| 5/28/2004 12:00:00 AM

Avianca, el siguiente paso

La selección de un nuevo inversionista en Avianca es el primer paso para salir del Capítulo 11. Sin embargo, todavía falta convencer al juez y a los acreedores de que es el mejor trato.

Los nuevos miembros de la junta directiva de Avianca se estrenaron en la sesión del 26 de mayo con una difícil tarea. Recibieron la información para escoger con presión de tiempo entre las dos propuestas de venta de la empresa a Copa Continental o a la brasilera Sinergy.

Al cierre de esta edición la junta de Avianca no había terminado su sesión. Pero incluso con la decisión tomada, todavía no se puede cantar victoria porque queda un largo proceso en el que la aerolínea tendrá que convencer a los acreedores y al juez que lleva el caso de reestructuración económica (Capítulo 11) en Nueva York de que la empresa es viable y que el nuevo inversionista es la mejor opción para todos.

Escoger el aliado es indispensable para definir el plan de reestructuración de la compañía, ya que el monto de recursos frescos que le inyecte a la aerolínea y la forma en que lo haga van a marcar la pauta para diseñar la estructura de capital que debe tener Avianca, la rapidez con que va a pagar sus acreencias y el músculo que va a tener para funcionar y crecer.

Avianca les debe US$140 millones a los acreedores internacionales, US$40 millones a los nacionales y US$120 millones corresponden al pasivo pensional. Adicionalmente, colocó unos títulos por US$20 millones en Estados Unidos. En total, las acreencias suman US$320 millones.

La propuesta de Copa Continental es inyectarle US$60 millones a la compañía, y conseguir un crédito por US$30 millones. Con estos recursos, le pagaría US$80 millones a Caxdac, el fondo de pensiones de los pilotos, y, si le va bien a Avianca, compartiría con los acreedores parte de las ganancias que genere la aerolínea. La ventaja de esta propuesta es que Avianca dejaría de tener que pagar US$10 millones al año, por lo menos, en pensiones por lo que tendría más caja para la operación, lo que les conviene a los acreedores.

Los US$10 millones que le quedarían después del pago a Caxdac serían para hacer un primer pago de acreencias, las cuales se terminarían de pagar en un plazo de 5 a 6 años por cuotas.

La propuesta de Germán Efromovich, el líder del grupo brasileño Sinergy, es inyectar mínimo US$1,8 millones mensuales durante los primeros 14 meses (unos US$25 millones), cifra que podría subir hasta US$45 millones dependiendo de las necesidades de capital que tenga Avianca. En el caso de los recursos que se deben a Caxdac, Sinergy se compromete a pagarlos en los 20 años de plazo que fija la ley. Como no arregla inmediatamente el lío de las pensiones, tendría menos caja para pagar las deudas y para operar, lo que no les gustó a los acreedores. Efromovich también se compromete a compartir parte de las ganancias que se generen con los acreedores.

El juego de Efromovich es dar lo que la compañía quiera, y asumir el riesgo de las pensiones, a diferencia de Copa Continental, que prefiere hacer un desembolso mayor para salir rápido de ese tema.

En ambos esquemas, la Federación de Cafeteros y Valores Bavaria tendrían que capitalizar un crédito que tienen con Avianca por US$18,5 millones, y Valbavaria se retiraría de la compañía.

Con Efromovich, la Federación tendría el 25% de Avianca, y con Copa Continental, el 23,5%.

Para los acreedores, la gran diferencia entre las dos propuestas está en la velocidad con la que cada grupo le inyecte los recursos, y el mecanismo que utilice para pagar el pasivo pensional. La propuesta más favorable es la de Copa Continental, pero implica que el gobierno emita un decreto permitiendo que con el prepago de los US$80 millones y con una adecuada inversión de los recursos, se libere a Avianca de la obligación futura de atender las pensiones.



El proceso

Como quedó demostrado a finales de marzo, el hecho de que los accionistas escojan un inversionista no garantiza que otros candidatos dejen de postularse para entrar a Avianca. Cuando la aerolínea le presente al juez de Nueva York el plan de reestructuración, cabe la posibilidad de que surjan nuevos interesados en el tema e, inclusive, que éstos se unan a los acreedores y le pidan al juez que elimine la exclusividad que tiene Avianca de presentar un plan de reestructuración.

Si no hay inconvenientes, el juez tiene 60 días para evaluar el plan de reestructuración y un mes más para que lo voten los acreedores. De todos modos, es tradicional que el juez tome en cuenta la recomendación de la empresa, pero también que le dé mucho peso a la evaluación que hagan los acreedores. Como dice un consultor aeronáutico "los acreedores en el proceso de Capítulo 11 tienen todo el poder, se vuelven para los efectos del juez en los dueños de la empresa".

Un punto que tiene Avianca a su favor para probar que es viable financieramente, es la evolución que ha tenido en sus indicadores desde que está en el Capítulo 11. Durante el primer trimestre de este año Avianca y Sam hicieron un juicioso ejercicio de reducción de gastos y costos y de incremento de ingresos. En el primer caso se logró una disminución de 7% frente a enero-marzo de 2003, y en el segundo un aumento de 21% en sus ingresos operacionales, que cerraron ese período en $461.799 millones.

Pero tal vez uno de los indicadores más importantes es su Ebitda (utilidades operacionales antes de depreciaciones, amortizaciones e impuestos). A marzo de 2003, cuando entró al Capítulo 11, tenía un Ebitda negativo de $46.515 millones, y en el primer trimestre de este año logró voltear este indicador y generar $63.724 millones de Ebitda. A su vez, pasó de perder $64.866 millones, a tener una utilidad neta de $46.937 millones.

Precisamente, el buen desempeño de Avianca ha llevado a los acreedores a decir que estarían dispuestos a quedarse con la compañía si no les gusta el inversionista que escoja Avianca, figura que se conoce como stand alone. La decisión no sería tan mala, porque algunos observadores de la industria consideran que la aerolínea podría salir a flote sin nuevas inyecciones de capital.

En esos términos, catorce meses después de entrar al Capítulo 11, parece que por fin el camino de Avianca se está despejando.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?