"En nuestras tiendas percibimos claramente que el número de colombianos con equipo de video digital DVD es cada vez mayor. La renta de nuestras películas, documentales o videos -en este formato- no solo ha crecido sino que ya supera el 40%, frente al 60%

| 7/25/2003 12:00:00 AM

Cambio de película

La consolidación del DVD en Colombia es un hecho. Mientras las ventas de equipos VHS cayeron 17% el año pasado, las de este nuevo formato crecieron 189%.

De acuerdo con la más reciente medición del Estudio General de Medios (EGM), el año pasado 110.000 hogares en el país ya tenían equipos en formato de video digital DVD y 1,2 millones aún conservaban su VHS o su Betamax. Sin embargo, las tendencias de los últimos meses han demostrado que este es apenas el comienzo de una drástica migración tecnológica hacia el formato de moda en el mundo.

Las cifras son contundentes. Hace apenas dos años, la proporción de ventas anuales en Colombia entre los dos formatos -en unidades- era de 91% VHS contra 9% DVD; un año después, las preferencias de compra fueron de 71% y 29%, y en lo corrido de este año la tendencia ya marca un sorprendente 43% contra 57%. Es decir, en solo tres años el nuevo formato se impuso sobre el anterior, con una ventaja adicional para los fabricantes: todavía tienen mucho mercado por ganar. "El último año, nuestras ventas de equipos DVD crecieron de 200 a 1.500 unidades", comenta César Cardona, del departamento de producto de Samsung.

La penetración de usuarios de esta nueva tecnología en Colombia, según el EGM, sigue siendo baja (2,9% de los hogares) y el 32% que todavía utiliza los demás formatos se convierte ahora en un atractivo trofeo para los productores de equipos, que cada vez están más conscientes de la gran oportunidad de mercado que se les presenta. Porque aparte de disputarse más de un millón de familias colombianas que ya están habituadas a ver películas en sus VHS, las marcas productoras de DVD tendrán frente a sí un mercado cuyo tamaño todavía es muy pequeño dentro del contexto regional. El país apenas representa en la actualidad el 1,5% de las unidades vendidas de este formato en toda América Latina.

El potencial de crecimiento de esta tecnología, por tanto, es grande. Y más ahora que los precios han bajado y ya están en el mercado los sistemas DVD que graban, pues era la única falencia de este formato y, en últimas, garantizó la presencia en el mercado de modelos nuevos de VHS. Precisamente, para contrarrestar esa deficiencia, las marcas fabricantes ya venían introduciendo con éxito en Colombia referencias mixtas, que ofrecen en un solo equipo lector de DVD y de VHS, y así combinan la calidad de imagen y sonido del primero con la posibilidad de grabación que ofrece el segundo.

Aunque los precios de los equipos 'players and recorders' todavía son elevados, superada la limitante anterior de no poder grabar y en medio del acelerado proceso de masificación que atraviesa esta tecnología -que seguirá presionando los precios a la baja-, el DVD parece no tener contrincante de peso a la vista.



Las fortalezas

Hace tres años, los DVD Players llegaban al mercado colombiano con precios superiores a $1 millón, lo que en un comienzo redujo el número de compradores a un selecto grupo de 'gomosos' con alto poder adquisitivo. Pero a medida que la tecnología ganaba adeptos en el mundo, las economías de escala logradas por las multinacionales fabricantes hacían posible que los equipos empezaran a bajar de precio y pudieran ser adquiridos por otra base de clientes, cada vez mayor. En la actualidad es posible encontrar aparatos desde $250.000.

Eso permitió el actual auge de esta industria, cuyas ventajas competitivas le deberán garantizar su permanencia por varios años. No en vano este formato ofrece una calidad de video y sonido muy superior a la de equipos equivalentes, y es tanta la confianza en sus bondades que todas las marcas líderes del mundo hoy coinciden en que el DVD será el formato para los años venideros.

"El nuevo sistema ofrece una imagen compuesta por más de 480 líneas de resolución, frente a las 220 del VHS. Es decir, más de dos veces la calidad de la imagen. Y en cuestión de sonido permite reproducirlo en diferentes formas: estereofónico, Dolby Digital 5.1 canales y DTS", explica Germán Bahamón, gerente de mercadeo de Sony Colombia.

