| 7/1/1993 12:00:00 AM

Aprenda a regañar

Los gritos no imprimen respeto. Controle sus emociones; no deje que los demás las controlen por usted.

Usted es una persona calmada normalmente, pero algunos hechos lo hacen estallar invariablemente. Si usted es capaz de identificar esos hechos, podrá empezar a controlar sus reacciones. Si sus subalternos lo ven actuar irracionalmente ante una nimiedad, su poder e influencia y el respeto que le tienen se menoscabará. Las pataletas no contribuyen en nada al profesionalismo de su trabajo y a su posición.

Los profesionales que dicen palabrotas en sus ataques de ira demuestran su inestabilidad emocional. El hombre o la mujer a quien se le aguan los ojos ante la menor contrariedad o discusión en el trabajo, está poniendo en peligro su carrera. Todos tenemos derecho a llorar en el trabajo, pero con la puerta cerrada.



A continuación tenemos 15 acciones provocadoras de enojo en el trabajo. Identificarlas es el primer paso para controlar reacciones irracionales.

1. jefe o colega critica constantemente su apariencia.

2. Lo dejan plantado en una cita.

3. Usted es criticado en forma injusta, sin oportunidad de responder.

4. Le mienten deliberadamente.

5. Usted se da cuenta de que su secretaria o subordinados son descorteses.

6. Observa a un colega violar flagrantemente reglas establecidas.

7. Lo "encartan" con la "carpintería" del trabajo.

8. Trabaja con alguien que rehúsa admitir sus errores.

9. Negocia con alguien que constantemente interrumpe en medio de reuniones y conversaciones.

10.Trabaja con alguien que termina las frases por usted.

11 Trabaja con gente que llega tarde invariablemente.

12. Escucha charlas incesantes sobre asuntos que no tienen nada que ver con el trabajo.

13. Traicionan su confianza.

14. Alguien lo hace parecer tonto, inepto o mal informado en frente de otros.

15 . Su jefe o un colega lo hace callar en frente de terceros o descalifica sus opiniones en forma despreciativa.



Hay varios métodos para manejar su ira en el trabajo, al tiempo que se

mantiene la apariencia profesional y el respeto hacia los demás.



1. La cara de piedra

En lugar de actuar a la defensiva o ponerse furioso, no reaccione en absoluto. Mantenga todos los efectos de la ira guardados. Recuerde a excelentes actores como Richard Burton o Clint Eastwood. No mueven un músculo de la cara, pero expresan todo. Mientras menos diga, mucho mejor. Por supuesto, usted no puede guardarse la rabia indefinidamente. No es saludable. Pero-escoja la manera correcta de expresarla. Arrégleselas con el ofensor en privado, haga ejercicio o confiésese con un amigo que no trabaje con usted.



2. La cara de santo


A veces, en un ataque de ira, se reacciona demasiado rápido. El individuo no se detiene a escuchar o a dejar que los demás terminen de expresarse. Si usted logra ser paciente y esperar el momento adecuado, el enojo puede ser perfectamente dirigido y canalizado efectivamente. El lenguaje corporal puede de todas maneras mostrar que usted está enojado, pero si deja que pase un lapso de tiempo hasta que dé una respuesta verbal, se crea una imagen de fortaleza. Da la apariencia de que usted tiene el control de la situación.

El viejo truco de contar hasta diez puede ser muy efectivo. Siéntese o párese perfectamente derecho. Mire a 1. persona a los ojo - sin pestañear por varios segundos. Cuando comience a hablar, hágalo despacio y en voz baja, sopesando cuidadosamente sus palabras.

Haga que los otros tengan que hacer un esfuerzo para escucharlo. El ambiente se enrarecerá y su oponente se sentirá muy incómodo. Si su oponente es su jefe, la misma táctica le ayudará a mantener la dignidad.



3. La cara de payaso

A menudo, usted puede ayudarse poniendo la situación en perspectiva. Deténgase y dígase a sí mismo: "no es para tanto". Mezclar un poco de humor con su actitud y con las circunstancias le ayudará a sentirse mejor.



Hay trucos que le pueden ayudar a controlar su enojo.

1. Reconozca que una discusión acalorada no hace cambiar de opinión a nadie, pues ninguno de los dos lados está escuchando al otro.

2. Sea analítico con el comportamiento de los demás. Todo el mundo tiene alguna razón para tener comportamientos que a usted le parecen irracionales, infantiles, o simplemente estúpidos. Pregúntese cuáles pueden ser las justificaciones de la otra persona.

3. Admita que a usted no lo hacen enojar: usted se enoja. Usted es la única persona que controla sus emociones. Usted se perjudica cediéndole ese control a los demás.

4. Mientras más tiempo usted conserve la calma y el control, mayores posibilidades tiene de ganar. La ira se atraviesa en el camino del pensamiento racional e impide razonar para ganar.

5. Sea un observador de su propia vida. Observe lo que le sucede a usted en forma objetiva. Evalúe sus reacciones. Determine qué hará mejor la próxima vez.

6. Empiece a responderle a la gente. Deje de reaccionar. Piense con el cerebro, no con el estómago.

7. Aléjese de la gente que le toma del pelo, y que lo hace constantemente.

8. Cuando una persona se ha hecho acreedora a su rechazo, no dude en darle lo que se buscó.

No permita que esa persona tenga acceso a usted.



Ahora, hay situaciones en las que una expresión de ira puede ser apropiada:

1. Usted ha examinado la situación objetivamente y ha analizado los hechos en forma desapasionada.

2. Le ha dado a la otra persona una oportunidad de explicar el comportamiento que lo ha enojado.

3. Usted ha formulado las suficientes preguntas como para saber qué está pasando.

4. Usted está decidido a no utilizar ataques personales porque sabe que este tipo de críticas podrían perjudicar en forma permanente su relación con la persona en cuestión.

5. Usted cree que la otra persona necesita ver su enojo y que ello beneficiará la relación.

6. Su ira está dirigida contra un daño o una injusticia cometida contra otros que no pueden defenderse, y su objetivo final es que se haga justicia, no venganza.

7. Usted no se siente personalmente atacado ni perjudicado.

8. Usted comienza a hablar enfocándose en su enojo -"Estoy enojado..." en lugar de enfocar la discusión en lo que la otra persona ha hecho para despertar su ira.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?