del Este. Heineken compró la austríaca BBAG por US$2.400 millones, lo cual le dio una posición dominante en el mercado de Europa del Este. SABMiller, por su parte, anunció un joint venture con Harbin, la marca china más antigua, para consolidar su posición en el mayor mercado mundial de cerveza. Anheuser Busch, entretanto, realizó inversiones aceleradas en Tsingtao en China y Grupo Modelo de México.

Las estrategias de las grandes cerveceras se han enfocado en el mercado global. Anheuser Busch, la principal cervecera del mundo en ventas (antes de la fusión también era la principal en volumen) con más de US$14.100 millones anuales, no piensa perder la batalla. La empresa, que ha sido conservadora fuera del mercado estadounidense, está cambiando de estrategia. Stephen Borrows, CEO de Anheuser Busch International, anunció que la compañía se centrará en el desarrollo de Budweiser como una marca global y la construcción de un negocio internacional diversificado por medio de inversiones en cerveceras con marcas líderes en mercados de alto crecimiento. En Latinoamérica, la empresa participa con el 28,6% de CCU de Argentina, 20% de Cervecerías Unidas de Chile y 50,2% del Grupo Modelo de México.

SABMiller ha declarado abiertamente su interés en seguir adquiriendo otras cerveceras. La empresa ha sido muy exitosa en su expansión pero aún está digiriendo la compra de Miller en 2002, por lo cual en el corto plazo probablemente no está pensando en grandes adquisiciones. El año pasado, compró la italiana Peroni por US$785 millones.

Heineken, entretanto, también está en busca de nuevos mercados. En su más reciente reporte financiero anuncia un crecimiento anual en ventas de 14% en las marcas que ha adquirido y solo un crecimiento de 3% de ventas en sus marcas de siempre. La empresa cuenta con la ventaja de poseer una verdadera marca global. Ya tiene participación en los mercados de Chile y Panamá pero, según los analistas del mercado, empezará a adoptar una estrategia más agresiva en el corto plazo en los mercados latinoamericanos y otras economías emergentes.



El atractivo de Bavaria

Luego de la fusión InterbrewAmBev, Bavaria quedó convertida en la décima cervecera del mundo y en un objetivo bastante atractivo para las otras grandes pues representa un mercado estratégico interesante. Con el plan de expansión que inició en 2000 y que le ha permitido convertirse en la cervecera dominante en Colombia, Ecuador, Perú y Panamá, ahora es la mayor cervecera independiente de la región.

La siguiente cervecera que queda por venderse en Latinoamérica es Polar de Venezuela; pero, dados los problemas de ese país, su atractivo es mucho menor que el de Bavaria.

Bavaria, sin embargo, aún no habla de planes específicos con otras cerveceras. En el nuevo escenario, han ganado relevancia hipótesis como las de una fusión de Bavaria y Polar que partiría en dos el continente; o la de una compra de Bavaria por parte de InterbrewAmBev o Heineken. Por ahora, la empresa espera consolidar su posición independiente en otros mercados. "Hemos logrado seguir un modelo de expansión que se basa en estandarizar la información, homologar los procesos, mejorar las prácticas y crear una plataforma cohesionada para crecer de manera ordenada y eficiente. Nuestra estrategia es seguir la expansión internacional. Lo que está pasando en el mundo nos indica que en 2000 tomamos el rumbo correcto. Hace tres años, Bavaria no figuraba en el panorama; hoy todos los grandes quieren conocernos", afirma Ricardo Obregón, presidente de la empresa.

Así pues, la industria cervecera del mundo está viendo cambios importantes. La consolidación de la industria, que empezó en 2004 con la fusión de Interbrew y AmBev, al parecer, continuará en el corto plazo y, en esa medida, los mercados con amplio potencial de crecimiento (como el latinoamericano) se convierten en los más atractivos. La motivación de Interbrew por AmBev es un claro ejemplo de lo anterior. Esto es particularmente importante para empresas como Bavaria que ostentan un lugar importante en esos mercados.

Hoy, las primeras 10 cerveceras tienen más de la mitad del mercado mundial. ¿Hasta dónde llegará la consolidación?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?