| 6/8/2017 12:01:00 AM

Aeropuertos: El retraso en las obras está generando más costos

El Gobierno avanza lentamente para completar la infraestructura física y tecnológica que permita mejorar el tráfico aéreo en Bogotá. La demora está generando mayores costos para las aerolíneas y más pasajeros insatisfechos.

El problema es de velocidad. Mientras el tráfico aéreo va como un jet, el gobierno y sus obras avanzan a paso de tortuga. El plan iniciado en 2015 para rediseñar el espacio aéreo de la capital y aumentar el número de operaciones de 70 a 90 por hora debía estar listo a finales del año pasado. Dinero supo que, en el mejor de los casos, estará en operación en el último trimestre de este año.

Pero eso no es lo peor. De nada sirve invertir en costosas luces de pista y antenas de aproximación de última generación si no se cuenta con los espacios para que los aviones parqueen y dejen a los pasajeros. Las obras de ampliación del aeropuerto, que se anunciaron hace unos meses con bombos y platillos, no solo no han entrado en operación sino que serán insuficientes para atender el mayor número de aeronaves por hora.

Otras dos fases de expansión del aeropuerto tienen un retraso, que según una aerolínea consultada, supera los 18 meses. Así que, si usted es uno de esos miles de viajeros que ha sufrido en carne propia las demoras en el aeropuerto El Dorado de Bogotá, ármese de valor y paciencia porque la solución apenas está despegando.

Recomendó: La ANI se inspira en Dubai para construir El Dorado 2 en Bogotá

El plan de reordenamiento del espacio aéreo de Bogotá es tan complejo y sofisticado que debió iniciarse mucho antes de 2013. Así no se estaría corriendo como ahora. ¿En qué consiste? En la actualidad los aviones que salen o llegan del aeropuerto de Bogotá deben seguir una serie de puntos imaginarios en el espacio. Por  ejemplo, en un vuelo entre Bogotá y Cartagena el avión no viaja en línea recta, debe ir pasando por encima de unas radioayudas, llamadas VOR, instaladas en diferentes puntos de la geografía. Esas mayores distancias generan más costos y demoras. De la misma manera, los aviones que vienen haciendo fila en el aire para aterrizar en Bogotá deben guardar una distancia de unas 5 millas, cuando podría ser de 3 millas si se contara con la tecnología y procedimientos en tierra adecuados.

El plan de reordenamiento del espacio incluye programas y equipos especializados para que los aviones viajen en línea recta entre los destinos y recorten su distancia entre aeronaves.

Pero no solo eso. Un viento cruzado de 45 nudos, una niebla densa de la mañana o una tormenta pueden reducir el número de vuelos de 70 a 30 por hora, eso si no se cierra toda la terminal, como viene sucediendo en los últimos meses. Para ese tipo de problemas climáticos hay una solución llamada ILS de tercera generación. Esta consiste en una serie de luces y antenas instaladas en las pistas que permiten a los pilotos aterrizar con seguridad aun en condiciones climáticas adversas.

El plan de reordenamiento del espacio aéreo en El Dorado debía estar listo a finales del año pasado, pero según uno de los consultores del plan, la Asociación del Transporte Aéreo Internacional (Iata por su sigla en inglés) solo hasta el último trimestre próximo estaría en operación.  “Se está en la última etapa del proceso que es la de capacitar a los controladores aéreos. Ese es el módulo más largo de todo el proceso”, explicó Juan Carlos Villate, country manager de la Iata.

Le podría interesar: Lo bueno, lo malo y lo feo del aeropuerto El Dorado de Bogotá

La Aerocivil importó un simulador para el entrenamiento de los controladores hace cerca de 18 meses y es el que se está usando para esta tarea. El director de la Aerocivil, Alfredo Bocanegra, aseguró que se espera que antes de diciembre concluya el rediseño del espacio aéreo. “Hay 6 módulos o paquetes de trabajo y se ha venido avanzando. Está pendiente el que se refiere a mejores prácticas, que inicia en julio, y el de entrenamiento en puesto de trabajo, que empieza el 17 de septiembre, con una duración de 35 días”, dijo. La inversión en este proyecto es de unos $9.000 millones.

