| 4/11/2008 12:00:00 AM

Alternativa verde

el mercado del carbono está creciendo como alternativa de ingresos para países emergentes. Colombia trabaja en 86 proyectos de Mecanismo de Desarrollo Limpio y, después de Brasil, es el más dinámico de la región en este tema.

A principios de febrero de este año, el Complejo Industrial de Sur y el municipio de la Cascada, ambos en Antioquia, registraron cada uno iniciativas enmarcadas como proyectos de Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), en desarrollo del protocolo de Kyoto. Este par de proyectos colombianos se concibió para lograr en conjunto una reducción de 121.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) durante los próximos diez años, que podrían significar en ventas de Certificados de Reducción de Emisiones (CER, por su sigla en inglés) ingresos por US$2,2 millones.

El MDL hace parte de las estrategias de reducción de emisiones de gases establecidas por el Protocolo de Kyoto a través de las cuales los países emergentes desarrollan proyectos que les permiten vender este tipo de certificados a naciones del primer mundo. De tal manera, éstas últimas buscan cumplir con sus compromisos de reducción de emisiones de CO2 establecidos en Kyoto. Cabe recordar que ese gas es uno de los principales causantes del efecto invernadero y del calentamiento global.

El MDL hace parte de lo que hoy se conoce como los 'mercados del carbono', los cuales les ofrecen a los países en vía de desarrollo, con gran potencial ecológico y ambiental, generar nuevas fuentes de ingresos. De hecho, Latinoamérica se ha convertido en una de las regiones líderes, con negocios que superan los US$250 millones.

En este marco, después de Brasil, Colombia es una de las naciones que mayor dinamismo ha tenido en la región. De acuerdo con datos de PointCarbon, el país cuenta en la actualidad con 86 proyectos (diez aprobados por los organismos internacionales y 76 en etapa de acreditación) que van a implicar una reducción de 6,45 millones de toneladas de CO2.

Según PointCarbon, firma de análisis y consultoría para los mercados europeos y mundiales de electricidad, gas y carbono, con sede en Londres, los tipos de proyectos MDL que se trabajan en Colombia están relacionados con procesos de generación de energías limpias, como fuentes hidroeléctricas y eólicas, tratamientos de desechos para aprovechamiento energético de los gases que se producen, reforestación, cambios de combustibles y manejos de afluentes de agua, entre otros.

En términos de generación de recursos, cifras del Ministerio de Ambiente Vivienda y Desarrollo Territorial establecen que solo durante 2007 hubo acuerdos de negociación de CER por US$14 millones. De hecho, las expectativas locales frente al tema son optimistas: se estima que en años posteriores y, de acuerdo con la evolución de nuevos proyectos, los ingresos por este concepto podrían estar en cifras cercanas a los US$400 millones anuales.

En el ámbito regional, la experiencia del país en el desarrollo de este tipo de proyectos es amplia y de diferente envergadura. Algunos de los más representativos ejemplos son la central eólica de Jeripachi (Guajira) -uno de los primeros proyectos MDL del país-, la Hidroeléctrica Río Amoyá (Tolima), la Central Hidráulica Santa Ana (Bogotá), la cogeneración y sustitución de carbón en el Ingenio del Cauca, la planta de tratamiento de aguas residuales Río Frío (Santander) y Transmilenio, entre otros. Este último se constituyó en uno de los primeros modelos mundiales de negociación de CER para el sector transporte.

¿Negocio en crecimiento?

En el escenario global, durante el año pasado en el mercado del carbono hubo intercambios comerciales por US$62.800 millones. De acuerdo con Mauricio Bermudez-Neubauer, analista senior de PointCarbon, esta cifra representa un crecimiento anual del 64% en volumen y del 80% en valor.

Bermudez-Neubauer considera que en este progreso influyó la ratificación del Protocolo de Kyoto por Australia y el avance que sobre el tema hicieron los países miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en la conferencia de Bali. Para el analista, otro hecho relevante fue "el cambio de rumbo en Estados Unidos", en el sentido de que el próximo Presidente tendrá que adoptar una estrategia para reducir las emisiones de efecto invernadero en ese país.

No obstante, para PointCarbon, en 2008, los volúmenes transados en el mercado primario de títulos de CER caerán alrededor de 15%, entre otras razones por la propuesta de la Comisión Europea para modificar su régimen de comercio de derechos de emisiones. Pese a ello, se prevé un crecimiento positivo en el mercado secundario de CER (las transacciones ya aprobadas).

"En todo caso, la evolución esperada de otros mercados regionales e internacionales en el mediano plazo continúa siendo una señal positiva para las inversiones de largo plazo en los sectores con buen potencial de reducción de emisiones", concluyó Bermúdez.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?