| 10/30/2005 12:00:00 AM

Al alcance del bolsillo

No todas las franquicias existentes cuestan de $50 millones para arriba. Hacia abajo, también hay muchas alternativas interesantes que los inversionistas comienzan a acoger.

"McDonald's algún día fue una microfranquicia". Así ilustra Jorge Andrés Orozco, gerente en Colombia de la consultora especializada Tormo & Asociados (T&A), la inmensa proyección de esta modalidad de negocio.

"Subway empezó con US$1.000 y ya tiene, gracias al modelo de franquicias, 22.000 puntos de venta en el mundo", agrega.

Para muchos, el sistema de franquicias requiere inversiones muy altas y, por tanto, ni lo tienen en cuenta al momento de buscar qué hacer con los pequeños capitales que logran acumular. Pero la realidad es otra, pues hay alternativas para todos los bolsillos. Según el más reciente censo de franquicias que cada año realiza T&A en el país (2005), apenas un 10% de las 243 que hay en Colombia requiere inversiones superiores a $300 millones; 13%, entre $200 y $299 millones; 21%, entre $100 y $199 millones, y 19%, entre $50 y $99 millones. Pero también, 15% cuestan de $10 millones para abajo; 11%, entre $10 y $19 millones, y 11%, entre $20 y $49 millones.

"Las microfranquicias son ideales para jóvenes, emprendedores y todas aquellas personas que trabajaron por mucho tiempo en relación de dependencia y hoy, con su indemnización o sus ahorros, buscan invertir en una franquicia o cuentan con un capital extra y desean hacer una inversión sin descuidar sus obligaciones actuales", afirma Rodolfo Jiménez, socio de la consultora Golden Group & Asociados.

El fenómeno ha cogido tanta fuerza en el país que hasta el gobierno decidió tomar cartas en el asunto. "El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo solicitó al Icontec la elaboración de una guía técnica en franquicias, la cual se ha desarrollado en forma expedita y está próxima a ser aprobada por el Consejo Directivo de ese instituto. Esta guía podría ser la base para una Norma Técnica Colombiana (NTC) que contenga elementos de certificación; una reglamentación o legislación en la materia, y la práctica de buenas costumbres mercantiles en franquicias", afirma Ramón Madriñán, director de regulación de ese Ministerio.

El interés se explica en que las franquicias han demostrado ser un importante generador de empleo y, en el caso de las alternativas de bajo costo, de autoempleo. De hecho, el promedio de empleos generados por punto franquiciado es de 5 personas (el censo de Tormo & Asociados muestra que en 2005 el sistema generó 34.211 puestos directos de trabajo en Colombia).

Las oportunidades "Lo he dicho siempre, me parece que Colombia tiene una vocación comercial y emprendedora muy grande. Eso hay que aprovecharlo con las microfranquicias", dijo a Dinero el mexicano Juan Manuel Galléstegui, experto en el tema, quien estará en el país como invitado especial al evento 'Franquicias Colombia 2005', que se realizara en noviembre.

A pesar de que el desarrollo en la materia es incipiente, ya hay varias alternativas de baja inversión (menos de $50 millones) para escoger. Por ejemplo, el líder colombiano en mensajería especializada y transporte de mercancías Servientrega ofrece franquicias desde $10 millones. "Llevamos 15 años dando esa alternativa y nos ha funcionado muy bien. Ahora sumamos cada año entre 250 y 300 franquicias nuevas. En la actualidad tenemos vigentes cerca de 1.800", afirma un vocero de la compañía.

Otra franquicia que ha demostrado ser exitosa en el país es Super Coffee. "Vendemos un servicio integral de café, con una máquina que lo prepara y es entregada en comodato a los franquiciados. Ellos, por $13,9 millones obtienen los derechos de explotación de 20 de esas máquinas. Nuestro negocio es vender los suministros, y ya tenemos colocadas 4.000 máquinas en 28 ciudades del país", dice Rodrigo Romero, gerente y gestor de la empresa.

Lo mismo sucede con Super 1, que ofrece servicios móviles de embellecimiento de vehículos para microempresarios. "La persona puede ser dueña de su propia unidad y gana el derecho a explotar un territorio que nosotros le asignamos. Así, recibe capacitación técnica, administrativa y comercial, y genera su propio trabajo e ingresos. Todo, por $7,5 millones en adelante", asegura María Teresa Valencia, presidenta de Super 1 y consultora en franquicias.

Orbitel también tiene resultados para mostrar, luego de 5 años ofreciendo sus franquicias. "Son centros de telecomunicaciones ubicados en las principales ciudades del país y en ciudades intermedias, para la población flotante sin acceso fácil a servicios de larga distancia, fax, internet, etc. Nuestro negocio es la venta de minutos; el de los franquiciados la reventa, pues se los damos muy económicos", explica Juan Camilo Vargas, director de canales de Orbitel. La franquicia -que no incluye el local- cuesta desde $25 millones, y la compañía ya tiene 125 franquiciados.

Por último, vale la pena destacar el caso de Tecnocalzado. "Es un nuevo concepto de recuperación de calzado y artículos en lona, cuero y material sintético. Vimos que era un sistema de expansión excelente, el cual además logra formalizar mediante inversiones desde los $15 millones un sector tradicionalmente informal", afirma su gerente Mauricio Díaz.

Para el experto mexicano Galléstegui, las empresas que quieran franquiciar deben tener un mercado potencial y un concepto definido y probado, y que sea comercial y financieramente atractivo. "Debe ser repetible y transmisible", enfatiza. "Tiene que partir de una experiencia de éxito y una estructuración y organización adecuadas, además de seguir los procedimientos propios del sistema", complementa Jorge Andrés Orozco, de T&A. Esas características son precisamente las que debe tener en cuenta el inversionista para adquirir con menor riesgo una franquicia. Hay oportunidades, pero es bueno saber analizarlas siempre con la certeza de que no todo lo que brilla es oro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?