Avianca - Aces: la integración

| 1/25/2002 12:00:00 AM

Avianca - Aces: la integración

El 31 de enero deben constituirse los dos patrimonios autónomos que recibirán el 75% de la propiedad de Aces y Avianca. Una sociedad gestora aterrizaría la integración.

Después de una intensa puja con las autoridades, en la que tardaron casi dos años para convencerlas de aprobar su integración, Avianca y Aces se enfrentan a una batalla decisiva: convencer a sus clientes de que la unión les va a ofrecer lo mejor de las dos compañías, y que el popular chiste según el cual el nuevo nombre de las aerolíneas va a ser Aveces es solo eso, un chiste.



La prueba de fuego está fijada para el 20 de mayo, fecha a partir de la cual debe empezar a funcionar el itinerario integrado. El libre endoso de tiquetes entre las aerolíneas (se incluye Sam, controlada por Avianca), la corresponsalía en los planes de viajero frecuente y la optimización del itinerario, para reducir la capacidad ociosa transfiriéndola a las rutas con mayor demanda de sillas, son algunas de las medidas que empezará a percibir el público.



Pero para que esto sea posible es necesario montar todo un andamiaje para que las compañías puedan funcionar coordinadamente y para que sus empleados se adapten a las nuevas exigencias que plantea la integración.



Por el momento, esta labor se está llevando a cabo por medio de un equipo de coordinación general presidido por Juan Emilio Posada, presidente de Aces, y del que también forman parte su vicepresidente de operaciones, Eduardo Lombana, el presidente de Avianca, Vytis Didziulis, y su vicepresidente técnico, Francisco Méndez. La consultora McKinsey está acompañando todo el proceso.



Sin embargo, este equipo es transitorio, mientras se define la figura por la cual se manejará la integración.



El esquema



En el documento presentado para estudio de las autoridades se hablaba de la creación de un patrimonio autónomo conformado por las acciones de Avianca y Aces, que sería manejado por una fiducia. Sin embargo, los asesores llegaron a la conclusión de que era mejor conformar dos patrimonios autónomos. De esta manera, se evita una posible lucha de poderes entre la Federación de Cafeteros y Valores Bavaria, porque con una doble estructura no hay mayoría accionaria y nadie tiene el control.



Además, al crear dos patrimonios autónomos se solucionan diversas complicaciones legales, derivadas de contingencias con los acreedores, y se da flexibilidad a la hora de una venta a un inversionista estratégico, ya que podría solo adquirir uno de los fideicomisos, si así lo prefiere.



Tanto Avianca como Aces transferirán el 75% de sus acciones a los dos patrimonios (repartidas en iguales proporciones). Por esta vía, también entrarán al negocio las compañías Sam, controlada por Avianca, y Watermark, sociedad panameña propiedad de Aces, que arrienda aeronaves y se las subarrienda a esta aerolínea (diagrama).



Se decidió no transferir el 100% de las acciones, debido a que la Flota Mercante Grancolombiana es dueña del 25% de Aces, y resulta que la totalidad de los activos de la Flota están vinculados al proceso de liquidación obligatoria. Por eso, incluir este paquete podría generar complicaciones al proceso.



Lo que se acordó, entonces, es que en el momento en que la Federación de Cafeteros pueda poner ese 25% adicional, Valores Bavaria también aumentará su participación en los fideicomisos.



Esto es así porque como la Federación fue en su momento accionista de la Flota, una reciente sentencia de la Corte Constitucional la obligó a suministrarle a la Flota temporalmente los recursos de las mesadas pensionales. Por esto, la Federación está evaluando la compra de los activos de esta empresa, entre los que podrían figurar las acciones de Aces.



La coordinación



La integración accionaria que se logra por medio de los patrimonios autónomos se va a llevar a la práctica por tres vías.



En primer lugar, cada patrimonio tendrá una junta directiva paritaria de 6 miembros, la mitad en representación de Aces y la otra de Avianca. En la práctica, los miembros serían los mismos para las dos juntas, y se encargarían de tomar decisiones estratégicas, como repartición de dividendos, inversiones, venta a un tercero y, en general, fijarán la orientación del negocio.



