| 11/14/2014 8:50:00 AM

Nada gaseoso

Santiago Mejía, Presidente de Gazel

Gazel logró que el país sea hoy el tercero con la mayor flota de carros convertidos a gas natural en América Latina y el octavo en el mundo. Tiene en la mira a los buses de transporte público.

Lo que comenzó como una pequeña unidad de negocios de Promigas hace 28 años, hoy es una pujante empresa que espera cerrar 2014 con ventas por $561.000 millones. Se trata de Gazel, actualmente propiedad de Terpel, la primera firma que realizó una conversión de un vehículo a gas natural en el país y, por ende, pionera y protagonista en el desarrollo de esta industria.

En octubre, el país completó 500.000 carros a gas. Santiago Mejía, gerente de Gazel, explica que la mayoría de ellos son taxis, el primer segmento al que le apostaron.

La meta ahora es seguir expandiéndose en el negocio de los buses de transporte masivo. Ya tienen vehículos a gas en Metroplus de Medellín y Transcaribe en Cartagena (650 automotores), para 2015 espera agregar otros 200 en Valledupar. También están con buses en Perú y México.

La proyección de la empresa es llegar a unos 30.000 buses y camiones de carga liviana en los próximos 10 años.

La ventaja de Gazel es que no solo provee el combustible a través de sus 290 estaciones de servicio en 45 municipios del país, sino que también financia directamente la conversión de los vehículos. Del parque automotor que se mueve con este combustible en Colombia, la conversión de 100.000 ha sido financiada por esta compañía. “El éxito que ha tenido en el país el gas natural vehicular lo ubica como el tercero de América Latina con la mayor cantidad de autos movidos con este combustible y el octavo del mundo”, explica Mejía, quien agrega que hoy Gazel tiene 46% del mercado nacional.

En 2005 la empresa comenzó su internacionalización en Perú y luego en México, donde también tiene el liderazgo con 40 estaciones. Para seguir creciendo a una tasa de 4% anual, Mejía tiene planeado empezar a trabajar con las firmas automotrices para que los carros salgan de fábrica usando gas. En particular, el negocio avanza con Hyundai y Renault.

A diferencia de otros combustibles, el gas vehicular no recibe subsidios, pero tampoco tiene la misma carga impositiva de la gasolina. Se estima que el ahorro en el uso del gas frente a la gasolina es de 50%, y los principales beneficiarios son conductores que hacen uso intensivo de sus vehículos.

Aunque en la actualidad hay preocupación porque no hay nuevos hallazgos de gas en el país, para Mejía no es una situación apremiante. “La ventaja del gas en Colombia es que hay suficientes reservas (como para unos 14 años) y al mismo tiempo hay proyectos de regasificadoras que dan tranquilidad y promueven la inversión en el sector”, dice el ejecutivo, y agrega que Gazel ha invertido unos $700.000 millones para desarrollar su red desde que iniciaron operaciones, así como en financiar las conversiones y en la importación y suministro de kits y cilindros.

Además de las estaciones propias, Gazel tiene una red de 70 talleres bajo franquicia, que ayudan a dinamizar el mercado. Se calcula que en toda la industria de gas natural vehicular en el país, donde hay unas 15 marcas, trabajan 12.000 personas, incluyendo estaciones y talleres.

La ambición de Gazel es seguir siendo un jugador estrella en ese creciente mercado.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.