Dinero.com Revista Dinero

Javier Gutiérrez, presidente de Ecopetrol.

| 7/10/2013 6:00:00 PM

Cambio de tercio

La ventana de oportunidad de las empresas para ir a los mercados por recursos con bajos intereses en bonos, o acciones a buen precio, se está cerrando. Cambian las condiciones y las compañías tendrán que acomodarse al nuevo escenario.

Hace poco más de dos meses, el entusiasmo de los banqueros de inversión, de las empresas y de las firmas de abogados era muy alto a la hora de buscar recursos, a través del mercado de capitales, para apalancar los crecimientos de las compañías. Plata barata, exceso de liquidez en el mundo y un panorama favorable para Colombia desde la perspectiva internacional, conformaban una receta hasta ese momento ganadora. Ni siquiera los flojos resultados de la economía colombiana del primer trimestre –que en esa época aún no se conocían– ni la desconfianza que generó la caída de InterBolsa, mermaron el interés por desarrollar emisiones de bonos –a tasas muy favorables– o de acciones con precios muy atractivos para las compañías emisoras.

Algunos ejemplos mostraron la tendencia: Cemex y Argos lanzaron emisiones de acciones, con buenos resultados y clientes en el mercados interno y en el exterior; mientras Telefónica y GNB Sudameris –del grupo Gilinski– hicieron emisiones de bonos cuyas demandas superaron ampliamente las ofertas –en el caso de Telefónica recibió demandas por US$8.000 millones, cuando su oferta fue de apenas US$500 millones y en el de GNB fue del doble–. Sin embargo, el panorama se transformó rápidamente. Los anuncios de Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, de empezar a retirar los estímulos monetarios que han servido para darle un nuevo impulso a esa economía, han cambiado el escenario. Las tasas de interés a nivel global empezaron a subir y los inversionistas comenzaron a mostrar mayor preferencia por los países desarrollados, golpeando las bolsas de los emergentes, como Colombia, que en el último mes ha caído 5,5%. Cuando se tienen unas tasas de interés más altas, está más contento el sector privado porque tiene un dólar más alto, pero los que necesitan recursos para crecer no van a estar tan satisfechos porque por sus acciones les van a pedir un precio más bajo y en un bono les van a exigir unas tasas de interés más altas. Allí es posible que los proyectos no funcionen y se golpee y frene la inversión que esas compañías estaban haciendo”, dice un analista del mercado.

Ante este panorama, el gran interrogante que surge es cómo ajustarse. Expertos consultados por Dinero coinciden en que las empresas tendrán que moverse en un escenario diferente: menores precios por sus acciones, tasas de interés más altas por sus bonos y una competencia más intensa de emisores internacionales.

Las apuestas
Las empresas en Colombia se ajustan para los procesos que vienen. Ecopetrol, por ejemplo, tiene claro su panorama de financiación para este año: se va a cubrir con créditos –uno con la banca local por $1,8 billones, a una tasa de DTF + 2,5–; también con recursos internacionales y una emisión de bonos cuya estructuración avanza. El plan de inversiones podría situarse alrededor de los $6 billones, que incluyen un aporte adicional de la empresa al proyecto de la Refinería de Cartagena por US$502 millones. ¿Y para 2014? A finales de este año se conocerán los planes de inversión para 2014. Sin embargo, se están analizando distintos escenarios para complementar los trabajos de financiamiento. Por ejemplo, está abierta la posibilidad de vender el remanente que quedó del porcentaje aprobado en 2007, cuyas dos primeras vueltas se hicieron en el mercado interno al mismo público objetivo. Queda 8,5% para ofrecer y, lo más probable es que se haga en el mercado internacional. ¿Cuándo? “Cuando las condiciones de los mercados sean más favorables y aparezcan nuevas y grandes oportunidades de inversión que lo ameriten”, dice un analista de la empresa.

El gran problema allí será la fijación del precio en un mercado que va a empezar a pedir descuentos sobre el valor de las acciones y donde la mirada de los organismos de vigilancia, como la Contraloría y la Procuraduría, estará sobre la operación. Telefónica, por su parte, tiene un reto de inversión muy alto: desarrollar el negocio de 4G. Se estima que sus inversiones podrían ascender a $1 billón y se ha venido hablando de la posibilidad de hacer una emisión de acciones Pero la estrategia la tendrá que definir con su socio local: el Estado, que tiene 30% de la compañía en Colombia. Voceros internacionales de Telefónica han manifestado, según Bloomberg, que la emisión se haría a principios de 2014.

A su vez, el sector financiero –uno de los más dinámicos en adquisiciones en los últimos meses– tendrá que moverse para apalancar sus compras, mejorar su solvencia y, muchos de ellos, ponerse en el radar de los mercados internacionales. “Los bancos todos van a necesitar plata. La cartera de crédito viene creciendo bien y después de las adquisiciones que han venido haciendo todos, más las emisiones de bonos que han realizado, en el momento en que tengan que pagar esas emisiones –si la cartera sigue creciendo–, necesitarán recursos para mejorar su solvencia. Tendrán que salir a los mercados, posiblemente en montos más pequeños, dando unos descuentos en precio o buscando otras alternativas frente a dividendos. Por ahora, muchos de ellos están haciendo ejercicios financieros que les permitan mantener la solvencia para poder alargar más una eventual emisión”, dice un banquero de inversión.

Aval anunció a finales de mayo su interés por hacer una posible oferta pública de acciones preferenciales de su sociedad en el mercado de capitales de Estados Unidos. Según algunos analistas, la operación le significaría tener sus acciones en un mercado líquido internacional y una mayor visibilidad frente a inversionistas del exterior, en el momento en que requiera recursos para apalancar una eventual compra. Es casi seguro que la dejará inscrita y esperando una oportunidad.

Carlos Raúl Yepes, presidente de Bancolombia, afirmó a medios, al cierre de esta edición, que la entidad no hará una emisión de acciones preferenciales este año y que podría utilizar emisiones de deuda para apalancar su crecimiento inorgánico. Avianca, por su parte, no ha descartado la posibilidad de una emisión de acciones en el futuro cercano y apalancar así recursos para sus millonarias inversiones.

Las reglas del juego han cambiado y hoy el escenario para buscar recursos en los mercados de valores es diferente. ¿Será el precio de la recuperación económica del gigante del mundo?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

}
>

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×