Foto: Alfredo Bocanegra, Director de la Aerocivil. María Lara, Directora de Asuntos Corporativos de Latam. Gilberto Salcedo, Presidente de Atac.

Para Hernán Rincón, presidente de Avianca, solucionar el tema del tráfico aéreo representaría una reducción de 30% en el número de demoras asociadas al clima.  “No solo es que los aviones pasen de tener una distancia en el aire, sino que se mejora la capacidad de aterrizar con muy poca visibilidad física”, dijo el directivo a este medio.

Una de las causas de la demora en el desarrollo del plan parece estar asociada a la falta de recursos públicos. Dinero supo que se necesitan cerca de $35.000 millones para financiar la extensión en las jornadas laborales de los controladores y que la Aerocivil está al límite del espacio fiscal que le ofrece el Minhacienda.

Lea también: ¿Cuáles son las aerolíneas más puntuales de Latinoamérica?

María Lara, directora de asuntos corporativos de Latam, coincidió con Avianca y explicó que una de las preocupaciones de esta compañía es que llegue la temporada de lluvias de octubre y noviembre y no haya entrado en operación el nuevo sistema. “En Colombia no hay un solo aeropuerto que permita el aterrizaje en situaciones complejas de clima. Fenómenos como lluvia fuerte, vientos o niebla afectan las operaciones”, dijo.

Según pudo establecer Dinero, un conjunto de sofisticadas antenas ya fueron instaladas hace un tiempo en una de las cabeceras de la pista norte. Pero haría falta instalar unas luces para completar las adecuaciones en tecnología.

Al mismo tiempo, se conoce de una  negociación con la Fuerza Aérea Colombiana para permitir que las aeronaves que surcan los cielos de la parte central del país  no tengan que desviarse cuando llegan al espacio aéreo de la base de Palanquero (Caldas). Es como encontrar un gran obstáculo en el camino que hace perder tiempo y combustible. Pero también se trata de un asunto de seguridad nacional. En esta base operan 4 escuelas de aviación y una parte importante del equipo de defensa aérea del país. “No es indispensable que Palanquero libere espacio, pero sí potencia los resultados”, dijo Villate, de Iata. Otra de las preocupaciones de la industria es que no se está aprovechando la multimillonaria inversión que se ha hecho para renovar la flota de aviones. “Hoy Colombia cuenta con una de las flotas más modernas del mundo”, dijo Gilberto Salcedo, presidente de la  Asociación del Transporte Aéreo de Colombia (Atac).

Recomendado: Lea también: Multas de Aerocivil a las aerolíneas superan los $1.073 millones

A juicio de este dirigente gremial, las nuevas aeronaves cuentan con tecnología de navegación satelital, la cual permitiría aterrizar o despegar en condiciones difíciles de clima. Sin embargo, de nada sirve esa innovación si no se cuenta con los equipos en pista y los controladores entrenados para realizar las operaciones. “Están pendientes algunas obras en las calles de rodaje y la implementación completa de la tecnología ILS (para la aproximación con el uso de instrumentos)”, dijo Salcedo. Adicionalmente, habría que replicar este modelo de mejoramiento en otras terminales del país. De nada serviría mejorar las cosas en Bogotá, si en el aeropuerto de destino no se cuenta con la misma tecnología. “En el caso de los aeropuertos concesionados, eso supondría unas inversiones cercanas a los US$3 millones”, aseguró Salcedo, de Atac.

Estaremos atentos para ver si a finales de este año entra por fin en operación este anunciado plan de mejoramiento del espacio aéreo de Bogotá. Por el momento, más paciencia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 523

PORTADA

¿Cómo llegó Jeff Bezos a convertirse en el hombre más rico del mundo?

Jeff Bezos, el fundador de Amazon, llegó a ser temporalmente el hombre más rico del mundo, lugar al que volverá más pronto que tarde. ¿Cómo lo logró?