| 7/9/2010 12:00:00 AM

Broadway, negocio en la gran manzana

El distrito de teatro más importante de Estados Unidos representa una oportunidad de negocio que puede dar utilidades hasta después de 20 años.

Parece que por fin alguien está sacando ganancias honestas de Enron. No es en Texas, ni en Wall Street, es en Broadway. Con una inversión de cerca de US$4 millones, el fraude corporativo más grande de la historia revivió el pasado 27 de abril en un musical que ahora hace parte de las 34 obras que a diario se presentan en Nueva York, en uno de los hubs de teatro más importantes del mundo. El éxito financiero de esta nueva obra es todavía incierto, así que por lo pronto no se sabe si Enron va a entrar al selecto grupo de producciones que alcanzan el éxito o va a hacer parte de la gran mayoría que fracasan.

El teatro es un negocio riesgoso, si se tiene en cuenta que los costos iniciales de producir una obra en Broadway son en promedio entre US$2 millones y US$3 millones y los costos de operación semanal son de aproximadamente US$300.000.

Pero el riesgo tiene sus beneficios, porque si a una obra le va bien, los inversionistas estarán más que contentos. Este es el caso del musical número uno de Broadway, Wicked, al que le tomó tan solo 14 meses recuperar la millonaria inversión de US$15 millones. Desde diciembre de 2004, el show recibe todo lo que recauda en la taquilla -entre US$1,5 millones y US$2 millones a la semana-, paga los costos -unos US$800.000 semanales- y el resto es ganancia.

A diferencia de las películas, cuya vida en taquilla es de cerca de tres meses, un musical puede durar entre 15 y 20 años en las tablas, generando año a año ganancias importantes. El fantasma de la ópera, por ejemplo, se presenta desde 1988 y sigue siendo una de las obras más taquilleras, recibiendo alrededor de US$1 millón semanales, tal y como sucede con obras más recientes como La familia Adams, El rey león y Billy Eliot.

Además de las ganancias que perciben los inversionistas a través de los US$1.000 millones que producen las taquillas de Broadway en un año, es interesante el impacto económico que genera esta industria en la ciudad de Nueva York. Según la asociación The Broadway League, los espectáculos le dejan a la ciudad alrededor de US$5.000 millones y generan cerca de 45.000 empleos. A su vez, el impacto sobre el turismo es evidente, pues de los 12 millones de tiquetes que se venden en un año, más de la mitad los compran visitantes foráneos.

Este negocio que se remonta al siglo XIX sigue y seguirá dando sus frutos. Si bien existen otras formas de entretenimiento, es difícil suplantar la experiencia vivencial que brinda el teatro. Por esta razón, es de esperar que siempre haya demanda por este tipo de espectáculos. Entre ellos mismos se disputan constantemente la demanda; por lo tanto, si Enron no es popular entre los espectadores podría correr el riesgo de que su demanda potencial se desplace hacia otros teatros de Broadway, o incluso hacia los de Off-Broadway; es decir, aquellos que no entran en la definición del famoso distrito de teatro, no solo por su ubicación geográfica, sino por características como el tamaño del teatro y los contratos laborales con los actores.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?