| 2/1/2008 12:00:00 AM

Boom de construcción hospitalaria

En sólo octubre del año pasado se registró un crecimiento de 362% en la aprobación de licencias de construcción para espacios destinados a la salud. Se calcula que en los próximos tres a;os las inversiones podrían superar los $800.000 millones.

La construcción de clínicas, hospitales, consultorios médicos y espacios para la apertura de negocios relacionados con la salud dejó de ser exclusiva de las Empresas de Medicina Prepagada, de las EPSs y de las cajas de compensación familiar.

Hoy en día se registra un creciente interés por parte de médicos, odontólogos y hasta enfermeras por invertir en este tipo de negocio, en parte, aprovechando que desde enero de 2007 se reglamentó la integración vertical que sólo les permite a las EPSs atender un 30% de los usuarios en sus clínicas propias. El 70% restante deben atenderlos apoyados en otras redes.

Las estadísticas del Dane indican que sólo en octubre de 2007 se aprobaron 33.051 m2 para la construcción de infraestructura para la salud, un 362% más que en octubre de 2006 cuando se habían aprobado 7.149 m2. Fue el crecimiento más alto del año. Sin embargo, en meses anteriores, como marzo y junio, se habían registrado crecimientos por encima del 100% (ver gráfico).

Esta dinámica ha impulsado el valor del metro cuadrado tanto para la construcción como para el arrendamiento de los espacios. "Mientras que hace dos años un lote con las características para construir centros de salud valía entre $1,4 y $1,6 millones el metro cuadrado hoy cuesta $3 millones e incluso más", cuenta el médico cirujano Ricardo Lancheros, quien recientemente se unió a un grupo de médicos para construir el Centro Médico Dalí en el sector del Chicó de Bogotá.

La motivación que tuvieron Lancheros y los demás profesionales que hacen parte del grupo radica en varios aspectos: "primero, la construcción ofrece entre un 15 y un 20% de rentabilidad por año; segundo, está creciendo la demanda de servicios de salud por parte de residentes extranjeros y, tercero, resulta mejor prestar servicios médicos particulares como se hacía antes de la Ley 100 que trabajar al 100% en EPSs, porque los salarios no colman las expectativas de los profesionales", dice Lancheros.

Mauricio Vélez Cadavid, gerente general de Susalud, cuenta que "la entidad tiene una red adscrita de 82 Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) básicas, de las cuales 30 pertenecen a una empresa filial y 52 son de terceros, en su mayoría grupos de médicos propietarios de su propia empresa". Esta afirmación, que es una muestra de las oportunidades que se abren con las limitaciones a la integración vertical que tienen las EPSs, explica, en parte, el interés de los médicos por invertir en sus propios negocios.

En Bogotá, por ejemplo, la clínica Cecimín es de un grupo de médicos y Colsanitas tiene una pequeña participación. Lo mismo sucede con Oftalmosanitas, que pertenece a otra asociación de médicos.

Los modelos que encuentran los profesionales para obtener rentabilidad en este tipo de inversiones son variados. Por un lado está el esquema de arrendamiento con precios que se mueven entre $35.000 y $50.000 el metro cuadrado dependiendo de la ubicación del centro médico. Existe también la posibilidad de aliarse con grandes grupos económicos para permitirles algún tipo de participación accionaria y, por último, está la alternativa de vender los espacios, aprovechando la demanda que se presenta en todo el país.



El riesgo

Los costos de la licencia para construir este tipo de espacios oscilan entre $200 millones y $500 millones. A esto se suman los gastos de curaduría, los permisos en la Secretaría de Salud y el valor de los insumos para la construcción, los cuales deben tener unas características especiales relacionadas con la salud.

El lote para la construcción de espacios médicos debe estar sobre una avenida, según lo exige la ley. Hecho que explica por qué en Bogotá el denominado corredor de la salud, que va desde la calle 94 con autopista norte hasta más allá de la calle 127 está lleno de centros médicos y clínicas.

En este tipo de negocios no es posible medir el riesgo de la inversión. Por esto hay quienes salen a preventa teniendo el diseño, los estudios de factibilidad y el lote comprado. "Contratan una fiducia para que maneje el dinero y una vez se llegue al punto de equilibrio se sacan los permisos y las licencias. De lo contrario, se devuelve el dinero y se vende el lote", cuenta uno de los inversionistas.

Sin embargo, hay cada vez más inversionistas que se están dando la pela porque "las facilidades que se vienen dando en materia de financiación se convierten en un atractivo para invertir", opina el médico Gustavo Andrés Hincapié, quien considera que ya se está llegando a un punto donde la pelea por los espacios está haciendo más interesante el negocio.

Pero estas facilidades están dadas también por el incremento en la cobertura del sistema de salud. En 1994 estaba en un 60% y a la fecha ya va en el 89%. Esto ha hecho que se aumente la demanda por servicios de salud.

"Considero que la última década la utilizamos para copar la capacidad instalada y hoy tenemos problemas de saturación en algunas ciudades, por lo que mi pronóstico es que los próximos tres a cinco años serán de expansión agresiva de infraestructura de servicios de salud" , dice Vélez Cadavid.

Se calcula que las inversiones en infraestructura para la salud podrían superar los $800.000 millones de pesos en tres años, máxime si se tiene en cuenta que una sola construcción de este tipo puede valer entre $50.000 y $100.000 millones.

Para Fernando Fonseca, presidente de Colsanitas, es claro que las empresas tienen que mejorar la red de servicios y buscar diferentes alternativas para competir "porque si yo no ofrezco calidad y buen servicio mis clientes se van para cualquier otra EPS o empresa de medicina prepagada", dice Fonseca.

Colsanitas ha invertido $50.000 millones en los últimos dos años en infraestructura hospitalaria. Susalud tiene un presupuesto de $72.000 millones para contar con 100 IPS básicas y el grupo de médicos que construye el Centro Médico Dalí contempla una inversión de más de $30.000 millones en la sede.

Con este boom es claro que hay que mirar con lupa el avance en los servicios de salud. Habrá que esperar tres años más para hacer la evaluación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?