| 12/11/2009 12:00:00 PM

Biomax, el nuevo emisor

En 2009, Biomax facturará alrededor de $410.000 millones y tendrá un Ebitda de $14.200 millones, crecimientos frente a 2008 del 68% y 89%, respectivamente, con lo cual se situará como una de las 200 compañías más grandes del país, luego de tan solo cuatro años de creada.

En solo cinco años, este distribuidor de combustibles pasó de ser una pequeña empresa familiar a una prometedora empresa del mercado de valores colombiano.

En 2004, Ferrepel S.A. era una pequeña compañía dedicada principalmente a comercializar ferretería petrolera (válvulas y tubería) y tenía como una de sus múltiples líneas de negocio la sub-distribución de combustibles líquidos derivados del petróleo. Sin embargo, ante una iniciativa regulatoria que estaba en trámite para formalizar la cadena de distribución de combustibles, Ramiro Hernando Sánchez, quien se había desempeñado por diez años como gerente de operaciones de una compañía del sector de combustibles, y su hermano Pedro, quien había sido Corredor de Bolsa, identificaron la oportunidad de convertirse en distribuidores mayoristas de combustibles. Luego de estudios, permisos y licencias ampliaron el objeto social y cambiaron su razón social a Biomax Biocombustibles S.A.

En 2009, Biomax facturará alrededor de $410.000 millones y tendrá un Ebitda de $14.200 millones, crecimientos frente a 2008 del 68% y 89%, respectivamente, con lo cual se situará como una de las 200 compañías más grandes del país, luego de tan solo cuatro años de creada. Su meta para 2012 es triplicar las ventas y capturar alrededor del 10% del mercado de combustibles.

Además, esta firma perteneciente al programa Colombia Capital de la Bolsa de Valores de Colombia, inscribió recientemente su acción y podría realizar una emisión hacia el segundo trimestre de 2010. Aún sin emitir, por lo que su flotante es muy bajo, la acción ha transado regularmente montos significativos por encima de su valor patrimonial, lo cual revela el interés que despierta la nueva empresa.

Pensamiento diferente

El crecimiento de esta compañía, en un negocio dominado por las grandes se debe a la visión de sus administradores, un pensamiento de organización de alto nivel, una política de expansión constante y conocimiento de las oportunidades que ofrece el mercado de valores.

Para Ramiro Hernando Sánchez, gerente general de Biomax, "el hecho de ser una compañía joven no riñe con tener una organización de primer nivel". De ahí la construcción de la planta de almacenamiento y despacho de combustible más moderna del país en el complejo petrolero de Ecopetrol en Facatativá, que le permitió desarrollar el negocio de manejo del Nafta para Ecopetrol y convertirse en la planta que más combustible mueve en el país. Además, es la primera firma del sector en certificar sus procesos.

La buena visión del negocio les ha permitido llegar a lugares donde las multinacionales han desinvertido. Hoy, el 70% de las ventas proviene de fuera de las siete principales ciudades del país y tiene una red de más de 220 estaciones de servicio en 17 departamentos. Ahora quiere ingresar a Antioquia, los Santanderes y la Costa.

Un pensamiento distinto al de la mayoría de Pymes le ha permitido romper paradigmas y convertirse en un ejemplo de emprendimiento por oportunidad, no por necesidad. En 2010, podría romper el paradigma de que una empresa joven no puede entrar al mercado de valores exitosamente. Ojalá lo logre para demostrarles a todos los empresarios pequeños las oportunidades de financiación que brinda el mercado de valores colombiano.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.