| 3/16/2006 12:00:00 AM

Avianca y Aires dejan de hacerse pasito

Se acabó el 'pacto de no agresión' que había entre ambas. La primera volará a Ibagué y Neiva, donde reina Aires; mientras que la segunda va tras Manizales y Armenia, fortines de Avianca.

La valla apareció sorpresivamente hace unos días, sobre un edificio de la Carrera Quinta, una de las vías más importantes de Ibagué. En ella, Aires anuncia una tarifa única de $99.000 entre la capital del Tolima y Bogotá, o viceversa. La sorpresa radica en que el precio normal del tiquete era de $200.000, incluidos los impuestos, y como Aires hoy es la única aerolínea que comunica a Ibagué con Bogotá y con otras ciudades del país, la reducción en el pasaje, que muchos consideraban muy caro, fue acogida con satisfacción. Lo que muchos ignoran es que este anuncio esconde un capítulo más de la 'guerra' comercial en la que se están enfrascando las dos aerolíneas por un segmento del mercado regional del transporte de pasajeros.

La promoción de Aires no es gratuita. Se trata de la primera reacción ante el hecho de que Avianca haya solicitado a la Aeronáutica Civil permiso para operar a Ibagué y Neiva, desde Bogotá, a partir de abril próximo. De esta manera, amenaza el monopolio que durante muchos años ha ejercido Aires en estas dos rutas, gracias a las cuales la empresa tolimense logró la solidez comercial y financiera para expandirse a otras ciudades del país. A su vez, la jugada de Avianca ha sido calificada por los observadores del sector como una retaliación porque Aires comenzó a cubrir las rutas Bogotá-Manizales-Bogotá (a principios de este año) y Bogotá-Armenia-Bogotá (desde hace un mes), consideradas como fortines de Avianca, pues no tenía competencia. Esta disputa comercial entre las dos aerolíneas comenzó cuando Avianca cambió de dueño. Resulta que Julio Mario Santo Domingo -el anterior propietario de Avianca- posee el 40% de Aires, razón por la cual "existía desde hace mucho tiempo un acuerdo tácito de no agresión entre las dos compañías", según explicó una fuente muy cercana al empresario. Esta situación permitió que Aires se afianzara en algunos trayectos regionales, sin que tuviera una competencia directa de Avianca. Sin embargo, en 2004, cuando Avianca pasó a manos del grupo empresarial Synergy, de Brasil, las reglas de juego cambiaron.

La nueva administración de Avianca consideró importante no solo mantener la participación de la aerolínea en las rutas regionales, sino incrementarla. Para eso, compró los 10 aviones Fokker 50 (con capacidad para 52 pasajeros) que tenía en operación mediante el sistema de leasing, y concretó la traída al país de otros 10 Fokker 100 (jet para 97 pasajeros), dos de los cuales ya llegaron. Con los primeros cubrirá trayectos como los de Ibagué y Neiva con dos frecuencias diarias, y a donde Aires moviliza 65.000 y 90.000 pasajeros anuales respectivamente. Y con los segundos, destinos como Armenia, Pasto, Pereira, Manizales y Bucaramanga bajo la marca SAM. Las 8 aeronaves restantes irán llegando en el transcurso del presente año.

Aires, por su parte, previendo la nueva situación tras la llegada de los brasileños, decidió pegar primero entrando a Manizales y posteriormente a Armenia, adonde aspira volar todos los días, pues por ahora solo tiene permiso para operar martes, jueves y sábados. Para fortalecer su presencia en este mercado del Eje Cafetero, la compañía traerá al país otros dos aviones Dach 8, con capacidad para 50 pasajeros. Francisco J. Giraldo, presidente de Aires, explica que no es que haya existido un pacto como tal, sino que ahora el mercado está brindando nuevas oportunidades y que en el pasado, como sucedió en la Costa Atlántica, Aires compitió con SAM en algunas rutas regionales. "La competencia es sana y los usuarios deben tener algún tipo de alternativa. Esto no solo va en beneficio de la propia aerolínea sino del público en general, como sucede hoy en mercados que solo ellos atendían, como Manizales y Armenia", sostiene Giraldo. El directivo niega que la reducción de la tarifa entre Ibagué y Bogotá se deba a la eventual entrada de Avianca, sino que se trata más bien de un ajuste, concertado con los sectores, acorde con la situación económica del departamento que no está en su mejor momento. Fabio Villegas, presidente de Avianca, prefirió no pronunciarse sobre el tema.

