| 4/28/2016 12:00:00 AM

¿Cuánto durará la disparada de la bolsa colombiana?

La Bolsa arrancó bien 2016 por compras de los fondos de pensiones. No obstante, incertidumbre fiscal, petróleo y tasas de interés podrían frenar la recuperación.

Contrario a lo que muchos expertos esperaban, 2016 ha sido un año bueno para las acciones. No solo se recuperaron sus precios, sino también los volúmenes diarios de transacción. Desde el pasado 7 de diciembre, cuando el índice Colcap tocó su punto más bajo de los últimos 6 años, se ha registrado una mejoría de 30%. Algunas acciones como las de Bancolombia y Cementos Argos han subido más de 25% y la de Cemex Latam Holdings 39%.

Quienes eran pesimistas con la Bolsa, creían que no iba a recuperarse pronto por la devaluación, el bajo precio del petróleo y la incertidumbre fiscal. En otras palabras, que los factores externos iban a continuar golpeando las acciones, al igual que en 2015.

Aunque la cotización del dólar siguió alrededor de los $3.000, el petróleo se mantiene por debajo de su promedio del año pasado (US$33 por barril vs. US$47) y aún no se sabe nada de la tributaria, las acciones comenzaron 2016 con el pie derecho y los analistas atribuyen este buen comportamiento a los fondos de pensiones. Estos fondos han sido los grandes protagonistas debido a que cuentan con amplios recursos de sus afiliados ($166 billones) que deben invertir mensualmente, pero desde hace tres años se habían salido de las acciones locales porque ya estaban llegando a los topes permitidos, lo que empujó los precios a la baja.

“En el pasado, los fondos de pensiones compraban con la expectativa del crecimiento que podían lograr con las acciones y ahora lo hacen porque consideran que están baratas y, por eso, llevan unos cuatro meses comprando, lo que ha ayudado a subir los precios”, explica César Cuervo, de Credicorp.

Pero además de los fondos de pensiones, hay otros actores que están ayudando a la Bolsa y son los inversionistas extranjeros. Estos llegaron en 2012 y ayudaron a compensar la salida de las AFP, pero desde el año pasado se empezaron a salir de Colombia y del resto del mundo emergente ante el temor de un aumento en las tasa de interés de Estados Unidos. Como este escenario no se concretó con la fuerza que se preveía y, por el contrario, la Reserva Federal ha dado señales de que no va a realizar un aumento abrupto de las tasas, los inversionistas internacionales han regresado a los mercados emergentes, empujando así los precios de las acciones.

Presiones bajistas

La pregunta que viene ahora es si el buen desempeño de la bolsa, que también se está presentando en el vecindario –incluso en Brasil, en medio de una tremenda crisis política– se va a mantener el resto del año.

La respuesta de expertos como los de Credicorp y Bancolombia es que, si bien 2016 va a terminar con precios al alza frente a 2015, la valorización no va a estar alrededor de 30%, como se vio hasta el primer trimestre, sino en 5%, según Credicorp, y en 9,6%, de acuerdo con Bancolombia.

Su argumento para prever una menor valorización radica en que aún hay una elevada incertidumbre sobre factores que afectan el desempeño del mercado bursátil. Uno de ellos es el petróleo, cuyo precio ha sido fundamental para el rumbo de las acciones (ver gráfico). Si bien las petroleras cada vez pesan menos en el cálculo del índice Colcap, el crudo sí afecta directamente el precio del dólar.

“A medida que el petróleo se acerca a los US$45 por barril, vuelve a ser rentable para los productores no convencionales estadounidenses y eso podría extender por un año más la tan esperada caída de la producción en Estados Unidos”, aclara Daniel Guardiola, de Larraín Vial. Además, hay otros factores que pueden hacer que la cotización del crudo no suba, como la desaceleración de China y el aumento de la producción de Irán.

Otros dos elementos que juegan en contra de las acciones colombianas son las tasas de interés internas, que están al alza por cuenta de la lucha del Banco de la República contra la inflación, y la incertidumbre fiscal. “Muchas empresas tienen frenados sus planes de inversión porque aún no saben qué va a pasar con la tributaria y si se va a hacer en uno o dos tiempos. En el primero, para tapar el hueco fiscal que dejó la caída de los ingresos petroleros y, en el segundo, para financiar el posconflicto”, agrega Guardiola y explica que, debido a que la paz no se firmó en marzo, ahora no existe un plazo máximo para que se llegue a ese punto, pero sí se sabe que la tributaria se debe aprobar antes de terminar el año para no perder el grado de inversión. Esto implica que la incertidumbre fiscal se puede ampliar hasta el año entrante, dado que aún no se sabe cuánto va a costar la paz.

Lea también: Dinero de las pensiones estaría entrando a la bolsa colombiana.

En eso coincide Cuervo, para quien el proceso de negociación con la guerrilla se volvió un tema vital desde el punto de vista económico ante la amenaza de una descalificación, pues se tiene la idea de que si no avanza la paz tampoco lo va a hacer la tributaria.

A esta situación se suma la expectativa de un menor crecimiento del PIB este año, razón por la cual los expertos consultados consideran que el rumbo de las acciones nacionales cada vez va a depender menos de lo que hagan las empresas –que en su mayoría están más diversificadas y haciendo negocios afuera– y más de lo que pase con las finanzas del país y con temas externos como el petróleo y las tasas de la FED, factores que están fuera de su control.

Lea también: 5 claves para entender por qué las acciones colombianas están subiendo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?