| 10/13/2016 12:00:00 AM

La mujer que asume un reto llamado Carlson Wagonlit Travel

Luego de liderar la extensión de kilómetros de redes de fibra óptica en Colombia y Perú, Alexandra Reyes asume el reto de que más colombianos utilicen los servicios de la agencia de viajes Carlson Wagonlit Travel. Esta es su historia.

Un viaje a Caruru, un pequeño municipio de Vaupés, en donde permaneció por un año, luego de haberse graduado de la Universidad Javeriana como ingeniera industrial, se convirtió no solo en una de las mejores experiencias de su vida, sino en la que le enseño la importancia de asumir retos.

A partir de ese momento, Alexandra Reyes, presidente de la agencia de viajes corporativos Carlson Wagonlit Travel, la más grande del mundo en este segmento y una de las más importantes en el país, inició una fructífera carrera profesional que la ha llevado a liderar grandes proyectos.

El más reciente fue asumir la dirección de esta agencia, en momentos en que la competencia es creciente y la tecnología juega un papel determinante. Hace dos meses llegó al cargo con el fin de volcar la empresa hacia continuos procesos de reinversión para mantener a los clientes, incrementar la participación de mercado y mejorar la rentabilidad.

Lea también: Agencias de viajes se beneficiaron de semana de receso

La búsqueda de un reto intelectual nuevo, en una actividad económica diferente de aquellas en las que se había desempeñado, la llevó a asumir este cargo. Una de sus apuestas está en las empresas medianas que han venido creciendo, lo que ha hecho que empiecen a demandar viajes. Su objetivo es llegarles a estas organizaciones con el fin de motivarlas a que realicen este tipo de procesos con la agencia.

Los objetivos son ambiciosos. La proyección de crecimiento promedio de la organización se sitúa entre 25% y 30% cada año y por ello otra de las estrategias para lograr las metas será la búsqueda de mercado en las regiones, sin dejar de lado su proceso de consolidación en Bogotá, Cali y Medellín, donde tienen sus propias oficinas.

Hoy lidera un grupo de 350 personas que son clave para lograr los objetivos, pues considera que quienes ejecutan las labores del día a día son los que hacen las empresas. Para este año la organización proyecta ventas por US$110 millones.

Esta mujer, que con humildad señala que habla cinco idiomas –español, inglés, portugués, francés y hebreo– llegó a este sector luego de haber asumido grandes retos en actividades muy diferentes.

Lea también: Vuélese.com, la primera agencia de viajes virtual del país

Especializada en negociación de la Universidad de Georgetown y con un MBA de Duke University, asumió la responsabilidad de construir el Plan Nacional de Fibra Óptica, siendo la presidente de Azteca Comunicaciones Colombia, empresa del grupo mexicano Salinas, que en 2011 ganó una licitación del MinTic para construir una infraestructura de 24.000 kilómetros de fibra óptica por todo el país.

No era un trabajo fácil, pues el tiempo para ejecutar el proyecto no era superior a tres años y la empresa era nueva en el país. Alexandra Reyes fue la segunda empleada de la misma en el territorio nacional, pero en momentos pico del proyecto, la compañía alcanzó a tener 550 trabajadores. Este, sin duda, ha sido uno de los mayores proyectos de infraestructura de los últimos años en el país.

Con los resultados logrados en Colombia, no fue difícil que las directivas del conglomerado mexicano pensaran en ella para un nuevo plan. A finales de 2013, el gobierno peruano sacó una licitación similar a la de Colombia con el fin de conectar al país a través de fibra óptica, y ella fue la seleccionada para liderar Azteca Comunicaciones Perú, sacar adelante este proyecto y concretarlo.

La diferencia de esta iniciativa con la colombiana fue que el Ejecutivo del vecino país la otorgó en concesión, por lo que la empresa debió conseguir los recursos, lo cual hizo a través de una emisión de bonos por US$275 millones, operación que se llevó a cabo con total éxito.

Durante dos años, esta líder, que inspira y da ejemplo y que además se involucra con el equipo y se esfuerza por generar confianza en los colaboradores, llevó las riendas de la organización en Colombia y en Perú.

En la hoja de vida de Reyes también figura la presidencia de Gilat Colombia, cargo que ocupó antes de llegar a Azteca y su paso por Gilat Satellite Networks, multinacional israelí y casa matriz de Gilat, empresa con la que trabajó durante cuatro años en Miami, luego de haber sido ingeniera de BP en Colombia.

Hoy, lejos del mundo de la infraestructura y las redes, los objetivos de Reyes, amante del ejercicio –practica el TRX– y de la salsa, se centran en hacer crecer una empresa de servicios, soportada en su mentalidad ganadora y el apoyo de su equipo de trabajo que, sin duda, para ella es el principal baluarte de una organización.

Lea también: Los más grandes desafíos para el turismo en Colombia

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?