Carbón a plena marcha

| 11/24/2000 12:00:00 AM

Carbón a plena marcha

Con la privatización de Carbocol, este negocio en Colombia se globalizó. Vienen cambios de fondo.

La industria del carbón en Colombia atraviesa el proceso de transformación más importante de los últimos años. ¿Las razones? La privatización de Carbocol les dio entrada al país a los jugadores más grandes en el mundo, la demanda mundial del mineral está en pleno auge y la industria en conjunto ha experimentado un profundo proceso de consolidación global.

Estos hechos de fondo tendrán un impacto claro sobre el negocio en Colombia: hacia el 2005, el país se convertirá en el segundo exportador de carbón térmico del mundo con ventas anuales superiores a los US$1.500 millones, el doble del valor actual, monto que equivale al 1,7% del PIB.



La privatización de Carbocol resultó más trascendental que el simple hecho de haber salido de uno de los negocios menos rentables que hizo el Gobierno en los últimos 20 años. La venta, por la cual el gobierno obtuvo recursos por US$554,6 millones, que incluyen los ajustes de capital, los créditos de corto plazo y los pagos por acceso a terceros, representó el ingreso de las empresas carboníferas más importantes del mundo. El consorcio ZCN S.A., conformado por la sudafricana Anglo American PLC, la británica Billiton Company B.V. y la suiza Glencore International AG, quedó con el 50% del Cerrejón Norte, la mina más grande de América Latina, con el 53% del total de exportaciones de carbón. Estas firmas, que controlan el 33% del mercado internacional de carbón térmico y el 95% del europeo, dieron una señal al mundo de que Colombia definitivamente tiene un enorme potencial carbonífero y en el futuro nuevos operadores podrían entrar al país. De hecho, las reservas colombianas se estiman en 7.000 millones de toneladas, lo que se traduce en la disponibilidad del mineral por los próximos 100 años.



Pero los cambios del negocio no consisten solo en la entrada de los nuevos jugadores locales. Las buenas noticias son también el resultado de cambios profundos que se están realizando para incrementar la producción y facilitar las exportaciones. Ingeominas tiene un plan de inversiones de $12.249 millones para mejorar el inventario del subsuelo, una de las principales quejas de los inversionistas. El hecho es que hoy tan solo conoce el inventario de recursos del subsuelo en un 30%. Pero espera incrementarlo al 50,5% para el 2002. Por otra parte, el acceso a la infraestructura de transporte se ha venido facilitando, lo cual incrementará las exportaciones de carbón por Puerto Bolívar de 18,2 millones de toneladas en 1999 a 41 millones en el 2010.



Consolidación global



Estos cambios en el frente local se han dado en medio de un proceso de consolidación de las empresas mineras globales, que promete revolucionar la manera como se venían haciendo los negocios en esa industria. Hasta hace una década, en esta industria había un gran número de jugadores. Empresas como BP, Arco, Occidental, Cyprus Amax, Chevron, Mobil y Agip decidieron entrar a este negocio a finales de la década de los 70, cuando el precio del carbón se elevó considerablemente y todas las proyecciones apuntaban a que el precio seguiría incrementándose de manera sostenida. De hecho, ese optimismo propició la creación de Carbocol a principios de los 80 y que las cuentas del negocio no funcionaran. Hoy, después de fusiones y adquisiciones por US$26.600 millones, la mayoría de las empresas petroleras que habían incursionado en el mundo del carbón han vendido ya todos sus activos relacionados con esta industria. Incluso, empresas como Exxon (dueña del 50% restante de Cerrejón Norte) parecen seguir esta tendencia; hace unos dos años Exxon puso en venta dos de sus mayores minas de carbón australianas y, aunque la venta fue finalmente cancelada, analistas de la industria predicen la posibilidad que Exxon intente volver a venderlas. En esta medida y para aprovechar economías de escala, es posible que en un mediano plazo el consorcio ZCN S.A. busque comprarle la participación a Exxon para controlar la operación del Cerrejón.



Estas empresas tomaron la decisión de salirse del negocio ante la fuerte disminución en la rentabilidad del negocio en las dos últimas décadas, debido a la baja en el precio por la sobreoferta mundial. Sin embargo, hoy las cosas parecen cambiar. Debido a la venta de los activos carboníferos ha surgido una nueva generación de empresas que están consolidando la industria. Empresas más especializadas y cuyo negocio crítico es la explotación minera. Ancoal, Billiton y Glencore, tres de las más importantes, se consolidan en Colombia por medio de la privatización de Carbocol.



Como consecuencia adicional de la consolidación de la industria, hoy se puede esperar que las empresas carboníferas incrementen notablemente su poder de negociación. Mientras que antes este lo tenían las empresas eléctricas mundiales compradoras de carbón, hoy parece migrar a las empresas productoras. No sería de extrañar que en el futuro se revirtiera la tendencia actual y los precios comenzaran a subir. Ya se observa un incremento importante en los últimos meses; mientras que el carbón se vendía en US$20 en junio, hoy el precio está alrededor de US$30 la tonelada. La consolidación de la oferta y el hecho de que la demanda por carbón térmico jamás ha disminuido son algunas de las razones para este repunte.



En este marco, Colombia saldrá muy beneficiada. Colombia produce el 53% de todo el carbón de América Latina, y dado que Europa es el principal comprador del carbón térmico colombiano, el país ha logrado que el 20% de la generación de energía en Europa dependa de su carbón. En esta medida, todo se ha venido dando para que Colombia sea un protagonista principal en materia de carbón en el mundo. Si bien es cierto que todavía el mercado del carbón no se recupera totalmente, las recientes señales de repunte en el precio y los anunciados incrementos en exportación prometen un excelente resultado.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.