| 1/1/2000 12:00:00 PM

Ahorros potentes

La cifra S255.000 millones será el ahorro en la facturación de la energía que consumen más de 14.000 empresas en todo el país en el año 2000. La competencia entre comercializadores de energía será dura al conquistar clientes no regulados.

A partir de este año, las empresas que demandan una potencia de 500 kilovatios o consumen mensualmente más de 55.000 kilovatios, aproximadamente ($4 millones en facturación), podrán ingresar al mercado no regulado de energía. Eso significa que un buen número de compañías medianas y pequeñas podrán negociar tarifas libremente con cualquier comercializador del país según lo estableció la resolución 131 de 1998 expedida por la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG). Hasta ahora, solo 1.281 empresas estaban inscritas como usuarios no regulados con un consumo que representaba el 18% de la demanda total. Con el cambio en los topes, ingresarán unas 13.000 nuevas compañías que manejarán cerca del 35% de la demanda total de energía. Y solo esas 13.000 nuevas empresas van a tener un ahorro de $170.000 millones en el 2000.

El negocio
En Colombia hay un mercado regulado de energía, cuyas tarifas se fijan mediante una fórmula que determina la CREG, y un mercado no regulado, compuesto básicamente por empresas industriales y comerciales con el derecho a negociar una tarifa renal con los comercializadores. Estos clientes no pueden ir a la bolsa directamente, pero sí pueden estar representados por un comercializador que se encarga de contratar con un generador especifico la demanda requerida.

En la actualidad, hay más de 120 tipos de contratos que permiten escoger diversas alternativas a la hora de negociar el precio final del kilovatio entre el comercializador y el empresario. En ellos, la tarifa depende de factores como los horarios de consumo, la potencia demandada y las franjas de consumo. De

acuerdo con datos de ISA, el valor del kilovatio en el mercado no regulado es inferior al del regulado debido a varios factores:

El margen para el comercializador no supera el 4%, mientras que en el mercado regulado es 8%. - En la fórmula para negociar la tarifa no regulada, el comercializador maneja pérdidas técnicas aproximadamente de 10%. En la fórmula regulada, este factor esta en 16% porque incluye pérdidas negras.

La tarifa es constante durante la vigencia del contrato, a pesar de eventualidades que eleven el costo de generación por la salida de generadoras eléctricas y el ingreso de térmicas cuya operación es más costosa. A menos que en los contratos se estipule algo diferente.

¿Cómo cambiar de comercializador?
Cuando una empresa decide entrar al mercado no regulado de energía es importante que convoque varios comercializadores para comparar factores como:

- Tarifa final según necesidades de consumo.

- Margen con el que negocia el comercializador.

- Programas de financiación ofrecidos para la adecuación de redes.

- Programas de asesoría al cliente para el manejo del recurso energético.

El cambio de comercializador implica la instalación de medidores especiales que dependiendo de la capacidad requerida pueden representar una inversión de entre $4 y $12 millones. Una empresa en Bogotá, por ejemplo, tendría opciones adicionales a Codensa para comprar su energía. Podría negociar con empresas como EPM de Medellín, EPSA en el Valle del Cauca o Enersis, entre otras 62 firmas comercializadoras ende pendientes que ya se han creado en Colombia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?