| 8/15/2008 12:00:00 AM

Alta tensión

Tras la polémica por la forma en que se quedó con la mayoría accionaria del proyecto hidroeléctrico Pescadero Ituango, el Idea busca nuevos rumbos. La controversia sigue viva.

Uno de los modelos que más seducía a Empresas Públicas de Medellín, EPM, para manejar los recursos que obtendrá con la venta de una participación mayoritaria de UNE, está representado en la entidad que precisamente más dolores de cabeza le ha generado a EPM en las últimas semanas: el Instituto para el Desarrollo de Antioquia, Idea.

Este instituto, creado con la venta de los Ferrocarriles de Antioquia al Gobierno Nacional en 1964 y con el que el departamento ha apoyado el crecimiento de los municipios antioqueños, es hoy el centro de la discusión, debido a la operación por medio de la cual adquirió en julio pasado el control del proyecto hidroeléctrico Pescadero Ituango. Idea pagó más de $90.000 millones por las acciones que tenían los minoritarios y logró así aumentar su participación de 46% a 52%, alterando las relaciones de poder con EPM y convirtiendo a la emblemática firma paisa en minoritaria. Pescadero Ituango es un proyecto estratégico para el país, pues tendrá la mayor capacidad de generación en el territorio colombiano, con 2.400 megavatios, y un valor de US$2.290 millones.

Con esta compra, el Idea saltó del entorno antioqueño, alcanzó mayor visibilidad nacional y se encamina como un nuevo jugador inversionista del sector energético, aunque avanzan ante los organismos de control impugnaciones y acciones populares contra esta movida.

El debate

El debate en Antioquia no se ha hecho esperar, pues para muchos analistas el Idea no solo estaría perdiendo su foco original de fomentar el desarrollo de Antioquia, sino que está desarrollando una estrategia de crecimiento basada en figuras financieras, y no en una caja fuerte, como sí lo puede hacer EPM. Actualmente, el Idea es un banco de segundo piso que capta recursos de los municipios. Además, cuenta con inversiones en empresas privadas como el Fondo Ganadero de Antioquia y el Ingenio Risaralda y con el desarrollo de proyectos inmobiliarios y forestales en el departamento. Cuenta con activos al primer semestre de este año, por más de $1,1 billones, un 45% más que el año pasado.

Pero el Idea considera que entrar al sector energético y al minero, antes que desenfocarlo, le permitirá tener otra fuente de recursos para seguir cumpliendo el mandato que le dio origen. Según cálculos de la entidad, solo la caja proyectada de Pescadero Ituango, con el 52% de participación, es de más de US$272 millones que significa más de dos veces y media el ingreso que representa la Fábrica de Licores para el departamento. "Nuestro interés no es parecernos a EPM, sino buscar recursos firmes y crecientes que liberen al departamento de vivir de las rentas de los impuestos de licores, cigarrillos y juegos de azar, como ha sido en la historia", dice Álvaro Vásquez, gerente del Idea.

En esa búsqueda de nuevos recursos y negocios, Pescadero Ituango es la cabeza de playa de una agresiva estrategia de expansión. En el sector energético tiene otros dos frentes: uno, ir tras el control de Isagen a raíz del anuncio del Gobierno Nacional de vender su participación en esta compañía, lo que convertiría al Idea en el tercer jugador de generación detrás de EPM y del grupo español Endesa. Y dos, avanzar en el desarrollo de 138 proyectos de minicentrales que generarán cerca de 400 megavatios. Pero también busca abrir otros focos, como el minero, en el que solicitó la titularización de 270.000 hectáreas de carbón en Antioquia.

La gran pregunta es de dónde van a salir los recursos para esta expansión. "Para Pescadero Ituango estamos analizando los modelos de venta de energía por anticipado. Tenemos el aval del Gobierno Nacional para un endeudamiento con la pignoración de nuestras acciones en la hidroeléctrica, así como el del BID. Contamos, además de Vale y Alcoa, que buscan energía para sus plantas de aluminio, con otros cuatro proponentes para el desarrollo del proyecto", dice Vásquez.

En el caso de Isagen, la gobernación de Antioquia pondría a disposición del Idea una capacidad de endeudamiento de más de $1,2 billones para la compra de esta generadora. Frente al tema minero, el Idea piensa explotar este negocio junto con inversión privada y encontrar solución a obras en el departamento. En los últimos días recibió del gobierno Coreano la siguiente propuesta: que le permita explotar el negocio carbonífero y, a cambio, Corea construiría vías y puertos para el desarrollo de la competitividad del departamento.

Otra fuente de financiación será el sector financiero. "En 43 años, el Idea nunca tuvo un crédito. Hoy ya lo estamos usando. En este momento tenemos un proyecto para emitir $300.000 millones en bonos. Además, con la CAF tenemos aprobados US$50 millones y vamos a presentar una solicitud adicional por otros US$100 millones", aclara Vásquez.

Pescadero Ituango y sus preocupaciones

Mientras avanza en sus nuevos focos, la movida con Pescadero Ituango ha generado solicitudes de investigación en los organismos de control, por parte de concejales de Medellín y la misma EPM, pues consideran que el valor por el cual se adquirieron las acciones podría significar detrimento patrimonial.

También hay dudas sobre el futuro del financiamiento de la megaobra, pues si bien espera financiarlo prevendiendo energía, ellas surgen porque el 80% de la energía que genere Pescadero Ituango ya está comprometida con el nuevo cargo por confiabilidad que tiene el sistema colombiano. Pero, si adquiere Isagen, podría disponer de la energía para ofrecérsela a un eventual comprador que necesite el recurso sin importar de dónde provenga.

La otra gran preocupación es el apetito político que despertaría. Así, uno de los grandes debates que vienen en Pescadero Ituango es por el nombramiento del gerente del proyecto. Para Federico Restrepo, gerente de EPM, lo mejor es que se escoja de común acuerdo o con una firma cazatalentos. "En un proyecto que se desarrolla en 10 años, lapso en el que habrá tres administraciones departamentales, lo menos que pedimos es que el personal sea de la confianza de EPM, incluyendo el gerente de la sociedad promotora", agrega. Para Vásquez, esta es una decisión de la Junta Directiva.

El próximo 22 de agosto será crucial para el futuro de Pescadero Ituango. Ese día se realizará la asamblea en la que se nombrará la nueva junta directiva y en la que EPM ha manifestado su interés de designar, en los dos cargos que les corresponden, a personas del primer nivel de la compañía, como su gerente Federico Restrepo, alguno de sus vicepresidentes o un miembro de su junta directiva.
 
Aunque se ha mencionado que EPM operaría Pescadero Ituango y que nombraría un gerente encargado; al cierre de esta edición, estas decisiones no eran definitivas y tanto EPM como el Idea no habían llegado a un acuerdo en torno a un memorando de entendimiento que diera pie a un acuerdo de accionistas. Por ahora, la distancia entre el Idea y EPM, que en público parece corta, en privado cada vez es más amplia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?