| 3/28/2008 12:00:00 AM

Cambio de estrategia

El Citigroup continúa afectado por la crisis del mercado de la vivienda y las restricciones crediticias. Sin embargo, su CEO, Vikram Pandit, está determinado a sacarlo adelante.

Las secuelas de la crisis hipotecaria continúan impactando los resultados del Citigroup. Su actual CEO, Vikram Pandit, está tomando medidas cada vez más extremas para controlar sus efectos. Las movidas del ejecutivo se iniciaron con la búsqueda de capital externo para solventar la empresa y la reestructuración de unidades de negocio en diferentes regiones del mundo. En lo que resta del primer semestre, Pandit espera reducir el portafolio hipotecario, reorganizar la unidad hipotecaria y de gestión de patrimonios, además de fortalecer su operación en América Latina y Asia.

El directivo ha manifestado repetidas veces que no está satisfecho con los resultados y que hará lo necesario para resolverlo. "El deterioro del mercado subprime (de hipotecas de baja calificación) no tiene precedentes. El crédito de consumo también se ha debilitado, por lo cual tenemos que mejorar y mejoraremos", advirtió Vikram Pandit en la rueda de prensa convocada en enero 11 de 2008.

En el último año, la acción ha perdido 60% de su valor y llegó a US$18,62 durante la tercera semana de marzo, el precio más bajo desde octubre de 1998. La crisis financiera y crediticia ha apaleado al banco, al punto en que el retorno sobre el patrimonio para 2007 fue solo del 3%, significativamente menos de la meta del 10% que tenía planeada.

Aunque en los últimos meses la inversión por parte de fondos soberanos y de capital privado ha contribuido a recuperar US$30.000 millones en capital, los aumentos en costos crediticios por US$5.400 millones, incluyendo US$3.310 millones en provisiones por pérdidas de créditos de consumidores, tienen en aprietos al banco. El incremento en los costos se atribuye al no pago de hipotecas, préstamos personales, tarjetas de crédito y préstamos para vehículos. El crecimiento de las provisiones es una señal del banco que indica que el comportamiento de los consumidores puede empeorar significativamente si la economía estadounidense entra en una recesión. "Por lo que vemos, con este aumento de provisiones el Citi está buscando la forma de prevenir un mayor riesgo, sin embargo, la calidad del crédito se está empeorando en el ámbito global y todavía hay un largo trecho por recorrer", considera Susan Roth Katzke, analista del Credit Suisse, quien piensa que solo hasta 2010 el banco recuperará su potencial de ganancias.

Reorganización estratégica

A raíz de la crisis se han reestructurado distintos aspectos del negocio y, a partir de marzo, se decidió implementar una reorganización estratégica que está dividida en dos partes. Los cambios se realizarán en la unidad hipotecaria y en la unidad de gestión de patrimonios. En primera instancia, el Citigroup decidió recortar en una quinta parte su portafolio hipotecario, avaluado en más de US$200.000 millones. Se estableció que el Citi piensa decrecer sus activos hipotecarios de vivienda en Estados Unidos, por casi US$45.000 millones en los próximos 12 meses, equivalentes a una disminución del 20% frente a los niveles en que estaban en 2007.

Bill Beckmann, presidente de Citi Mortgage, explicó que la reducción de estos activos hipotecarios se hará por medio del repago y venta de préstamos existentes. En el tercer trimestre de este año se titularizarán 90% de las nuevas hipotecas que genere el Citigroup o serán vendidas a la Asociación Nacional Federal de Hipotecas y a la Corporación Federal de Hipotecas de Vivienda. El próximo año se espera reducir la cantidad de nuevos préstamos en 50%.

Por otra parte, la compañía integrará las áreas intermedias de atención y soporte al público que manejan las operaciones de primeras y segundas hipotecas, además de reorganizar los canales de ventas por medio de segmentos enfocados al consumidor. Adicionalmente, se estrecharán los lazos con la división Citi Markets & Banking, el cual será el proveedor principal de servicios de mercado de capitales al negocio hipotecario de los Estados Unidos. El Citi combinará todas sus operaciones de vivienda hipotecaria bajo el nombre de Citi Mortgage, que será la integración de Citi Mortgage, con Citi Home y Citi Residential Lending.

En segunda instancia, está la reestructuración de la unidad de gestión de patrimonios, la cual se enfocará en el servicio al cliente basado en su poder adquisitivo. De esta manera, el banco (que incluye la banca privada y la casa de corretaje Smith Barney) se dividirá en cuatro segmentos. "Estos segmentos estarán enfocados en los clientes con un poder adquisitivo superior, un poder adquisitivo alto, aquellos con un poder adquisitivo emergente y el segmento de servicios institucionales", expuso Sallie Krawcheck, directora de la unidad de gestión de patrimonios. Muchos analistas coinciden en que no le ven la relevancia a la distinción entre clientes con un poder adquisitivo alto y aquellos con uno superior. Sin embargo, Krawcheck asegura que de esta forma se trabajará en una organización enfocada hacia los clientes. Solo el tiempo dirá qué tan necesaria y efectiva fue esta modificación.



Los que sacan la cara

Mientras la división del Citigroup en Estados Unidos está utilizando todos los recursos posibles para sobrellevar la crisis, la división de América Latina está sacando la cara por el grupo. Según voceros del Citigroup, América Latina es responsable de 18% del total de ingresos del grupo. Aunque se rumoró que se pensaba vender alguna subsidiaria en México, en este caso la administradora de fondos de pensión Afore Banamex, el director general del grupo para América Latina, Manuel Medina, desmintió los rumores al iniciar la tercera semana de marzo. A su vez, enfatizó que desde hace cinco años América Latina es la figura de la región. El Citi mantendrá una estrategia enfocada hacia la banca de consumo en la región.

Asia es el otro as bajo la manga del Citigroup a nivel mundial, pues su crecimiento en ganancias fue del 40% en 2007, mientras que la crisis hipotecaria de los Estados Unidos implicó que el grupo castigara la cartera estadounidense hasta por US$9.800 millones. En su visita por Asia, Pandit reiteró que el papel de esta región será clave, pues las ganancias netas fueron de US$4.600 millones. Desde 2007 la estrategia del grupo ha estado concentrada en la bancarización de clientes potenciales y en la banca de consumo.

Las millonarias pérdidas del Citigroup en Estados Unidos no han tenido un impacto negativo en regiones emergentes como Asia y América Latina. Pandit está dispuesto a apostarle a estas regiones para que logren recuperar el grupo a nivel mundial.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?