Augusto López, venture capitalist

| 10/22/1999 12:00:00 AM

Augusto López, venture capitalist

¿Qué hace hoy el ejecutivo colombiano que llegó a concentrar más poder que ningún otro en la historia del país?

El 2 de noviembre, Augusto López Valencia cumplirá nueve meses de haber abandonado uno de los cargos con mayor poder en el país: la presidencia del Grupo Empresarial Bavaria. Desde cuando presentó su renuncia, la vida de este ejecutivo ha tenido un giro radical. Cambió las calles de Bogotá por las de Miami y su corte de escoltas y carros blindados por una bicicleta.



Lo que se mantiene intacto es su liderazgo empresarial, solo que ahora no lo ejerce para realizar alianzas con grandes compañías, sino para asociarse con empresas que apenas están naciendo, pero con gran proyección. Sus socios ya no son experimentados ejecutivos, sino estudiantes que apenas superan los 24 años.



Es obvio lo que pueden ganar estos jóvenes al asociarse con quien fue catalogado en su momento como el empresario del año: capital y experiencia. Pero, ¿por qué estaría interesado López en asociarse con ellos? Porque representan la oportunidad para que este veterano empresario entre en la nueva onda de creación de riqueza que apenas está entrando a Colombia: el capital de riesgo. Esta figura no consiste otra cosa que apostarles a los negocios del futuro sin esperar retornos inmediatos en el corto plazo, pero sí grandes rentabilidades en el futuro. Este modelo soporta el auge de las empresas de tecnología de los últimos años en Wall Street y, de repente, se podría replicar en Colombia.



En esta nueva empresa lo acompañan su hijo Jaime López, Luis Gabriel Botero, uno de sus amigos más cercanos, inversionistas del Grupo Empresarial Antioqueño y Juan Diego Fajardo, el recién nombrado gerente de Mercuriu's Ventures. Esta empresa es la que va a administrar los fondos de capital de riesgo.



Por el momento solo han abierto un fondo, que se nutre de los recursos que tenían en el Fondo Colombia las tres incubadoras de empresas que hay en el país y de los captados entre inversionistas institucionales y extranjeros. Ya han recibido recursos de Estados Unidos y Venezuela, pero es posible que a la fecha del cierre del fondo (30 de noviembre) lleguen inversionistas de otros países. En total, esperan recaudar $30.000 millones.



Esta suma se invertirá en empresas que están despegando, con énfasis en aquellas que se apoyen en nuevos medios y tecnologías como internet. La idea es que Mercuriu's Ventures asuma el control de las empresas, ya sea por mayoría accionaria o por común acuerdo con los socios, y que se involucre en el manejo de las empresas.



El fondo ya tiene "en remojo" más de 30 proyectos en Bogotá, Medellín y Bucaramanga. El presupuesto es que el 70% de los proyectos que se desarrollen estén en Colombia, el 20% en Latinoamérica y el 10% en el sur de Estados Unidos.



Los primeros en la lista



V-factory, la empresa de ideas virtuales de tres estudiantes de la Escuela de Ingeniería de Antioquia, que se gesta hoy en la Incubadora de Empresas del mismo departamento, fue la elegida para la primera inversión. "La idea era tan buena que ni siquiera esperamos a recoger todo el dinero del fondo. Era una empresa demasiado innovadora que necesitaba un impulso", dice Jaime López, quien en los ratos libres que le deja la gerencia de Shellmar, le dedica tiempo a materializar la visión que tuvo junto con su padre.



El fondo compró el 50% de V-factory. El precio que pagó es un misterio. Según López, "el precio estimado por ellos fue $600 millones, pero no necesariamente fue el que pagó el fondo. Pudimos haberla comprado más barata", confiesa.

Uno de los productos de V-factory es get-a-plus.com, un web site muy exitoso que les sirve a los estudiantes para resolver sus tareas y que hoy, según Juan Diego Fajardo, gerente de Mercuriu's, "es la quinta página más visitada del país sin haberse lanzado oficialmente. Hicimos un estudio de factibilidad, de flujo de caja y dio que la compañía era sumamente atractiva. Además, es un muy buen ejemplo de las empresas a las que les estamos apuntando". Estiman que a más tardar en 4 ó 5 meses van a tener 1,5 millones de usuarios, lo que "nos ubica entre los más grandes en Colombia, en cuanto a portales", afirma Fajardo.



Un sueño



Mauricio Restrepo, Hernán Jaramillo y Felipe López, los jóvenes socios de Augusto López, nunca se imaginaron que podían llegar a aliarse con el que fuera el ejecutivo más poderoso del país. Ni siquiera cuando empacaron sus maletas y se fueron a entrevistar con él en Miami.



Ahora, López y su equipo cercano se van a involucrar de manera directa con la compañía, aportándole el know-how y la experiencia de haber manejado un grupo que bajo su administración registró ventas cercanas a los US$6.000 millones anuales.



Este, sin lugar a dudas, va a ser uno de los negocios con mayor crecimiento y con el apoyo decidido de Augusto López, un hombre que como ha dicho en otras ocasiones cumple "todo aquello que se ha propuesto", el éxito es casi una garantía. "Veo el negocio con mucho optimismo, es algo muy útil para la gente de Colombia. Hay personas con muchas ideas que no habían encontrado recursos para sacarlas adelante", afirma Augusto López Valencia.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.