| 11/26/2004 12:00:00 AM

Avianca, a cerrar el contrato

Antes del 15 de diciembre, debe quedar firmada y cerrada la compra de Avianca. ¿Qué queda por hacer?

Germán Efromovich, el empresario boliviano dueño de un grupo petrolero en Brasil (Sinergy), con inversiones en la industria aérea de ese país, fue enfático con los accionistas de Avianca. Si el próximo 15 de diciembre el contrato de venta no está totalmente diligenciado y cerrado, no compra la aerolínea.

Después de haber triunfado ante la presión de los pilotos que no querían que se quedara con Avianca, parece extraño que sobre el proceso pese esta advertencia de Efromovich. Sin embargo, el aviso es claro y por eso los equipos jurídicos de la aerolínea, de Valores Bavaria y de la Federación de Cafeteros, sus accionistas, están corriendo para tener todo listo antes de esa fecha.

El primer paso se dio en la asamblea de Avianca del 19 de noviembre, que aprobó la emisión de acciones que se le entregarán a Sinergy, y una reforma de los estatutos. Lo acordado en esta asamblea debe ser aprobado por la Superintendencia de Puertos y Transporte, y una vez recibido este visto bueno, se hará la emisión de las acciones.

Por otro lado, la Federación de Cafeteros tiene que oficializar el acuerdo para comprarle a Valores Bavaria su parte en el crédito DIP por US$18,5 millones que le otorgaron a Avianca estos dos accionistas. El crédito dado por Valores Bavaria asciende a US$13,5 millones, y comprarlo les costará a los cafeteros US$6,5 millones. Cuando este acuerdo se protocolice, Valores le entregará a la Federación las acciones que tiene en Avianca, los derechos que tiene en los fideicomisos y en el crédito DIP. En ese momento, la Federación se vuelve acreedora de Avianca por US$18,5 millones (lo que compró y lo que había prestado), y con estos recursos capitaliza a la aerolínea, se libera de la deuda y en su lugar emite las respectivas acciones.

Además, se deben crear dos fiducias que serán las dueñas de Avianca. En ellas participarán Efromovich, con el 75% de la propiedad, y la Federación de Cafeteros, con el 25%. Esta figura se utiliza porque por ley un accionista -en este caso, la fiducia- no puede tener más del 94,9% de las acciones. De ahí que se requieran dos fiducias para repartir la propiedad.

Simultáneamente, se deben crear otras dos fiducias, una en Colombia y otra en el extranjero, por medio de las cuales se les harán los pagos a los acreedores.

Con estos trámites listos, Efromovich podrá empezar a girar los US$44 millones que fijó por la compra de la aerolínea. El día del cierre tendrá que hacer el primer desembolso por US$9,8 millones, de los cuales Avianca trasladará US$9,5 millones a las fiducias para empezar a pagarles a los acreedores.

En ese momento, que se espera sea a más tardar el 5 de diciembre (10 días antes del ultimátum), ya se podrá decir, sin temor a nuevas interferencias, que Efromovich es el nuevo dueño de Avianca.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?