| 4/27/2011 12:00:00 AM

Cerveza gay

Dos nuevas cervezas mexicanas dirigidas al mercado gay están causando furor en el mundo entero. Ya tienen pedidos en Colombia, Estados Unidos, Japón y España.

El 10 de enero de este año se lanzaron en México dos nuevas cervezas artesanales: Salamandra y Purple Hand, que en menos de una semana se convirtieron en  un fenómeno comercial al vender más de 12.000 botellas solo en el Distrito Federal.  Desde entonces, su fama ha venido creciendo por todo el territorio azteca y en menos de tres meses se han posicionado como unas de las cervezas de moda en ese país, una hazaña bastante difícil de lograr en medio de los dos grandes grupos cerveceros mexicanos -Grupo Modelo y Cuahutémoc-Moctezuma-.

El éxito de estas dos nuevas cervezas, sin embargo, no radica en su fabricación artesanal. Tampoco en que sean 100% de malta, o en que contengan miel orgánica para darle un sabor cítrico y floral al paladar. Su popularidad radica en otro atributo bastante singular: están dirigidas exclusivamente al mercado gay o  LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y travestis).

Que ambas cervezas hayan tenido un éxito rotundo en México  -uno de los países más machistas del continente- es algo sin precedentes, que tiene sorprendido a medio mundo de los negocios. Como si fuera poco, su fama ya trasciende fronteras y ahora cuenta con una enorme demanda en otros lugares del planeta.  Según la revista Expansión, de México, ambas bebidas tienen pedidos en Colombia, Estados Unidos, Japón y España.

Su fabricante es la cervecería jalisciense Minerva y su comercializador, Bodega 12. Ambos diseñaron las etiquetas de las botellas, basados en los colores representativos de la comunidad gay. Su idea: vender unas cervezas que crearan un sentido de pertenencia e igualdad entre la comunidad LGBT. Ahora su proyecto inmediato es sacar al mercado en el mes de agosto un vino tinto y uno rosado, también enfocados a la comunidad gay. 

Aunque no existen estadísticas oficiales sobre el valor de este mercado, los creadores del concepto toman como referencia los US$8.000 millones que gasta anualmente la comunidad homosexual  en sus visitas a Puerto Vallarta, la Riviera Maya y el Distrito Federal.

La verdad es que el mercado gay ha estado desatendido por la industria cervecera, vinícola y de los licores. Estas empresas mexicanas vieron en ese nicho una gran oportunidad de negocios y ahora están facturando varios millones de dólares gracias a una idea novedosa con un enorme potencial de crecimiento. "Somos la única bebida a nivel mundial exclusiva para un sector que ha sido siempre mal atendido", señaló recientemente el fabricante de ambas cervezas a través de un comunicado.

Según estudios de la Cámara Internacional de Comercio Gay y Lésbico, la comunidad homosexual es extremadamente fiel a las empresas que los captan como clientes y, en algunos países, tienen un poder adquisitivo por encima de la media. Es hora de que las empresas tomen cada vez más en serio a un segmento que representa 6% de la población mundial y que tiene un potencial de compra de casi US$1.000 millones al año.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?