| 3/2/2017 12:00:00 AM

Colombiana crea 'app' para conseguir carro a un clic

La revolución del transporte no se detiene. Una empresaria colombiana creó una aplicación que permite rentar un carro por horas. Se trata de una tendencia mundial que llega a Colombia.

El transporte público y privado sigue evolucionando al ritmo del teléfono inteligente y de las aplicaciones móviles. El turno ahora es para el negocio de los vehículos rentados. Esta creciente unidad de negocio se conoce como car sharing. Grandes empresas como Tesla, BMW, GM y Mercedes Benz ya crearon unidades de este tipo, las cuales permiten rentar un vehículo solo con una aplicación de celular.

Esta tendencia ya está en Colombia y opera desde noviembre pasado en Bogotá con la compañía Car B. “A finales de 2015 empecé a trabajar la idea luego de que mi hermana, que vive en Barcelona (España), me contara de las bondades del servicio. Después de planear y estructurar el negocio, en noviembre del año pasado inicié el servicio con carros Renault Twizy y Clio”, comentó a Dinero Zulma Guzmán, CEO de Car B.

El negocio apenas germina, pero tiene el potencial que tuvo en su momento Uber. La diferencia es que este servicio no entra a competir directamente con el transporte público. Incluso, algunas compañías tradicionales de renta de carros ya entraron al negocio.

Los invitamos a leer: Desde Cundinamarca, emprendedora social exporta cosméticos naturales al mundo

¿Cómo funciona?

Lo primero es descargar la aplicación (Android e iOS), luego la compañía se encarga, en un término de tres días, de evaluar los antecedentes y veracidad de los datos que reportó cuando descargó la APP. Si todo sale bien, ya tiene acceso a la flotilla de la empresa. Debe escoger uno de los seis parqueaderos en donde están los vehículos, abrir el carro con un clic del celular y tomar las llaves, que están en el auto. El cobro se hace según el recorrido hecho. “Si es un Clio, se cobra una tarifa base de $13.200, más $550 por kilómetro recorrido; si se trata de un Twizy, la tarifa es de $15.000, más $550 por kilómetro”, explicó Guzmán.

Una vez termine su recorrido, la aplicación se encarga de liquidar el valor del servicio, el cual es cargado a su tarjeta de crédito. Este valor incluye el combustible y las pólizas. En la actualidad ya hay 120 usuarios habilitados y unos 600 en proceso de inscripción.

También le podría interesar: Cinco científicos brillantes que fracasaron con sus primeros descubrimientos

Guzmán, economista de la Universidad de los Andes con un MBA de la Universidad de Columbia, tiene este año como meta alcanzar una flotilla de 60 vehículos y unos 800 usuarios. Luego de posicionarse en Bogotá, quiere llegar a Medellín. Y no solo eso. Car B también ve un potencial más que interesante con las Pyme. “La idea es contar con vehículos tipo Renault Kangoo para ofrecer a las empresas pequeñas este servicio”, afirma la emprendedora.

Lea también: El emprendimiento que se volvió universidad cumple 49 años de historia

Adicionalmente, Car B contempla la posibilidad de recibir vehículos de particulares (deben ser modelos recientes) y garantiza una renta fija al mes de 2%. El impuesto y Soat corren a cargo del dueño del carro, pero es una buena opción para sacarle provecho a ese tipo de carros que se la pasan más en el garaje que en las calles.

En conclusión, Car B tiene un potencial de éxito interesante y ya es observada por algunos fondos dispuestos a apostar en el negocio y hacerlo crecer. Algunos expertos creen que este tipo de servicios es la antesala para consolidar el vehículo autónomo. “Primero se debe crear una comunidad (car sharing) que aprenda y sepa utilizar el servicio, ese es el proceso en el que están las grandes automotrices”, dijo la empresaria, quien trabajó antes en la FDN y la ANI.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 524

PORTADA

Así es el mercado de los bufetes de abogados en Colombia

En un año que no resulta fácil para la economía, la actividad de las firmas legales está más dinámica que nunca. Los bufetes de abogados se juegan el todo por el todo.