| 6/25/2010 12:00:00 PM

Blindaje made in Colombia

La protección contra la inseguridad se ha convertido en una oportunidad de negocio. Aunque el blindaje de vehículos sigue siendo uno de sus principales fuertes, la oferta se ha ampliado a barcos, vidrios, trenes y hasta aviones de fumigación. Ejemplos que muestran esta dinámica.

La sangre que ha regado Colombia en las últimas décadas por cuenta del conflicto interno -con guerrilla y paramilitares-, el papel del narcotráfico, las bandas emergentes y la delincuencia común ha llevado al país a adelantar un proceso de aprendizaje para desarrollar tecnologías que le permitan proteger a la sociedad contra la violencia, a tal punto que ya varias empresas son reconocidas en el mundo por su calidad, diseño e innovación.

Hoy Colombia, gracias al know how adquirido, es uno de los mercados más maduros de la industria del blindaje a nivel mundial. Por ejemplo, ocupa el sexto puesto con un volumen estimado de 1.200 vehículos blindados por año y con ingresos operacionales de cerca de $85.000 millones, según la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada, los cuales en su mayoría se generan en el exterior.

Esta experiencia le ha permitido al país diversificar su oferta y sus mercados. Además de vehículos, edificaciones y ropa, las empresas se han especializado en blindaje de helicópteros, trenes, aviones y hasta lanchas, que llegan ya a distintos países en el mundo.

Los vidrios de la firma AGP desfilan desde la calles de Roma en el papa-móvil, hasta difíciles terrenos en Irak y Afganistán en Hummers de las fuerzas armadas inglesas, para luego cruzar el Atlántico e instalarse en las salas del Pentágono en Estados Unidos.

Por su parte, el blindaje completo que ofrece Armor International -vidrios, llantas, carrocería- se camufla totalmente en los automóviles de presidentes como Cristina Fernández de Kirchner, de Argentina, y Leonel Fernández, de República Dominicana; en las lanchas donde navegan en aguas abiertas las tropas del ejército de Nigeria; en las locomotoras que transportan el carbón del Cerrejón, en los helicópteros de las Fuerzas Armadas de Colombia y en los aviones de fumigación de cultivos ilícitos en nuestro país.

Al mismo tiempo, la protección arquitectónica y vehicular de Ballistic y Blindex la disfrutan empresarios y políticos en países con alta demanda de seguridad como México y Venezuela.

¿Dónde está la oportunidad? "Otros países del mundo están viviendo serios problemas de seguridad en las ciudades, producto de la profundización del narcotráfico y de situaciones internas que hacen cada vez más compleja la coyuntura; circunstancias por las que Colombia ya ha pasado y enfrentado", dice un empresario del sector. Algunos ejemplos, muestran el potencial que se está desarrollando.

En el caso de las ventas internacionales de Armor International, Juan Manuel Barriga, gerente general de la compañía, indica que gran parte de su crecimiento se ha dado por el kit de blindaje que diseñó esta firma, el cual consiste en una especie de vestido a la medida de cada automotor, que se vende a través de distribuidores en 16 países. Los que más demandan el kit, dice Barriga, son Venezuela, Argentina, Europa y África. "Si se requiere un blindaje superior, que en la mayoría de los casos corresponde al que demandan los jefes de estado, el vehículo se trae a Colombia, como una importación temporal, se blinda y se envía de nuevo", explica.

El kit de exportación de Armor ha sido tan exitoso, sobre todo en África, que el año pasado Analdex y Proexport le entregaron a la empresa el Premio Nacional de Exportación. La compañía hoy se perfila como una de las más importantes en el mundo, dadas las tecnologías que utiliza para mantener la originalidad de los carros después del blindaje.

A su vez, AGP Glass, que se focaliza en la producción de vidrios blindados en Colombia desde 1989, exporta sus productos a más de 30 países y cuenta con plantas en Brasil y Perú, además de Colombia. Su alta calidad y desarrollo tecnológico han hecho que pueda exportar cerca del 50% de su producción y crecer a un ritmo de 15% anual en ventas, compitiendo de cerca con otros proveedores importantes en el mundo, como lo son Estados Unidos e Inglaterra.

Por ejemplo, en el caso de uno de sus principales clientes -las ensambladoras alemanas Mercedes Benz, BMW, Audi y Volkswagen- solo tienen tres proveedores homologados para suministrarles los vidrios blindados: dos compañías europeas y AGP Glass, de Colombia. De acuerdo con Diego Lomanto, gerente general de AGP Glass, actualmente la empresa es líder en el mundo dentro del segmento automotor con una participación de mercado del 25%. "Somos el número uno en 10 de los 11 mercados más importantes del planeta", indica.

Otro de los grandes de la industria es Blindex, que tiene plantas y oficinas en Ecuador, Argentina, Jordania, Emiratos Árabes, Alemania, Estados Unidos y a partir de este año en Venezuela. El éxito internacional se debe a la estrategia de operación en varios países no solo para atender la demanda local sino para cubrir regiones estratégicas en América, Medio Oriente y Europa. Según George I. Levy, presidente de Blindex, esta empresa se ha posicionado gracias a los procesos de certificación que adelanta con agencias de diferentes gobiernos en el mundo.

Los anteriores ejemplos son solo una muestra de crecimiento del sector en innovación, calidad, tecnología y diseño. Sin embargo, no son los únicos factores, pues también el precio está jugando a favor. Según Juan Manuel Barriga, de Armor International, el blindar un vehículo en Colombia significa un ahorro hasta del 50% comparado con los otros competidores en Europa y Estados Unidos. "Esto también es cierto incluso si hay que traer el carro a Colombia y luego volverlo a mandar", indica.

Aunque paradójicamente el desarrollo de la industria del blindaje en Colombia nace de la violencia, este sector ha logrado posicionar al país como un líder mundial en cuanto a protección de seguridad personal. Pero para que el negocio siga creciendo y Colombia adquiera un mayor protagonismo en la industria del blindaje mundial, las empresas coinciden en que todavía falta desarrollar nuevos segmentos como, por ejemplo, el blindaje militar, ya que la mayor parte que se realiza es muy puntual a políticos y civiles, con tímidos desarrollos para la industria militar, básicamente para protección contra las armas de fuego.

La diversificación de los mercados y el diseño e innovación de nuevos productos le ha permitido a esta industria alcanzar estándares internacionales y posicionarse en los mercados. Ahora, es tiempo de crecer.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?