| 12/7/2007 12:00:00 AM

Acuerdo sobre lo fundamental

La OPEP cierra este año con una reunión clave para determinar su papel en los mercados de crudo en 2008 y, de paso, el futuro del dólar.

Para cuando esta revista esté en sus manos, la última cumbre de la Organización de Países Exportadores de Petróleo estará en su clausura, y se tendrá una muestra comprimida de lo que sus miembros dejarán salir del barril en 2008.

Esta reunión será clave para determinar si la producción del club petrolero aumentará, y si la propuesta de deslindar los precios del crudo del dólar, lanzada por Irán y Venezuela, y su visión de hacer del petróleo un medio de presión política abiertamente, prosperarán.

El contexto de está última reunión no augura que las discusiones pasen tan solo por un análisis de los mercados para determinar un precio justo, como lo ha querido hacer ver el ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali al-Naimi: "La OPEP se centrará en su reunión en los fundamentos de oferta y demanda, mientras que los precios del crudo son determinados por el mercado", dijo dos días antes de la reunión; cerrando sus comentarios con un reiterante "estamos observando los fundamentos. Los precios, como siempre he dicho, son determinados por el mercado", que si bien está muy a tono con el temperado discurso del rey Abdullah Abdel-Aziz al tomar la presidencia de la organización de manos de Hugo Chávez, no reflejan los planes de todos lo miembros del cónclave energético.

Por un lado, es claro que los precios del petróleo en el mundo se mueven en gran parte por las decisiones que toman estos productores y sus principales clientes, reunidos en el G-7. Y si bien los miembros de la OPEP argumentan con razón que en estas naciones industrializadas los costos, para el consumidor final, son producto de impuestos locales responsables de hasta un 50% del costo final por barril, sus movimientos de empuje o freno a la oferta repercuten en todo el mundo.

Para los países del G-7 y España, el precio del barril, rondando los US$100, es demasiado alto, incluso si bajara a US$90 creen que no es sostenible por la economía mundial. El director general de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), Nobu Tanaka, ha realizado una cruzada mediática para ambientar una decisión favorable de la OPEP respecto a un aumento en la producción. