| 7/10/2014 8:00:00 AM

El investigador

Bajo su responsabilidad está consolidar la operación de Nielsen en cinco países de la región y ayudarles a los clientes a capitalizar las oportunidades que les brinda el mercado.

La gente es su mayor motivación. Es, como se dice popularmente, su “caballito de batalla”, en buena medida porque Pedro Manosalva, director general de Nielsen para la Región Andina y el Caribe, es un hombre hecho a pulso. No llegó a su actual cargo por azar, sino gracias a la experiencia que le dan 20 años vinculado a Nielsen, y a su gran habilidad para conducir con éxito equipos de trabajo.

Ingeniero industrial de la Universidad Javeriana de Cali, este experto en temas de mercadeo tiene hoy bajo su responsabilidad mantener el crecimiento sostenido de dos dígitos de su empresa en los cinco países que componen su zona: Colombia, Venezuela, Ecuador, Puerto Rico y República Dominicana. Pero también es el responsable de garantizar el trabajo para 1.500 personas que conforman su equipo y que son una prioridad.

El 14 de febrero de 1994 inició su recorrido profesional por la compañía en Cali, cinco años después llegó a Bogotá en donde tuvo la oportunidad de ejercer varios cargos, entre ellos, la gerencia comercial. En 2008 fue designado para liderar la operación de la multinacional en Venezuela, un país que ya atravesaba dificultades pero en el que, gracias a su esfuerzo y liderazgo, con su gente logró triplicar la operación al punto que hoy es el segundo mercado en importancia en la zona que lidera, después de Colombia.

A finales de los noventa, cuando el país se enfrentaba a la llegada de grandes multinacionales del comercio minorista y cuando los análisis aún se hacían en papel, tuvo la oportunidad de vivir esa etapa que le dio un giro al comercio colombiano y a la forma como se vivía el mercadeo.

Amante del fútbol e hincha del Deportivo Cali, este santandereano de nacimiento, pero caleño de corazón –llegó a vivir a la capital del Valle cuando solo tenía un par de años–, dice que Nielsen no solo hace investigación de mercados sino que con su trabajo ayuda a que los clientes tomen las mejores decisiones basados en lo que está pasando en el mercado. “El cliente es el centro de todo. Ya no es el dato lo importante sino lo que el cliente necesita”, manifiesta.

Con una facturación de US$100 millones en los cinco países, hoy Manosalva tiene en su portafolio más de 120 clientes, en su mayoría multinacionales de consumo masivo y de comunicaciones, que sustentan sus decisiones en los resultados de las investigaciones y análisis realizados por él y su equipo.

Estas dos décadas en el sector le dan el conocimiento y autoridad para calificar a Colombia como uno de los mejores países de la región en cuanto al portafolio de productos y su calidad.

Cree que la llegada de las grandes superficies generó una competencia que empujó el desarrollo de todos los formatos comerciales y eso lo reafirma cada vez que viene un extranjero al país y se admira de ver que el mercado nacional cuenta con los mejores atributos, convirtiéndose en compañías de clase mundial, con mucha competencia en surtido y oferta.

Sus jornadas laborales se extienden cada día entre 10 y 12 horas, espacio en el que dedica toda su energía a hacer crecer el negocio y a que sus colaboradores tengan las mejores condiciones para realizar su trabajo. Pero cuando llega a su casa, su familia es la prioridad y eso lo tienen claro los integrantes de su equipo de trabajo. Para él, los chats y los celulares se convierten en la mejor manera de estar donde no se está.

Es enemigo de las personas que le dicen sí a todo y las considera perjudiciales para cualquier organización; antes bien, le gusta debatir sus decisiones y lograr consensos. Apoya la comunicación abierta pero dentro de las oficinas y no en los pasillos, pues cree que no hay nada más peligroso para una empresa que las novelas que se crean fuera de las oficinas.

Quiere que esta estrategia gerencial le permita alcanzar sus metas de mantener la esencia de los países que lidera, teniendo la capacidad de pensar como clúster, para hacer de ellos mercados cada vez más eficientes y productivos, ayudándoles a los clientes a capitalizar sobre las oportunidades y puedan aprovechar mejor sus recursos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?