| 4/11/2008 12:00:00 AM

Animación el salto a la fama

La producción audiovisual es uno de los sectores que se ha identificado como de mayor potencial de exportación, por el talento y la creatividad que existe en el país. Sin embargo, faltan condiciones para desarrollarla.

La crisis que generó el traslado a Buenos Aires de una parte de los estudios que tenía Disney Channel en Miami se convirtió en una oportunidad para Felipe Betancurt. Este publicista colombiano llevaba varios años con la compañía, y ante el traslado de la firma decidió regresar a Colombia y aplicar lo aprendido para iniciar un negocio por cuenta propia, que hoy se inscribe en uno de los sectores con mayor potencial de desarrollo en el país: la animación en tercera dimensión (3D).

Betancurt volvió a su natal Medellín en 2003 para fundar Sky-Branding, empresa que provee servicios de animación en 3D para el país y el exterior y que hoy se precia de tener entre sus clientes internacionales a canales como Discovery Kids, Nickelodeon y Disney Channel.

Como Sky Branding, hoy operan alrededor de 50 empresas entre medianas, pequeñas y microempresas, que se miden en el competido mercado de la producción audiovisual. La característica central: el elevado uso de mano de obra calificada, entre la que se cuentan publicistas, arquitectos, diseñadores gráficos, comunicadores sociales e ingenieros industriales.

Estas firmas se han especializado en crear piezas audiovisuales publicitarias con personajes que tienen movimiento en tres dimensiones o en desarrollar proyectos urbanísticos que muestran todas las características interiores y exteriores de un inmueble. Un tercer enfoque tiene que ver con la creación y desarrollo de cortometrajes animados o de personajes para series de televisión.

Los dos primeros sectores son los que mayores ingresos generan a estas compañías -en promedio, entre el 80 y el 90 por ciento-, mientras que el último genera -al menos por ahora- más satisfacciones personales que económicas.

Alto potencial

Un estudio realizado por el profesor de la Universidad Eafit, Sascha Furst, sobre cadenas con potencial de agregación de valor en Colombia, señala justamente que este es uno de los sectores que tiene el país para convertirse en proveedor del cluster de animación para publicidad o películas para Hollywood.

Se estima que el sector de servicios creció en el último año a una tasa promedio del 14 %, siendo los países desarrollados los más dinámicos en esta industria. A la cabeza de los exportadores de servicios están la Unión Europea, con ventas mundiales por US$480.000 millones, Estados Unidos, con US$354.000 millones y Japón, con US$107.000 millones.

Un informe de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, Uctad, divulgado a finales de 2007, destaca que Colombia se ha convertido en importante proveedor de producciones audiovisuales como telenovelas, cortos y comerciales publicitarios, pero advierte que para lograr un mayor desarrollo, debe trabajarse en promover del talento local, una reducción de impuestos o el otorgamiento de créditos blandos para facilitar la compra de tecnología con destino a este sector.

"No se trata de competir con Hollywood, pero sí de proveer algunos servicios muy especializados de producción audiovisual en los que estas empresas colombianas han logrado un importante desarrollo", asegura el consultor Carlos Ronderos, quien hace parte con Furst de los investigadores que elaboran la nueva apuesta para que el sector privado identifique nuevos sectores que apunten a una transformación productiva del país.

Alejandro González, socio de Zerofractal, que desarrolló para Alpina una campaña de frutas en tercera dimensión y la de expectativa del Factor Xs de RCN -con animalitos que cantaban música popular-, asegura que "hoy en la parrilla publicitaria la animación es un rubro muy limitado, al igual que la producción para series de televisión o para cine, porque toma mucho tiempo". Sin embargo, coincide en que hacia allá se moverá el mercado.

Lo mismo opina Wilson Gómez, socio de Efe-X, un estudio especializado en la postproducción de comerciales, cortometrajes y películas y quien asegura que la animación constituye un buen filón de negocios.

Los servicios que hoy están prestando estas empresas a importantes canales de televisión paga y a productores de cine y televisión de Estados Unidos hacen parte de la etapa de preproducción e incluyen la elaboración de bocetos de los personajes -con base en guiones suministrados-, un análisis del personaje y la elaboración del mismo en tercera dimensión, con sus estructuras geométricas y óseas, que permiten la animación. La fase de producción, que incluye la animación dentro de la serie, es un proceso que normalmente se realiza en países asiáticos donde el costo de la mano de obra es más bajo.

Felipe Betancurt señala que el talento y la creatividad de los colombianos son factores determinantes para que los grandes productores de Estados Unidos o Canadá hayan puesto sus ojos en empresas colombianas. Sin embargo, considera que estos atributos deben ser mejor aprovechados por las compañías para abarcar las otras etapas del proceso, es decir la elaboración de los guiones y generación de contenido audiovisual y la producción y postproducción de las series o películas.

Alejandro González, de Zerofractal, asegura que por requerir tantos procesos, la producción audiovisual ofrece un amplio espacio para las compañías colombianas que han sabido entrenar a sus colaboradores.

Sin embargo, Wilson Gómez, de Efe-X sostiene que no se puede pensar, al menos por ahora, en que el país tiene cómo hacer la producción de películas o series animadas, ya que requieren un manejo intensivo de mano de obra.

Estímulos, en la mira

Más capacitación y mejores condiciones para exportar servicios son los temas críticos en el desarrollo del potencial que tiene el sector de producción audiovisual en el país. Alejandro González, de Zerofractal, considera que el país carece de programas dedicados a la formación en esta disciplina, que ha llevado a muchos profesionales a buscarla en otros países o a recurrir incluso a la 'metodología autodidacta' para mejorar su entrenamiento. En el tema de exportación de servicios, la queja recurrente apunta a los excesivos trámites y la falta de estímulos.

Este problema, sin embargo, está en proceso de superarse mediante un proyecto de decreto que estudian la Dian y el Ministerio de Comercio para extender los beneficios del Plan Vallejo a todo el sector de servicios.

Pero, también está la competencia informal, un tema que se podría solucionar con un mayor desarrollo de las empresas legalmente constituidas, que podrían terminar absorbiendo esta mano de obra calificada que trabaja desde la casa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?