Pero el aterrizaje de la integración como tal estaría a cargo de una sociedad gestora, que se encargará de administrar los contratos de operación entre Avianca y Aces y de responder por los resultados financieros de la nueva compañía.



Está decidido que en esta sociedad los patrimonios autónomos no tendrán participación, con el fin de darles transparencia a las relaciones entre la gestora y las aerolíneas y evitar posibles conflictos con los accionistas minoritarios. Esto, porque la gestora recibiría ingresos de las aerolíneas y, si estuviera atada a los fideicomisos, estos recursos irían a parar a los accionistas mayoritarios.



El desafío



Si todo marcha según lo acordado, los patrimonios autónomos se deberán constituir el 31 de enero. Pero el desafío institucional todavía tendrá que resolverse, ya que implica la fusión de dos culturas organizacionales muy diferentes en una sola, que debe rescatar lo mejor de Aces y Avianca, y sepultar lo peor de cada una de ellas.



Entre las dos compañías tienen 5.325 trabajadores directos, que entrarán a un proceso de cambio cultural con Amauta, firma internacional experta en estos temas.



Korn Ferry Internacional hará una evaluación de ejecutivos y se contratará una firma de outplacement para ayudar al proceso de reducción y ubicación de personal que la integración hará necesario.



En últimas, los empleados son el contacto de las empresas con los clientes, y si no se les logran transmitir los nuevos valores institucionales de la empresa integrada, los esfuerzos de Avianca y Aces por posicionarse como la mejor alternativa para el mercado serán en vano.



Los ahorros de la fusión



(US$ millones) Concepto Rango de ahorros

Red de itinerarios                         23 - 38

Iniciativas de ingreso                    19 - 30

Operaciones                              4,1 - 9,4

Mercadeo/ventas                       4,4 - 9,4

Soporte                                   7,7 - 12,1

Total                                      58,2 - 98,9







Beneficios para el usuario

Obtención de los pasabordos anticipados hasta sus destinos finales en cualquiera de los puntos que conformarán la red de rutas Avianca, Aces y Sam, y registrar el equipaje para todo el trayecto.

Utilización de todos los puntos de atención de las tres aerolíneas, salas de espera, salones VIP, mostradores, puntos de información y mostradores de conexión.

Asignación de puertas de abordaje cercanas para facilitar el desplazamiento de los pasajeros, de acuerdo con las disponibilidades de los aeropuertos.

Acumulación de puntaje y redención de premios en los Programas de Viajero Frecuente de Avianca, Sam y Aces. La idea sería tener con el tiempo un programa único.

Mejoría en la red de servicios y puntos de atención en ventas, asesoría en los planes de viaje y de obtención de tarifas.



Peligros



Que la integración pueda ocasionar abusos de posición dominante en materia de tarifas, sobreventas y retrasos. Sin embargo, la Aeronáutica Civil será la encargada de evitar que se presenten estas prácticas.



Beneficio para las aerolíneas

Las eficiencias para las compañías, que estarían entre US$58 y US$98 millones en el primer año de operación conjunta, están concentradas en cuadro grandes áreas:

Administrativa: eliminación de duplicidad de funciones y contratación conjunta de equipos de sistemas y otros insumos, contrataciones conjuntas, seguros, servicio de mantenimiento y arrendamiento de aeronaves.

Operaciones: adquisición conjunta de combustible de aviación y de servicios a pasajeros, eliminación de atención en aeropuertos, contratación conjunta de servicios de asistencia en tierra.

Mercadeo y ventas: eliminación de oficinas de venta duplicadas, consolidación de la fuerza de ventas, integración de los centros de atención telefónica, contrato conjunto de publicidad, renegociación de venta con tarjeta de crédito, disminución de costos de distribución.

Transferencia de mejores prácticas: Aces transmitiría su tecnología para el manejo del inventario de sillas, administración de los aviones en tierra, atención en los mostradores y tiempo de salida de los aviones.

Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.