| 5/1/2015 9:00:00 AM

Made in Italy

Un verdadero revolcón en la joyería del país podría darse con el ingreso de casas italianas para producir localmente con destino a mercados del Continente. Crecen las apuestas.

Italia no solo es la cuna de la historia y la cultura. También es referente en viajes, gastronomía, moda y lujo. Por años, el sello ‘Made in Italy’ ha marcado la diferencia y ha alcanzado reconocimiento internacional, pese a los altibajos que ha enfrentado su economía.

Con un Producto Interno Bruto que alcanzó los 1,6 billones de euros el año pasado –cayó 0,4% en 2014–, Italia se mantuvo como la octava economía del mundo. Y logró aumentar su PIB per cápita a 26.600 euros –con un incremento de 0,4%–.

Además, este año apareció en otro ranking: es el país con el mayor número de marcas de lujo entre las 10 más valiosas de la Asociación Mundial de Lujo, pues tiene 6 de las primeras 10: Ermenegildo Zegna, Fendi, Giorgio Armani, Prada, Ferragamo y Versace.

Por eso, la reciente iniciativa lanzada por una misión de negocios integrada por empresarios, gobierno y gremios italianos para establecer alianzas con empresas colombianas y que se enfocará en transferencia de conocimiento, tecnología e inversión, ha generado revuelo en varios sectores.

La misión, integrada por cerca de 125 delegados, buscaba identificar oportunidades de negocios en Colombia, y definir sectores para desarrollar alianzas gana-gana, atraídos por el crecimiento, la estabilidad jurídica y el interés del país por atraer inversión extranjera.

Carlo Calenda, viceministro de Desarrollo de Italia y líder de la misión, destacó que mientras otros países como Argentina, Brasil y Venezuela, que habían sido en el pasado socios naturales de su país –por el elevado número de migrantes– se han cerrado, otros como Colombia y Chile se han abierto al libre comercio y a la inversión extranjera para mejorar su desempeño económico, y han logrado consolidar robustos mercados internos.

Pero, quizás uno de los frentes en los que mayores expectativas existen en este momento en la relación binacional tiene que ver con la industria de la joyería. Licia Mattioli, presidente del comité técnico para la internacionalización de Confindustria, el poderoso gremio industrial italiano, se mostró optimista por los contactos establecidos en Colombia.

Mattioli, que es además la presidente de una de las joyerías más prestigiosas de Turín, aseguró que el mercado colombiano resulta interesante por dos razones: la primera, porque se puede convertir en un centro de producción y, la segunda, por la afinidad en el gusto por el diseño y el tamaño de su mercado.

En materia de producción, Mattioli sostuvo que, gracias al Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, que elimina impuestos y barreras no arancelarias a sus productos, Colombia es la plataforma ideal para las grandes joyerías italianas que buscan extender sus negocios hacia ese mercado.

A esto se suma que el país tiene otros acuerdos comerciales en la región, entre ellos con el Triángulo Norte de Centroamérica, con los países andinos, con el Mercosur y, adicionalmente, es uno de los más activos en la Alianza del Pacífico.

Para los productores italianos, el mercado de Estados Unidos se encarece porque en el área específica de la joyería sus productos deben pagar un arancel de 6%.

Este cargo podría eliminarse si se convierte a Colombia en un centro de producción y logística de Italia para el continente y, de paso, generaría un revolcón en la industria joyera colombiana, que se beneficiaría de la transferencia de conocimiento técnico y del ingreso de un diseño muy sofisticado y reconocido en el mundo.

A esto se suma que el país cuenta con una importante producción de materias primas utilizadas en esta industria, entre ellas el oro y las piedras preciosas.

“Si unimos estas materias primas colombianas con nuestro conocimiento y competencia técnica, tendríamos una fórmula ganadora para las dos partes”, asegura la experta joyera.

Pero no solo las grandes joyerías italianas ponen sus ojos en Colombia por la expectativa de llegar en mejores condiciones a los mercados externos. También para los pequeños joyeros, establecer alianzas en el país resulta atractivo.

La ejecutiva asegura que el mercado colombiano ha tenido un crecimiento importante y el consumo se ha vuelto muy dinámico. “Esto, hacia el futuro, puede representar un mercado muy interesante para la venta de joyas italianas, porque el gusto de los colombianos es muy parecido al de los italianos, y aprecian mucho los diseños de joyas de oro rosa, amarillo y las piedras preciosas”, explica Mattioli.

Pero, ¿qué falta para consolidar estas alianzas?

“La barrera más grande que existe en este momento es que en Italia sigue el recuerdo de Colombia como un país inseguro. Hay que cambiar la imagen en el exterior y mostrar los grandes cambios que ha registrado en materia económica, política y social”, asegura la diseñadora.

Sin embargo, reconoce que un tema que impulsa definitivamente los negocios entre los dos países es la buena disposición que exhiben entidades del gobierno colombiano, entre ellas los Ministerios de Comercio, Industria y Turismo y ProColombia, que han sido proactivos para indagar sobre las dificultades que ven los empresarios extranjeros en el mercado local, y han buscado eliminar los problemas para facilitar los negocios.

La experiencia de los italianos en el negocio de la joyería y de las marcas de lujo se remonta a varios siglos atrás. Pese a que en 2010 este país perdió el primer lugar como productor mundial de joyas –que se mide por volumen– en materia de calidad y diseño mantiene el liderazgo.

Por eso, una alianza con productores colombianos podría marcar la diferencia en el fortalecimiento de esta industria.

**
Ruta italiana

ProColombia destaca las oportunidades que se abren con la apertura del mercado europeo.

También las empresas colombianas han identificado interesantes oportunidades en el mercado italiano. Según ProColombia, entre los productos que mayor potencial de exportación tienen a ese país están azúcar, flores, frutas, banano, cacao y cafés especiales, en agroindustria; artesanías, cosméticos y muebles, en manufacturas; así como bisutería, ropa casual, jeanswear y vestidos de baño en temas de moda. En materia logística, para llegar a este mercado operan 28 empresas de transporte, tanto marítimo como aéreo. En los dos primeros meses de 2015 se exportaron a Italia 354.233 toneladas, y 99,9% fueron por vía marítima.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?