| 3/4/2005 12:00:00 AM

Barranquilla, con pasarela propia

Por fin, esta ciudad decidió aprovechar el talento de los diseñadores de la región y sus ventajas competitivas, para proyectarse como el centro de negocios más importante de la Costa.

Barranquilla era el puerto por donde ingresaban a Colombia, en la década del 20, las tendencias renovadoras en cortes y diseños que llegaban de París. Este hecho inspiró en la región a una serie de modistas y diseñadores que poco a poco fueron creando sus propios talleres y sus respectivas confecciones. Hoy, esta tradición se mantiene en todo el departamento en unos mil talleres de confecciones. También está presente en una nueva generación de diseñadores que lideran la moda en Colombia y que ya están incursionando en las pasarelas más importantes del mundo. De este grupo forman parte Silvia Tcherassi, Hernán Zajar, Francesca Miranda, Judy Hazbún y Beatriz Camacho, entre otros. Sin embargo, solo ahora Barranquilla y la Costa en general decidieron incursionar de lleno en el negocio de las pasarelas con un evento propio, como ya lo habían hecho la capital del país con Bogotá Fashion y el Círculo de la Moda; Medellín con Colombiamoda y Cali con Expo Show. Se trata de Plataforma K, que se realizará del 7 al 9 de abril y que contará con la participación de los principales talentos del diseño costeño, sus modelos y las empresas del sector textil y de la confección.

Enrique Berrío, presidente de la Cámara de Comercio de Barranquilla, explicó que se trata de aprovechar el talento de los diseñadores de la región y las ventajas competitivas que ofrece Barranquilla para promocionar la ciudad como el centro de negocios más importante de la Costa Caribe colombiana. "La idea no es competir contra otros eventos similares, pues creo que todos contribuyen a dinamizar el sector en sus respectivas regiones. Se trata de fortalecer una actividad que genera el 12% del empleo industrial del departamento y promover el talento humano, pues el 70% de las diseñadoras colombianas reconocidas mundialmente son oriundas de Barranquilla", sostiene. Berrío también destacó el hecho de que el Atlántico posee una importante plataforma internacional de servicios que facilita la actividad de comercio exterior a los confeccionistas y a los demás empresarios localizados en esta sección del país.



Tejer fino

Hay quienes creen que Barranquilla se había demorado en aprovechar de manera inteligente el potencial que tiene. Así piensa Jorge Hoyos, director de Colombianfashion.com (portal de la moda colombiana que recibe 18.000 visitas al mes), quien considera que la ciudad cuenta con todas las condiciones para emular experiencias exitosas como la del Círculo de la Moda en Bogotá o Colombiamoda en Medellín. Esta última, por ejemplo, llegó el año pasado a su XV edición con la participación de más de 30 países y 1.179 compradores internacionales, los cuales cerraron negocios por cerca de US$40 millones. Roque Ospina, su director ejecutivo, sostiene que es muy importante que Barranquilla, cuna de diseñadores, desarrolle sus propias estrategias de comercialización, las cuales considera se sumarán a las de otras regiones del país. Advierte, sin embargo, que la clave para que el evento perdure en el tiempo depende del enfoque que se le dé desde un comienzo. "Hay que tener claridad en cuanto a qué se quiere hacer, para qué y para quiénes, y tener las respuestas adecuadas para cada una de estas preguntas", afirma. Ospina no cree que Plataforma K se convierta en competencia de Colombiamoda. Piensa que más bien será un buen complemento para las demás actividades que giran en torno de la moda en Colombia.

Pese a la existencia de algunas pasarelas consolidadas tanto en el mercado nacional como en el internacional, la promoción del diseño en el país es un movimiento relativamente joven con apenas 24 años de trayectoria. Por eso, Arturo Tejada, uno de los promotores del Círculo de la Moda y presidente de la Asociación de Diseñadores de Colombia, cree que esta actividad apenas está empezando a consolidarse como un subsector de la cadena textil. Sostiene que estos eventos han ayudado a consolidar las marcas de los diseñadores colombianos pero no sus estrategias de negocios, en lo que aún hay mucho camino por recorrer. Por eso, aconseja aprender de las experiencias colombianas en el desarrollo de estas actividades, tanto de las que han tenido éxito como de aquellas que no han perdurado. "Como parte de este proceso de afianzamiento del sector hay que fortalecer las regiones, como lo está haciendo Barranquilla, en cabeza de los diseñadores, para jalonar el resto de la cadena", dice. Tejada explica que, precisamente, el Círculo de la Moda, que este año llega a su III versión, nació como un escenario centrado en el desarrollo de estrategias de comercialización y de nuevos negocios.

Por lo pronto, Barranquilla lanzó su Plataforma K con la firme intención de realizar el evento cada año, en una semana diferente a la del Carnaval. En esta primera versión invertirá $1.200 millones.

Los directivos de la Cámara de Comercio y del Comité Mixto del Atlántico aspiran a proyectar la ciudad como una gran vitrina comercial y de negocios, de la mano de sus más reconocidos diseñadores. Están seguros de que más vale tarde que nunca.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?