Basuras con potencial

| 2/8/2003 12:00:00 AM

Basuras con potencial

La nueva concesión de aseo en Bogotá transformará el negocio del reciclaje en la ciudad. Pero para aprovechar su potencial, todavía falta mucho camino por recorrer.

La industria papelera, que consume unas 400.000 toneladas anuales de papel reciclado, tuvo que importar el año pasado cerca de 70.000 toneladas porque los desperdicios que se recogen en Colombia no son suficientes para atender sus necesidades de materia prima.

Hasta el momento, las opciones que se tenían para aumentar la tasa de reciclaje en el sector eran muy limitadas. La industria ya está haciendo lo que pueden por reutilizar sus productos y desperdicios, y la red de recicladores de la calle no tiene mayores posibilidades de aumentar sus tasas de recolección.

Por eso, las expectativas de la industria están puestas en el nuevo esquema de concesión de aseo para Bogotá, que por primera vez incluirá la recolección selectiva de papel, plástico, vidrio, hojalata y demás materiales que puedan ser reciclados.

La idea es que hogares, empresas y comercio separen en la fuente los residuos reciclables, de tal manera que las empresas de aseo los recojan una vez a la semana y los lleven a los 5 centros de reciclaje que se crearán en la ciudad para manejar estos desperdicios.

La recolección selectiva es solo uno de los muchos frentes que incluye la concesión de aseo que hará el distrito (la licitación se cierra el 20 de febrero) y que, si se mantienen los actuales niveles de recaudo, generará $1,7 billones durante los siete años del contrato. Sin embargo, es el principal factor para presionar una reducción en las tarifas de aseo.

Esto se debe a que el transporte es el mayor costo en este servicio, y la recolección selectiva permitirá reducir de tres a dos veces por semana la travesía hasta el relleno de Doña Juana. Una vez a la semana, los camiones deberán depositar la basura en los centros de reciclaje, ubicados muy cerca de la zona de operación de la respectiva empresa. "La reducción en la tarifa se ponderará y se distribuirá entre los usuarios", explica Luz Stella Cardozo, directora de la Unidad Ejecutiva de Servicios Públicos.

La recolección de material separado en la fuente también permitirá reducir los costos de disposición, al disminuir el área requerida por la ciudad para la disposición final de los residuos. Se calcula que si las basuras que se recogen diariamente en Bogotá se juntaran, cada 3 días se podría levantar un edificio del tamaño de la torre Colpatria, la más alta de la ciudad. Pero si se pudiera alcanzar el potencial de recolección del material apto para reciclar, el edificio tardaría casi 3 días más en construirse.



El potencial

Actualmente, la ciudad produce 6.000 toneladas diarias de desperdicios, de las cuales 1.000 son recicladas. Hoy, la separación de las basuras se hace con la ayuda de una red de recicladores formales, agrupados en asociaciones y cooperativas, y un grupo de recicladores independientes. Estos dos grupos recogen diariamente entre 500 y 600 toneladas de basura. El resto se separa directamente en las industrias.

La UESP calcula que el potencial de material recuperable es del 49% de la basura que se produce en la ciudad, por lo cual la recolección diaria de residuos reciclables se podría aumentar a 2.940 toneladas una vez entre en funcionamiento el nuevo sistema de aseo.

"Con el nuevo esquema, la industria papelera puede aspirar a materiales adicionales sin contaminar", explica Magdalena Uribe, directora de la Cámara de la Industria de Pulpa, Papel y Cartón de la Andi.

En el caso del plástico, además de tener material para reciclar, va a ser indispensable saber cómo y en qué se va a utilizar. "Si se hace la separación en la fuente, la recolección tiene que ser selectiva, y se debe contar con la infraestructura necesaria para mantener esa separación", explica Carlos Alberto Garay, presidente de Acoplásticos.

La industria plástica emplea, cuando mucho, 30.000 toneladas al año de material reciclado. Y, según cálculos del distrito, con el nuevo sistema, se podrían generar entre 80.000 y 90.000 toneladas.

Asegurar que las empresas y familias separen sus basuras y que las compañías de aseo transporten sistemáticamente este material a los depósitos de reciclaje es un primer paso para generar una cultura del reciclaje en la que ganan la ciudad y la industria. Sin embargo, para que la estrategia sea exitosa, va a ser necesario garantizar aspectos como la seguridad de la separación, la uniformidad del producto, la regularidad en el suministro y el precio. En últimas, darle certeza a la industria sobre el abastecimiento. Y todos estos factores tienen que estar apoyados por una constante investigación, que permita darle el mejor aprovechamiento al material reciclado.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.