Revista Dinero

Para Daniel Coelho, gerente para Latinoamérica de Poma, el desarrollo de este sistema de transporte público está en América Latina.

| 4/17/2013 6:00:00 PM

Cable al cielo

La francesa Poma, una de las cuatro firmas más grandes del mundo en construcción de metrocables, instalará en Medellín su sede para toda Latinoamérica. Sus planes.

Dos razones particulares hicieron de los Alpes franceses la mayor fuente de inspiración de Jean Pomagalski: la belleza de sus encumbrados picos envueltos en nieve, y el potencial que allí siempre ha sobrado para hacer negocios. Por eso, en 1936 –cuando apenas comenzaba la moda de esquiar en Europa– este joven francés decidió crear Poma, la empresa que desde entonces se dedicó a diseñar los sistemas de cables y canastas suspendidas que, aún hoy, transportan a esquiadores, turistas y a quien quiera contemplar la imponencia de las nieves alpinas.

Hoy, 80 años después del nacimiento de la compañía, indudablemente sus musas han cambiado: ahora son las ciudades montañosas bordeadas por esos asentamientos populares que bien podrían coincidir con las características de las famosas ‘favelas’ de Brasil o de las llamadas comunas ‘paisas’. Tal vez ese fenómeno explica por qué Poma acaba de finiquitar los últimos detalles de la apertura de una sede en Medellín, desde donde atenderá a partir de este mes la creciente demanda de construcción de cablemetros urbanos que hay en Latinoamérica y, por supuesto, en Colombia.

No se trata de un asunto menor. Y no lo es, básicamente porque quienes conocen el negocio de los cables saben que Poma es una de las cuatro firmas más grandes del mundo en esa materia; no en vano, en 2011 facturó 270 millones de euros. Ese factor quizás es el que les ha permitido a sus directivos afirmar –sin mayores pretensiones– que en la actualidad existen cerca de 8.000 equipos de cables turísticos y urbanos instalados por ellos en todo el planeta. Algunos botones de muestra son el célebre Complexo do Alemão, en Río de Janeiro, o los cientos de cables que se entrelazan en las montañas de Francia.

Pero hay un dato adicional. En China, Estados Unidos, Argelia y Rusia, Poma cuenta con cuatro filiales operativas que representan, ni más ni menos, 40% de sus ingresos operacionales. Un porcentaje para nada despreciable si se tiene en cuenta que el mercado interno –Francia– le significa a la compañía una facturación de 170 millones de euros al año.

Entonces, si las cosas, tal y como pintan, marchan a las mil maravillas para los intereses de la empresa, ¿por qué apuntarle ahora a despachar desde las montañas medellinenses? A la luz de Daniel Coelho, gerente para Latinoamérica de Poma, la respuesta es más lógica de lo que parece: “nuestra llegada a Medellín se da porque pensamos que no había nada más sensato que tener uno de nuestros principales puntos de operación en la ciudad que ha vivido la mayor experiencia de cables urbanos del mundo –apunta el ejecutivo–. Lo segundo, aunque seguimos en el mercado de la nieve, el desarrollo de este sistema de transporte público está en América Latina”.

Las palabras de Coelho coinciden con las decenas de planes que hoy se cocinan en ciudades brasileras, mexicanas y colombianas para replicar el exitoso modelo del cablemetro urbano que inventó y estructuró Medellín en la década pasada (ver recuadro). Pero, ¿cuáles son esos proyectos? Y, ¿qué rol desempeñará Poma en su ejecución desde la capital de Antioquia?

La era del cable

En el caso particular de Colombia, el listado de planes que hay para echar a ‘volar’ metrocables urbanos no es de poca monta. En noviembre del año pasado, por ejemplo, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, firmó un convenio con la empresa Metro de Medellín para que asesorara a la capital en la implementación de los cables de Ciudad Bolívar y San Cristóbal sur. Dos obras que tendrán un valor aproximado de $400.000 millones.

Algo muy similar está ocurriendo en Soacha, Cundinamarca. Allí, Juan Carlos Nemocón, alcalde del municipio, suscribió un acuerdo con Metro de Medellín para poner en pie el metrocable de Cazucá, cuyo costo sería de $ 135.000 millones. Finalmente, por la misma onda se mueve la ‘capital de la montaña’, donde la administración local abrirá en los próximos meses una megalicitación con miras a construir los cables Alejandro Echavarría y Miraflores en la comuna ocho. Estos últimos, hacen parte de una obra denominada Corredor Verde que, según cálculos oficiales, superaría los $600.000 millones.

Sin duda, se trata de un puñado de ambiciosos proyectos. Tanto así que, al sumar su costo, este podría ascender al billón de pesos. Y es precisamente en su ejecución donde Poma será uno de los pocos jugadores que tendrá cabida. Fundamentalmente por dos razones. Primero, porque fue esta organización francesa la que instaló –bajo la batuta de Metro de Medellín– el sistema de cables urbanos que hoy surca las zonas periféricas de la capital antioqueña y que, entre otras cosas, es el único existente en Colombia.

Y el segundo motivo lo explica el hecho de que en el mundo solo existen tres compañías –además de Poma– que ofrecen este tipo de servicios: Lightner (Italia), Garaventa (Suiza) y Doppelmayr (Austria). Todo eso quiere decir que una vez Bogotá, Soacha y Medellín abran sus respectivas licitaciones, en ellas solo podrán participar las empresas en mención.

Pero, mientras se surten esos procesos licitatorios, por lo pronto Poma no descansa en su plan de arraigo en Medellín. “Acá lo más importante es que seremos generadores de empleo –en la primera etapa la idea es tener poco más de 100 trabajadores–y que buena parte de nuestra materia prima será 100% colombiana. Además, ya tenemos sellada una alianza con la Universidad Eafit para desarrollar conjuntamente temas de investigación, académicos y de capacitación”, explica el presidente de la compañía.

Así pues, la llegada de Poma a Colombia ratifica que las firmas por años dedicadas a construir cables sobre las nieves perpetuas de Europa, tienen hoy sus ojos puestos sobre los países en desarrollo. Sobre todo en aquellos donde sus ciudades –como en el caso de Medellín– no solo están cercadas por barriadas populares sino que llevan en sus genes un inconfundible espíritu innovador.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×