Bienvenidos todos Esta competencia tiene felices a los usuarios de estas ciudades. Al igual que acaba de suceder en Ibagué con el anuncio de Aires de bajar su tarifa a Bogotá, Avianca también moderó las suyas en Armenia y Manizales. Los tiquetes bajaron, en promedio, de $205.000 a $160.000. Para Édgar Rodríguez, director regional de Fenalco, en Ibagué, toda la competencia es bienvenida. "La idea es que llegue con propuestas innovadoras para los usuarios y los empresarios, en especial, que son los viajeros más frecuentes de Aires en la capital del Tolima. Eso redunda en la mejora del servicio y en tarifas más asequibles", dice. Según el director gremial, en los últimos 5 años la infraestructura comercial de la ciudad se ha transformado con la llegada de grandes formatos como Makro, Éxito y Carrefour, con centro comercial propio. También se anuncia la llegada de Olímpica y HomeCenter. "Este crecimiento hace que la demanda de asientos entre Ibagué y Bogotá aumente constantemente", advierte Rodríguez. Félix García, el director regional de Camacol, también está optimista con la llegada de Avianca a Ibagué. Según sus cálculos, el costo por milla es menor entre Bogotá y Miami que entre Ibagué y Bogotá. "Es que $400.000 (ida y regreso) por solo 80 millas náuticas es una exageración. Haciendo el cambio de dólares a pesos, cada milla a Miami sale a $416, mientras que la misma milla a Bogotá, sale costando $2.000. Aunque suene increíble, aquí en el Tolima la principal competencia de Aires es Velotax, que mejoró el servicio y puso buses cómodos y muy competentes. Yo prefiero irme a Bogotá en mi carro que pagar esos $400.000". El presidente de Aires, por su parte, responde que las tarifas de la aerolínea no son exageradas y que están dentro del promedio internacional que manejan las compañías de segmentos intermedios. Según Giraldo, el precio del combustible, que el año pasado creció más del 50%, afectó los costos de la compañía. Además, explica, el costo de la operación de las turbinas es mayor en los trayectos cortos que en los largos. En Manizales, los usuarios también están sintiendo los beneficios de la competencia. Para Manuel Jaramillo, un cafetero de la región que viaja frecuentemente a Bogotá, la llegada de Aires hizo que las tarifas bajaran y Avianca mejorara el servicio. "Ojalá Aires acelere su entrada, para que opere la semana completa. Yo pienso, creyentemente, que no hay nada más sano que la competencia, pues ganamos todos". Por los lados de Neiva también hay entusiasmo con la llegada de Avianca, donde hace algunos meses solo 'gobernaba' Aires. Ariel Rincón, director ejecutivo de la Cámara de Comercio, dice que el mejor botón para la muestra lo representó la entrada de Satena, hace un año. "Esto hizo que Aires flexibilizara sus tarifas y que ambas aerolíneas se lanzaran al mercado a conquistar usuarios con ofertas y promociones", sostiene el dirigente.

En esta contienda comercial en ciudades donde solo reinaba un operador, los usuarios serán los más beneficiados. Ahora podrán disfrutar de tarifas más asequibles, un mejor servicio, una mayor oferta de sillas e itinerarios y una variedad de posibilidades para obtener descuentos y concretar convenios. Bienvenida la competencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?