| 3/14/2008 12:00:00 AM

Apagón en la región

Malos augurios para la generación eléctrica de América Latina: no hay agua, no hay gas y los precios del petróleo siguen por el cielo. ¿Se apagará la región?

El fenómeno climático de La Niña tiene en serios apuros energéticos a un grupo de países de América Latina. Las agudas sequías han llevado los embalses a niveles históricamente bajos. A este problema se le suman el aumento en la demanda de electricidad, los problemas de abastecimiento de gas y carbón y los altos precios del petróleo, los cuales han elevado el costo de la generación termoeléctrica.

Esta situación hace tambalear desde sus bases el modelo energético regional. Su capacidad instalada depende en un 52% de las centrales hidroeléctricas y en un 45% de las térmicas que funcionan con gas, carbón o diesel.

Por ahora los más preocupados son los países del Cono Sur, que tendrán que prepararse para enfrentar la demanda pico del invierno austral que ya se avecina.

Las soluciones para evitar un apagón regional y sus consecuencias económicas son variadas. Van desde integrar los sistemas eléctricos entre países, a usar energías alternativas como la nuclear. Por supuesto, la implementación de un nuevo modelo energético no sólo es costoso sino que se toma cuanto menos dos años. Entonces, ¿qué queda? Como se ve el panorama, irremediablemente las soluciones van a llegar tarde.

¿Qué está pasando?

En Chile, un país que depende en un 60% de la generación hidroeléctrica, las pocas lluvias de 2007 dejaron un déficit de 40% en el agua en los embalses. Las termoeléctricas chilenas también se encuentran en aprietos debido a la baja en los envíos de gas desde Argentina y a los elevados precios del petróleo que enfrenta el país al importar el 90% de este combustible.

Argentina también enfrenta serios problemas de abastecimiento de gas, ya que se espera que la oferta boliviana sea insuficiente para atender la demanda de ese país y de Brasil en el invierno.

Brasil también se está secando. En el sureste y centro sur del país ha llovido muy poco, por lo que el riesgo de racionamiento está latente. Al igual que en Chile, las termoeléctricas fueron accionadas a su máxima capacidad, debido a que los embalses llegaron a su nivel más bajo a finales de 2007.

Nicaragua ve con preocupación que produce la energía eléctrica más costosa de Centroamérica, porque el 80% de su energía se genera con costosos derivados del petróleo.

De todo este panorama, lo que queda claro es que la probabilidad de que haya un racionamiento es elevada. Esto naturalmente traería problemas en la producción. Pero además, el uso de fuentes de energía más caras aumenta los costos de producción de las empresas y afecta la productividad.

Para solucionar los problemas hay algunas medidas. Chile tiene listo un proyecto para construir cinco hidroeléctricas en la Patagonia. Para el corto plazo, bajó el voltaje transmitido 10%, extendieron el horario de verano y pactaron con los agricultores compartir el agua de riego para generación de energía. Brasil anunció que construirá tres hidroeléctricas con Argentina y dos con Bolivia, y tiene el compromiso con Bolivia de invertir hasta US$1.000 millones para aumentar la producción de gas en ese país.

Argentina, Brasil y México son los únicos que se le han medido al tema de la energía nuclear con dos reactores nucleares cada uno. Argentina tiene un reactor más en construcción y Chile está considerando la construcción del primero.

Nicaragua divulgó que en el primer semestre del año entrarán a funcionar dos plantas procedentes de Venezuela, mientras que el gobierno desarrolla fuentes de energía renovables en los próximos cinco años. Por otro lado, en 2008 terminará de construirse el Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (Siepac). La red de transmisión va desde Panamá hasta Guatemala, con interconexiones hacia México, Belice y Colombia.

Colombia

Colombia no tiene ningún riesgo de desabastecimiento energético, dijo Lucio Rubio, director general de Endesa en Colombia. De una parte, el cubrimiento de la demanda está garantizado hasta 2012. "Se espera que con los nuevos proyectos de generación, que se van a presentar en los próximos meses a través del nuevo esquema de subastas de energía, se pueda garantizar el suministro de energía que el país requiere a futuro, del año 2015 en adelante", aseguró.

Por otra parte, resaltó que el país cuenta con dos grandes recursos para garantizar el suministro, como lo son el agua y el carbón: "Se tiene un gran potencial hídrico y una de las principales reservas de carbón en el mundo, cercano a las 6.000 millones de toneladas. El grupo Endesa ha previsto inversiones superiores a los US$1.500 millones, hasta 2015, para llevar a cabo planes de expansión que contribuirán a garantizar la energía en el país".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?