| 8/8/2014 6:00:00 AM

iPad sin batería

Pese al incremento en las ventas de Apple durante el tercer trimestre de este año, la caída en la demanda de sus tabletas fue una señal de alerta. ¿A qué obedece el fenómeno?

El pasado 22 de julio los directivos de la gigante tecnológica Apple tuvieron motivos de sobra para celebrar. La razón: ese día anunciaron los alentadores resultados financieros del tercer trimestre de 2014, según los cuales sus ventas del periodo llegaron a los US$37.400 millones. Un monto para nada despreciable si se tiene en cuenta que en el mismo lapso de 2013 ese indicador estuvo por debajo: US$35.300 millones.

A ese incremento en los ingresos de la compañía se suman otras consecuciones igual de halagüeñas. El hecho, por ejemplo, de que la firma generó US$10.300 millones de flujo de caja y registró más de US$8.000 millones adicionales a los accionistas, vía dividendos y recompra de acciones durante ese periodo.

Sin duda, cifras reconfortantes para la empresa de la manzana mordida. Pese a ello, un lunar se asomó entre sus buenos resultados: el bajonazo en las ventas de sus tabletas iPad –lanzadas al mercado en 2010–, que por segundo trimestre consecutivo cayeron de forma considerable: 9% que, en plata blanca, equivalen a US$13,3 millones.

En contravía de lo que viene ocurriendo con las tabletas, los números de Apple que giran en torno a sus teléfonos iPhone crecen a pasos de gigante. No en vano, entre marzo y junio fueron vendidas 35,2 millones de unidades, lo que significó un incremento de 13% en relación con 2013.

Así las cosas, el contraste salta a la vista cuando se comparan los frutos obtenidos por los dos productos estelares de Apple. En ese orden de ideas, la pregunta que surge es obvia: ¿a qué se debe la mengua en las ventas del ya célebre iPad?

Para los expertos, la respuesta obedece a un simple fenómeno: “que las pantallas de los teléfonos se están haciendo más grandes y las laptops más delgadas y ligeras, da la impresión de que las tabletas están perdiendo su atractivo original”, asegura un artículo del portal BBC Mundo.

Una opinión que habría que contrastar con la que ofreció a los medios de comunicación Tim Cook, CEO de Apple, cuando le formularon el mismo interrogante: “Las ventas de iPads cumplieron nuestras expectativas, pero nos damos cuenta de que no cumplieron las de ustedes”.

La firma de investigación IDC ya había recortado en mayo pasado sus previsiones de ventas globales de tabletas para 2014 en 5,9%, al informar que estas solo crecerán 12% este año, una cifra distante del 52% que aumentó en 2013.

Lo cierto de todo esto es que sobre el mercado de las tabletas se cierne ya una importante amenaza. Conscientes de eso, las directivas de Apple preparan un plan de innovación para darle un segundo aire a ese mercado. De hecho, la reciente sociedad que se configuró entre Apple e IBM servirá de catalizador para que los iPad se revigoricen mediante un plan que incluye la creación de más de 100 aplicaciones. Por ahora, solo resta esperar por el próximo anuncio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?