| 11/23/2007 12:00:00 AM

Ceos: El mercado no perdona

Malas decisiones, la falta de actuación a tiempo y pretender tener la verdad revelada, son actitudes que las juntas directivas y los accionistas no están dispuestos a tolerar en las grandes compañías. Si no hay resultados, pedirles la renuncia a grandes ejecutivos no es un problema.

Las recientes salidas de importantes directivos como Stan O'Neal de Merrill Lynch & Co., Charles Prince de Citigroup, Kevin Rollins de Dell Inc, y Gary D. Forsee de Sprint-Nextel Corp, son algunos ejemplos que muestran lo que los accionistas y miembros de las juntas directivas no están dispuestos a tolerar. La falta de transparencia en sus decisiones, el no tomar acciones estratégicas para el beneficio de la compañía, la pérdida millonaria en ganancias o tomar decisiones equivocadas sobre algún producto, les costó la cabeza a estos ejecutivos. En un mercado globalizado, la presión por resultados es constante, y quien no esté a la altura de lo que exigen el mercado, la empresa y los accionistas, se puede despedir de su puesto.

La crisis de créditos subprime generó un revolcón en Wall Street y puso a temblar a los directivos que parecían intocables e irremplazables, como Stan O'Neal y Charles Prince. Las decisiones de respaldarse con hipotecas de mala calificación (subprime) fue arriesgada y con la crisis del sector de la vivienda todo se vino abajo. Pero en el transcurso del año, el sector bancario no es el único que ha cobrado víctimas. También lo han hecho los de tecnología y telecomunicaciones. ¿Qué precipitó la salida de estos ejecutivos?



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?