| 12/18/2014 5:00:00 AM

El peso del dólar

Luis Carlos Sarmiento perdió el título del hombre más rico del país. La devaluación es la culpable. Su reemplazo, Alejandro Santo Domingo, le cogió ventaja gracias a su inversión en SABMiller.

Magnates petroleros rusos, africanos y estadounidenses; el dueño de Softbank, el más grande proveedor de telecomunicaciones en Japón y el de ArcelorMittal, la mayor siderúrgica del mundo, tienen algo que los une con Luis Carlos Sarmiento Angulo: el valor de sus fortunas se ha reducido más de 20% en dólares en lo corrido de 2014.

Los petroleros están golpeados por el derrumbe del crudo; Softbank, pese a ser accionista del fenómeno chino de comercio electrónico, Alibaba, se ve afectado por la dura competencia, mientras que a ArcelorMittal le impacta la menor demanda china.

Sarmiento, por su parte, tiene la ventaja de estar en negocios que se mueven al ritmo de la economía (bancos e infraestructura) y, por ende, si el PIB nacional avanza, sus empresas también. Además, sus ingresos están concentrados en Colombia y en pesos. Sin embargo, a la hora de hacer cálculos en dólares, se convierten en un arma doble filo, ya que al caer el precio del billete verde su fortuna se ve más abultada, pero cuando la divisa sube, las cosas son a otro precio.

Gracias a la revaluación que comenzó en 2003, así como al buen desempeño de sus entidades, el dueño del Grupo Aval logró escalar de la posición 135 que ocupaba en 2011 entre los billonarios que mide la revista Forbes, al puesto 75 en 2012 y al 64 en 2013. No obstante, su ascenso se frenó en 2014 y volvió a retroceder al puesto 84. La marcha atrás estuvo impulsada por una revaluación de menos de 1% registrada en 2013, pues Forbes hace sus cálculos con los resultados del año inmediatamente anterior.

Con la encarecida que ha tenido el dólar este año (25%), es factible que en el ranking 2015 de Forbes, Sarmiento siga perdiendo puestos, con todo y que sus cuatro bancos y su corporación financiera registraron de enero a octubre utilidades por $2,64 billones, 1,64% más que un año atrás, al tiempo que la acción del Grupo Aval registraba una valorización de 0,39% al 15 de diciembre.

El escalafón de billonarios que hace a diario Bloomberg con los cierres accionarios de las empresas de los ultrarricos, –y que en julio de 2012 ubicó a Sarmiento en el puesto 40, por encima de Mark Zuckerberg, dueño de Facebook– ya muestra el descenso en dólares de la fortuna del mayor banquero del país. Comenzó 2014 con US$16.409 millones y al 15 de diciembre ya iba en US$12.700 millones; es decir, 22,6% menos, una cifra cercana a la devaluación de 2014.

Cálculos de Dinero, con base en datos de Bloomberg, comprueban que este año la tasa de cambio tiene una correlación de 0,95 con la riqueza de Sarmiento. Es decir, que su patrimonio sube o baja casi en la misma proporción que el precio del dólar. (Ver gráfico Sarmiento vs. Devaluación anual).

Desbancado

Otra consecuencia de la menor fortuna en dólares de Sarmiento es que perdió su posición como el hombre más rico del país, al menos temporalmente. Su eterno rival en esta competencia, si se le puede llamar así, fue inicialmente Julio Mario Santo Domingo y ahora su sucesor, Alejandro Santo Domingo.

Esta familia ha avanzado en los rankings de Forbes en dirección similar al banquero. En 2010, Julio Mario ocupaba el puesto 128, en 2011 pasó al 108; en 2012 su hijo entró a la lista en el lugar 97 y en 2013 avanzó al 82, pero al igual que Sarmiento, en 2014 retrocedió al 88.

Sin embargo, la diferencia estará en el ranking de 2015, pues según el índice de Bloomberg, el patrimonio de Santo Domingo pasó de US$13.341 millones el primero de enero de 2014 a US$13.400 millones el 15 de diciembre. Con esto no solo recuperó el terreno perdido, sino que también sobrepasó a Sarmiento.

A diferencia de su rival, tiene la ventaja de que 84% de sus ingresos los genera el 15% que tiene de SABMiller. Esto implica que el precio del dólar no es tan determinante en el movimiento hacia arriba o hacia debajo de su riqueza. Los cálculos de esta revista muestran una correlación de 0,6 con la tasa de cambio.

El pasado 2 de diciembre fue la primera vez que la fortuna de Santo Domingo superó la de Sarmiento por US$110 millones, luego quedaron empatados y el 9 de diciembre volvió a superarlo. Al cierre de esta edición la distancia entre ellos era de US$700 millones a favor del heredero del imperio cervecero.

No obstante, Santo Domingo aún está lejos de la máxima ventaja que Sarmiento le alcanzó a tomar, de US$6.013 millones, el 22 de octubre de 2012. (Ver gráfico Sarmiento vs. Santo Domingo).

Al dueño de Caracol Televisión y de Cine Colombia, entre muchos otros activos, le ha servido este año la valorización de SABMiller en medio de las especulaciones sobre su posible compra por parte de AB InBev. De concretarse el negocio, se crearía una megacompañía que se quedaría con 30% del mercado mundial de cerveza y ventas por US$65.000 millones.

La acción de SABMiller ha subido 6,5% en el último año y, aunque algunos de sus accionistas han intentado evitar una adquisición por parte de AB InBev, la posibilidad de la compra sigue latente y con ella la de que Santo Domingo aumente su patrimonio, pues la operación incluiría 30% de prima.

Mientras eso sucede, los dos billonarios colombianos seguirán en un cabeza a cabeza, marcado por la tasa de cambio y el movimiento de sus pares en los rankings de Forbes y de Bloomberg. Según este último, el ruso Leonid Mikhelson, dueño de la segunda mayor productora de gas de su país, Novatek, es el rico que más se ha ‘empobrecido’ en 2014, al reducir su fortuna en 44%.

Sarmiento es el decimoctavo billonario que más ha reducido su riqueza, entre los 99 que, según Bloomberg, se encuentran en la misma situación. Por el contrario, 99 billonarios se han vuelto más adinerados, entre ellos Santo Domingo, y dos no han subido ni bajado. Una radiografía que ratifica que los ricos también lloran.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?