| 4/4/2013 9:00:00 AM

Aire puro, en concreto

Aunque pareciera no ser el mejor momento para el desarrollo de proyectos de reducción de emisiones, Cemex está estructurando uno nuevo en Cúcuta que complementará el que ya tiene en e Ibagué. ¿Cuáles son los planes regionales?

A pesar de la caída de los precios internacionales en los certificados de reducción de emisiones (CER), varias empresas mantienen como estrategia de largo plazo el desarrollo de proyectos que permitan capitalizar hacia el futuro los compromisos ambientales de países en desarrollo y grandes empresas.

Uno de los casos es el de Cemex. En medio de la tormenta por el derrumbe de los precios de estos CER, está desarrollando en la ciudad de Cúcuta, Norte de Santander, un proyecto encaminado a reducir 35.000 toneladas de CO2 cada año en sustitución de combustibles fósiles por combustibles de fuente renovable, como es el caso de la biomasa. La inversión del proyecto asciende a $2.000 millones.

Sin embargo, no es la primera apuesta de esta cementera en el país en este sentido. Desde 2009, su planta Caracolito de Ibagué, en el Tolima, ha logrado certificar la reducción de 141.973 toneladas de CO2, cuya inversión bordeó los $7.000 millones.

En este último año, en la región comprendida por Centro y Sur América, así como el Caribe, Cemex registró cuatro proyectos adicionales ubicados en Panamá, Colombia, Costa Rica y República Dominicana con la firme intención de completar su meta de reducción de emisiones. Con la inclusión de estos proyectos en su portafolio, aspira reducir cerca de 400.000 toneladas de CO2 al año.

Hacia el futuro, la compañía planea inversiones por más de US$10 millones en esta región y en este tipo de proyectos para alcanzar su meta: sustituir combustibles fósiles por combustibles alternativos en 40% para 2016.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?