| 2/4/2016 12:00:00 AM

Aquiles sigue con la las botas puestas y con miras a la expansión

Una estrategia empresarial clara y la devaluación del peso han puesto a Aquiles a registrar crecimientos en ventas superiores a 35%. Entre sus metas está llevar este calzado colombiano a Guatemala, Perú, Ecuador y Bolivia.

Aquiles quiere seguir pisando fuerte en el negocio de las botas y el calzado. La empresa bogotana, creada en abril de 1990 por Aquiles Ricardo Jiménez, cuenta hoy con 130 tiendas y planea llegar a 300 en 2020.

“Eso quiere decir que debemos abrir una tienda cada 10 días (en promedio), eso es un reto muy grande”, asegura el director de expansión de Aquiles, Néstor Ortega.

Pero los planes no paran ahí. Entre los objetivos para este año también está llegar a los mercados de Guatemala, Perú, Ecuador y Bolivia, países que tienen algo en común: segmentos muy importantes de su población que habitan en ciudades de clima frío, lo que favorece la venta de botas femeninas, la gran especialidad de la compañía.

Entre los objetivos de la fábrica de calzado también está conquistar el difícil mercado costeño de Colombia. Es una apuesta compleja, pues para cumplir con este propósito será necesario introducir nuevas líneas con materiales y modelos especialmente diseñados para climas cálidos. “No nos podemos sustraer de la importancia que tiene la Región Caribe. Por ello queremos apostar fuerte en mercados como Barranquilla, Valledupar, Santa Marta y Cartagena”, dice Ortega. A todo esto se suma la intención de aumentar su participación en el mercado del calzado masculino. Hoy, 70% de las ventas se deriva del segmento femenino “y queremos entrar fuerte a competir con calzado de calidad para hombres”.

Todas estas noticias y planes no serían tan relevantes si no fuera porque la industria del calzado nacional pasa por uno de sus momentos más difíciles. Según el más reciente informe sobre esta industria divulgado por el Dane, entre enero y noviembre de 2015 la producción de calzado se contrajo en 6,3%, una tendencia que se repitió en la última década, en buena parte por la invasión de calzado chino a muy bajos precios. “Algunos pares llegan a US$0,14”, explica el presidente de Acicam, Luis Gustavo Flórez.

Entonces, ¿cómo lo logra Aquiles? La respuesta parece estar en la calidad y la estrategia comercial. Y para hablar de esas dos variables es necesario mencionar el capítulo más complejo que ha vivido la empresa en estos casi 26 años de existencia. “Entre 2004 y 2005 enfrentamos una situación muy complicada, debido a que utilizamos un material sintético que trajimos de China y que prometía ser una gran oportunidad comercial. El material no funcionó. La gente venía a las tiendas con botas que tenían 5 o 6 años y estaban casi intactas y las botas con el sintético no habían durado ni un mes. Fue algo difícil porque estaba en juego la reputación de la empresa”, cuenta Ortega.

Desde ese momento, Aquiles mejoró el proceso de fabricación y compra de materiales y cada adquisición que se realiza en China es precedida de pruebas de calidad y resistencia. Otra clave de éxito fue reposicionar la marca entre el público joven. “En nuestros locales no era posible encontrar clientes jóvenes, la mayoría eran señoras de cierta edad, que siempre han sido importantes, pero no suficientes para cumplir nuestras metas”. Es en ese momento que la empresa renueva el logo y le mete más color a sus colecciones.

Otra de las estrategias de la empresa es abrir espacios comerciales en municipios donde no es rentable abrir una tienda, pero sí un punto de distribución autorizado. “Le pongo un ejemplo. En Pacho, Cundinamarca, la población no da para un local propio. Entonces buscamos un local comercial de ropa y negociamos con el dueño para que vendiera nuestros productos. Con esa estrategia nos ha ido muy bien y pensamos ampliarla a más municipios”, cuenta el ejecutivo. Del mismo modo, se buscan alianzas con portales web, como Dafiti, y firmas especializadas en franquicias para apertura de tiendas en el exterior.

Los resultados de estas estrategias parecen evidentes. La compañía ya produce un millón de pares de zapatos y botas; en 2015 sus ventas crecieron 20% y para este año se calcula que la variación podría ser de 35%, cifras que otros sectores pueden ver hoy con envidia.

Aquiles Ricardo Jiménez, dueño y fundador de esta empresa, demuestra que con voluntad y persistencia es posible seguir en el negocio. Fiorenzi, con más de 100 tiendas en Bogotá, es otra de las marcas de este empresario bogotano que inició su camino con un crédito de $15 millones y maquinaria prestada.

Con los pies en la tierra

Algo bueno está pasando en la industria del calzado. Aunque no se puede hablar de una época dorada, sí se puede afirmar que hay futuro para seguir el camino. Según el presidente de Acicam, Luis Gustavo Flórez, con la nueva tasa de cambio, sumado a mejores niveles de innovación y la ayuda de ProColombia, ya hay 85 empresas del sector reiniciando procesos de exportación.

“Compañías como Mario Hernández, Bosi, Vélez, Mussi y Aquiles van por buen camino. Aquí lo importante es que el Gobierno mantenga su política de protección arancelaria y que impida fenómenos como la triangulación entre países y la elusión”, dice Flórez.

Según datos del mismo gremio, unas 300 empresas de calzado realizan exportaciones en la actualidad, entre las que se destacan: La Maravilla, Croydon, Cueros Vélez, Calzado Jovical, Vivaldi, Imacal y Calza 3 S.A. En cuanto a manufacturas en cuero aparecen en los primeros lugares Manufacturas Cassani Ltda., Baumler, Manufacturas de Cuero Beltman Ltda., Articur Ltda, Limón Piel y Zuha.

Lea también: Gerente de Bosi: "La inflación genera atención especial"

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?