| 3/31/2016 12:00:00 AM

La fórmula de éxito detrás de una prometedora agrupación criolla

Tener más expertos en gerenciar proyectos musicales y un modelo de negocio claro les está abriendo espacios internacionales a los grupos que se destacan en el país.

Para triunfar en el mundo de la música, el grupo colombiano Bomba Estéreo no tuvo que ser profeta en su tierra. De hecho, antes de que se conocieran sus grandes éxitos en el país, esta banda que mezcla la música electrónica con ritmos tropicales ya había hecho un amplio recorrido por algunos de los más importantes festivales internacionales de música en Europa y Estados Unidos.

Por eso, cuando a finales del año pasado el actor y cantante Will Smith hizo una colaboración con el grupo musical para su sencillo Fiesta, que le mereció dos nominaciones al Grammy Latino y una más al Grammy Anglo, a muchos colombianos los tomó por sorpresa que este grupo se destacara en la escena internacional, pues no conocían el recorrido del grupo.

Lo cierto es que muchas cosas han cambiado en la última década para Bomba Estéreo. El grupo pasó de facturar $100 millones hace siete años a más de $2.000 millones el año pasado, con shows en vivo, participación en festivales de música –que sumados representaron 70% del total de ingresos– así como de la venta de música digital y contratos comerciales. ¿Cuál fue el secreto de su éxito?

Lea también: A pesar de los desafíos, la industria de los conciertos colombiana coincide en que es un "buen momento"

Camila Saravia, gerente y socia de M3Music, compañía especializada en gestionar profesionalmente grupos musicales, explica que una combinación de talento e innovación han sido fundamentales. Pero también un manejo del negocio con estándares profesionales que se adaptan al estilo del grupo.

La necesidad de proyectar a los talentosos grupos musicales del país motivó en 2010 a tres emprendedores, Camila Saravia, Juan Paz y Juan Sebastián Ortiz de Zaldumbide, a crear M3Music. Esta firma se dedica a manejar desde los contratos hasta las presentaciones y el mercadeo de los grupos que buscan traspasar fronteras y triunfar en este reñido negocio. En su portafolio están, además de Bomba Estéreo, grupos como Superlitio, El Freaky y Mitú. También manejan proyectos académicos de la industria como Resonancia Colombia –en asocio con la consultora digital Londinense Music Ally– y Amplifica Chile, enfocados en transferir conocimiento y tecnología.

En un mercado tan competido como el de la música, que según PwC pasó de un gasto global de US$49.900 millones en 2012 a US$53.800 millones proyectado para 2017, destacarse resulta cada vez más difícil.

Por un lado está la amplia oferta digital a través de plataformas y emisoras en línea, que este año por primera vez tendrá ingresos superiores a los que genera la venta física de música, según el estudio Tendencias de la industria musical en Colombia, elaborado por Juliana Barrero y Javier Andrés Machicado.

Y, por otro, ese suma la explosión de festivales de música alrededor del mundo que, según el mismo estudio, generará en 2017 más de US$30.900 millones entre ventas de boletas y patrocinios.

Este nuevo escenario de competencia obliga a los grupos a ser cada vez más innovadores y, sobre todo, profesionales, para sobresalir.

Para Camila Saravia, contar con un manejo profesional del grupo le ha permitido a Bomba Estéreo asegurar no solo su presencia en los mercados digitales sino también en los shows en vivo. De hecho, en los dos últimos años, el grupo ha realizado unas 215 presentaciones dentro y fuera del país.

“Conseguir contratos para tocar en eventos o lograr invitaciones a los festivales de música más importantes del mundo hacen parte del modelo de negocios que nosotros diseñamos para los grupos, y en la medida en que los artistas se dediquen a su música y nosotros a gestionar esta parte del negocio, cada uno se concentra en lo suyo”, explica Juan Sebastián Ortiz, encargado de mercadeo en la firma.

El modelo de negocio, sin embargo, es diferente para cada artista. En el caso de El Freaky, integrado por cuatro reconocidos DJ, el modelo incluye, además de las presentaciones, un despliegue de patrocinios que resultan de la asociación de marcas con los valores que refleja este colectivo.

Foto: Juan Sebastián Ortiz y Camila Saravia, junto a Juan Paz, se han convertido en tres mosqueteros de la industria musical y en promotores de una mayor profesionalización de los grupos colombianos.

Para Saravia, de M3Music, la definición del modelo de negocios hace parte de la interacción de su compañía con cada uno de los grupos que están en su portafolio. El proceso parte de la base del interés de los grupos por convertir la música en una opción de vida y definir que no es solo una afición. Esto implica que el grupo se maneje como una empresa y sea capaz de generar los ingresos necesarios que se requieren para el pago de seguridad social, vacaciones, prestaciones y compensaciones, a fin de que en caso de una incapacidad todos los riesgos profesionales estén cubiertos.

Un mercado que crece

En un negocio tan cambiante, la mala noticia es que la competencia cada día crece; pero la buena es que hay espacio para todos. Juan Paz, director estratégico y uno de los socios de M3Music, citando cifras de International Federation of the Phonographic Industry (Ifpi), asegura que el ingreso de ventas de música vía digital en Colombia –incluyendo descargas y streaming– alcanzó los US$20 millones en 2014, mientras las ventas de música vía canales físicos alcanzó los US$8 millones.

“Servicios como Deezer, Spotify y Youtube han permitido que el negocio vuelva a crecer de manera importante, si tenemos en cuenta que en 2010 el mercado estaba en US$17,6 millones y terminamos 2014 con un mercado total, incluyendo ventas físicas, digitales y ejecución pública, de US$32 millones”, explica Paz.

Pero no solo en el tema digital están puestas las esperanzas de los artistas. También la música en vivo ofrece grandes oportunidades por el crecimiento de festivales privados como Lollapalooza, que tendrá una versión en Bogotá durante el segundo semestre de este año.

Sin embargo, reconoce Paz, “aún falta mucho en el establecimiento de un verdadero circuito, donde los artistas en desarrollo puedan interpretar su música en vivo en buenas condiciones”.

Otro frente interesante tiene que ver con el contenido musical para películas y videojuegos, que se está convirtiendo en una alternativa interesante. Solo en el caso de Bomba Estéreo, algunas de sus canciones están en comerciales de Ford, Hulu y HBO en Estados Unidos, y también tiene canciones en videojuegos como Fifa 16 y Pro Evolution Soccer.

En un mercado como el de la música, el modelo de negocio cada día cobra mayor importancia para garantizar el éxito. Y lograr la armonía entre entre el arte y los negocios, la verdadera clave para triunfar.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?