| 8/30/2007 12:00:00 AM

Bebidas para la eterna juventud

Cosméticos bebibles es la máxima tendencia de la industria para acabar con las arrugas, protegerse del sol y humectar la piel.

No se sabe exactamente cuándo la humanidad empezó a buscar el bálsamo de la eterna juventud, pero es claro que al saberse mortal ha buscado saltarse la Ley natural. Hace una década explotó la noticia de que se había descubierto la forma de burlar a la parca. La revista Office of Science, de Nueva York, decía en ese entonces que "los científicos han descubierto la clave que conduce al secreto de la vida eterna", mientras los tiburones de Wall Street nadaban en torno a la redacción del medio para saber más sobre esa enzima llamada Telomerasa que había sido anunciada como gran descubrimiento por Geron Corp. Empezaron con una célula humana a la que hicieron inmortal (hoy vive); luego probaron la encima en un gusano Nematodo, el cual solo vive nueve días, logrando que llegará a los 50 días..., la proporción con la edad humana es como llegar a vivir unos ¡400 años! Hoy, son una compañía listada en la bolsa, siguen experimentando con células, en ratones, buscando órgano por órgano (estudian el corazón según sus últimos reportes públicos) buscando descubrir la ecuación fisiológica para detener el reloj biológico o por lo menos retrasarlo.

Por ahora no existe la fórmula del elixir para la eterna juventud, pero lo que si existe mientras esta llega, es una creciente competencia por ofrecer el más completo portafolio de productos en todos los estados (sólido, líquido y gaseoso) para borrar las marcas del tiempo en el sonriente rostro de los clientes. Una arruga menos, hoy vale más que un kilo de Telomerasa pura, por lo menos eso es lo que se ve en las cifras del mercado.

Los ingresos en el segundo cuarto de este año que reportó Geron Corp fueron de US$889.000, mientras tan solo para 2006 la industria cosmética en el Reino Unido reportó ingresos por cirugías de cerca de US$1.060 millones, con un crecimiento del 47,4% respecto a 2005, según cifras de la investigadora de mercados Mindbranch, que además tiene un estudio según el cual la casa de cosméticos L'Oréal genera ventas por US$2.300 millones, en un mercado global que se proyecta alrededor de US$22.400 millones para 2010. Incluso un segmento relativamente nuevo como el de productos naturales, espera llegar a vender US$6.000 millones en 2012 tan solo en Estados Unidos.

Y en este poco maquillado mundo de los negocios, donde se define la vida o eternidad de productos y fórmulas para parecer siempre joven, gobernada por marcas como Avon, Lacomte, Revlon, L'Oréal, se gesta una competencia que además de millonaria es bastante atractiva y sorpresiva: la de los cosméticos bebibles.



Llenos de vida

Desde hace un par de años la marca de cosméticos Borba, fundada por el español Scott Vincent Borba, ha revolucionado el mercado estadounidense de los nutricosméticos y de las bebidas vitaminadas, gracias a un agua que promete acabar con las arrugas, y que a juzgar por su éxito en prestigiosos sitios de cuidado cosmético como Sephora, Ulta, y Equinox Gyms, cumple con creces.

Tal ha sido su éxito, que Anheuser-Busch y Borba sellaron un acuerdo para que la primera distribuya las aguas (Skin Balance Waters, Skin Balance Aqua-Less Crystallines y Skin Balance Confections) en varios países del mundo desde noviembre próximo, mientras la segunda se reserva el derecho de atender a clientes especiales y ciertas tiendas en Estados Unidos y Europa.

Borba, con la premisa de "una piel sana desde dentro", se ha convertido en una de las marcas líderes del mercado de los nutricosméticos en Estados Unidos, manejando el 51% de las ventas de los productos de belleza que incorporan vitaminas y suplementos en sus componentes, según datos de la empresa.

Además de estar presente en grandes supermercados y lujosas tiendas, las aguas Borba también se venden en el canal televisivo QVC. "Lo novedoso es que cualquiera pueda beberse una solución para conseguir que el estado de su piel mejore y ésta luzca maravillosa", explicó Borba, quien reconoce que ha sido difícil conseguir apoyos en un negocio en el que la idea de que unos productos a base de agua quitaran las arrugas no tenía mucha cabida.

Claro, el éxito de Borba ha conseguido llamar la atención en los últimos tiempos de nuevos inversores, como el empresario de internet Brad Greenspan, fundador de MySpace.com, o la compañía Liberty Media Corporation, que anunció inversiones en la casa cosmética.

Pero el interés no para en los inversionistas, sino que compañías como Danone, Pepsi y Coca-cola, se han puesto manos a la obra para beber de estas aguas.

PepsiCo anunció hace pocas semanas que lanzará al mercado una gama de productos cosméticos con el nombre de su división de agua Aquafina. Para esto firmó un acuerdo con la empresa Added Extras y su lanzamiento será masivo incluyendo festivales de cine como Tribeca y Sundance, con un presupuesto de alrededor de US$1 millón para publicidad impresa en medios especializados.

El nombre de la gama será Aquafina Advanced Hydratation RX, siguiendo con el nombre del agua embotellada de la multinacional que ya se vende en Wal-Mart. Estará compuesta por limpiador facial, tónico, mascarilla, exfoliante, hidratante de día con SPF 15, hidratante de noche, crema anti edad, gel para el contorno de los labios y los ojos y parches relajantes.

De su más enconado competidor, Coca-Cola, se dice que lanzará al mercado en unión con L´Oréal un producto con la marca Lumaé, bebida hecha a base de té y otros ingredientes para el cuidado de la belleza que no han sido determinados aún, así como tampoco el momento y estrategia de lanzamiento. Sin embrago, Coca-Cola ya tiene en Japón desde hace tres años una marca de agua con propiedades cosméticas en joint venture con Shiseido. La última adquisición de Coca-Cola, Glaceau, de aguas vitaminadas, habla de la importancia que le da a la tendencia de responder a las necesidades del cuidado de la salud.

En los cuarteles de Danone ya se cumplen varios meses del lanzamiento de Essensis, una familia de yogures que con un complejo de ingredientes esenciales naturales y fermentos, ProNutris, prometen ayudar al proceso de renovación celular de la piel, de manera que esté más sana y los resultados sean visibles, para lo cual se deben esperar cuatro semanas luego de iniciado el tratamiento diario. Los productos de Borba dicen presentar pruebas de su efectividad al cabo de siete días y dos tomadas diarias. Así que la competencia de verdad es contra el reloj en todos los aspectos.

A finales de este año se conocerán los primeros resultados de esta nueva competencia por maquillar el paso del tiempo. Lo único claro es que el elixir de la eterna juventud sí existe, no viene en aguas, aunque es cierto que se esconde en nuestro cuerpo, como lo dice Borba.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?