Para los usuarios del sistema que tienen el hardware (equipo), las diversas posibilidades que el mercado ya ofrece en software (películas, videos, música, etc.) han valorizado esa primera inversión que hicieron, pues quienes cuentan ahora con un reproductor DVD pueden acceder a todo un universo de opciones de entretenimiento.

El 'boom' del formato ha sido de tales magnitudes que en los cuatro primeros meses de este año la industria ya vendió 250 millones de unidades de software en el mundo, una cantidad similar a la obtenida durante todo 2002. "Hace un año, el 15% de nuestros clientes alquilaba películas o musicales en formato DVD y el 85% en VHS. Hoy, la proporción está en 40-60 y creemos que en 2004 se invertirán los porcentajes", afirma Saúl Kattan, gerente general de Blockbuster en Colombia.

Los usuarios del nuevo formato han recibido con beneplácito los valores agregados que este les proporciona. Porque permite hasta ocho horas de video de alta definición; capacidad para reproducción tanto en formato de cine como en formato estándar (de libre elección); no necesita 'rebobinador' y llega de inmediato al punto requerido de la película; ofrece subtítulos en diferentes idiomas, según sea el formato de grabación, y el usuario puede hasta encontrar diferentes ángulos de cámara para una misma escena.

Además, entre las alternativas adicionales de contenido que incluye cualquier DVD original pueden estar los comentarios del director, el 'detrás de cámara', escenas sin editar o videos musicales de la banda sonora de la película, entre otros. El DVD no sufre tampoco ningún deterioro por el uso, ya que la imagen no es tocada por alguna parte mecánica, como sí sucede con el VHS.



Música para los oídos

La óptima calidad de sonido que ofrece el nuevo formato también llamó la atención de las casas disqueras, que empezaron a lanzar productos musicales. "En nuestras tiendas, las ventas de DVD pasaron de representar el 25% del total, en 2001, al 42% el año pasado; y entre ellas, 35% fueron películas y 65%, de música", comenta Andrés Echeverry, gerente de mercadeo de Almacenes La Música.

Esa tendencia llevó a esta compañía, junto con el Exito, a gestar en Colombia una alianza entre los principales sellos multinacionales de música, con sede en el país, en torno a lo que llamaron el 'Primer Festival del DVD'. Durante este mes, un equipo de promoción conjunto se ha dedicado a impulsar la venta del catálogo musical de estas casas disqueras, y los resultados han sido muy alentadores: "A esta altura ya podemos decir que hemos vendido lo mismo que el año pasado, así que las perspectivas que tenemos con el nuevo segmento no pueden ser mejores", agrega Andrés Echeverry.

En este negocio, los valores agregados que ofrece el formato DVD sí que han llamado la atención de los compradores, pues los conciertos en vivo que venden traen contenidos que hacen la diferencia, como imágenes previas del montaje; entrevistas con los artistas; biografías, subtítulos de las canciones en varios idiomas y videos de los artistas, entre muchas otras opciones.

Esa serie de "condimentos" que ofrece cada disco, en el nuevo formato, ha tenido a raya los mayores peligros de esta industria: la piratería y el contrabando.

Porque aunque sí existen dichos males, se dan en niveles muy bajos pues, por un lado, los discos 'quemados' no pueden reproducir más que la película, el documental o el concierto básico, sin ninguno de los valores agregados mencionados anteriormente.

Y por el otro, su deficiente calidad de grabación atenta directamente contra la razón de ser del formato.

No en vano, el DVD fue concebido para satisfacer a un exigente grupo de consumidores, que busca la excelencia en imagen y sonido y que está dispuesto a pagar más por conseguirla.

Incluso, este nuevo nicho tiene en auge también a los sistemas Home Theatre, que amplifican el sonido del DVD con una calidad igual o mejor que la de una sala de cine, pero sin salir de casa.

Así mismo, el trabajo de las autoridades, la reducción de precios y el impulso de los hipermercados y grandes superficies a la categoría desincentivan el contrabando; además, los discos que llegan ilegalmente a un país no pueden leer las adaptaciones locales de contenido que estos ofrecen (muchas veces ni cuentan con la opción de los subtítulos en español). Así que los originales siguen mandando la parada.

Esta década ha mostrado una preferencia universal de las familias por buscar alternativas de entretenimiento en casa, y en ese esquema han encajado a la perfección las características del formato DVD. Según parece, los colombianos lo tienen claro.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.