| 9/19/2003 12:00:00 AM

Cambio de fibra

DuPont decidió salir de su negocio de textiles, que factura más de US$6.300 millones anuales y lo posicionó en el primer lugar en ventas en ese sector. ¿Por qué tomó esta determinación?

La eliminación de las cuotas en el mercado de textiles y confecciones, que empezará a regir en 2005, dará un vuelco a este sector y hará que muchas empresas replanteen su modelo de operaciones. Esta medida traerá una competencia abrumadora de países como China, que hoy tiene acceso restringido a muchos mercados y que, a pesar de eso, es el tercer proveedor de prendas de vestir hacia Estados Unidos.

DuPont hizo la primera gran movida internacional en el reacomodo del sector, pues en febrero de este año anunció la separación de su negocio textil del resto de la compañía. En 2002 este negocio le representó ventas por US$6.300 millones y correspondió a más del 22% de los ingresos de la compañía. Hoy, 7 meses después, está en camino de venderlo a la firma internacional Koch.

Este reacomodo textil tiene como detonante la amenaza de los países asiáticos, que en el corto plazo es valorada muy en serio por las multinacionales. Ellas ven que su rentabilidad puede disminuir, porque los productores asiáticos llegarán con una agresiva estrategia de bajos precios que puede cambiar el negocio.

La decisión podría afectar a Colombia. Para DuPont, Colombia es su tercer principal mercado en América Latina en el segmento de textiles y fibras, después de Brasil y México. Esto significaría que en una eventual guerra de precios en el contexto mundial y si avanza un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos, nuestro país podría convertirse en un destino apreciado para las fibras asiáticas y los textileros e hilanderos locales buscarían proveeduría desde allí. Aunque esta situación obligaría a jugadores locales, como Enka o Vanylon, a batirse en el mercado con precio, también podría fortalecerlos por la alta calidad de sus fibras.

En la actualidad, el reacomodo textil podría tener un alto impacto, pues con las preferencias arancelarias que nos entregó Estados Unidos para el sector de confecciones, el origen de la prenda se vigila desde la hilatura y no desde la fibra. Esto quiere decir que las fibras pueden venir de cualquier mercado, hilarse en Colombia -o en otro país beneficiario de la preferencia, como Ecuador, Perú o Bolivia, o en el mismo Estados Unidos- y en ese momento se analiza el origen de la prenda.

Pero, además de los movimientos en el sector de textiles, DuPont determinó concentrarse en 5 grandes plataformas de negocios (agricultura y nutrición; tecnología del color; electrónica y tecnologías de la comunicación; materiales de rendimiento, y protección y seguridad) y sobre ellas diseñar mecanismos que le permitan identificar oportunidades en el mercado.



Las transformaciones

La venta del negocio textil de DuPont se empezó a estructurar a finales de 2002, cuando se conoció la intención de hacer el spin off. Antes de terminar este año la negociación con Koch podría estar definida. Sin embargo, aún no se saben los valores ni el monto de la oferta, pues además de la operación el nuevo dueño se quedará con marcas tan reconocidas como Lycra o Teflon (ver recuadro).

¿Cuáles son los aspectos fundamentales que llevaron a DuPont a tomar esta decisión?

Según algunos analistas, esta determinación pasa por dos variables. Por una parte, la estrategia de focalización de las compañías, incluso las multinacionales y, por otra, el reacomodo del sector textil.

"Las empresas, por más grandes que sean, necesitan focalizar sus negocios y no apuntar en muchos frentes porque se pierde la optimización de sus recursos y la eficiencia de la operación. Así las cosas, DuPont estaría enfocando sus negocios en los sectores con mayor potencial y que representan mayores posibilidades de crecimiento. Esto es, que generen más rentabilidad, al tiempo que sale de los más riesgosos", explica un analista.

Esta situación se complementa con la dinámica que adquirirá el sector textil, después de 2005, año en que se eliminan las cuotas para los países asiáticos. ¿Por qué? A mediados de la década del 90 entró en vigencia el acuerdo mundial de textiles y confecciones -que fue el sucesor del acuerdo multifibras- en el que hubo un compromiso de todos los países de terminar el tratamiento diferenciado y restrictivo que tiene el comercio de textiles.

El acuerdo de textiles y confecciones le pone punto final a ese régimen y se convirtió en un acuerdo de transición que tiene una duración de 10 años y vence el 1 de enero de 2005. Ese día, técnicamente, no habrá cuotas, de manera que ya no se restringirá a ningún país.

"No es que a China, por ejemplo, le den cero arancel. A China le levantan las cuotas, pero como produce tan barato, incluso con arancel, es muy competitiva", explica un textilero colombiano. Pero, además, está rompiendo precio de una manera muy dura. "Los precios de productos con características similares a Lycra, por ejemplo, han disminuido más de la mitad. Esto quiere decir que el control del mercado que tenía DuPont podría estar llegando a su fin", agrega el textilero.

Y ese fue, seguramente, el análisis de DuPont. A pesar de tener la empresa más grande de fibras textiles del mundo que vende casi 6 veces más que su inmediato competidor, la empresa asiática Torai, que factura US$1.000 millones anuales, su rentabilidad y la posición en el mercado podrían estar amenazadas. De esta manera, DuPont se adelanta a los cambios que tendrá el mercado textil y de fibras. "En sectores como el químico o el agroquímico, DuPont es una empresa muy rentable, pues no hay muchos jugadores en el mercado mundial. Sin embargo, en el caso de confecciones, los asiáticos, ya sin cuotas en el mercado, crecerán sus producciones y harán que los precios bajen", agrega un analista.

El cambio en el foco de DuPont deja en claro dos tendencias: la primera, que las compañías avancen en la concentración de su core business. Y la segunda, que salir de los negocios más importantes no depende solo de que haya grandes ofertas, también se basa en la viabilidad de las empresas y su respuesta a los cambios del entorno. Las movidas en el sector textil apenas comienzan.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?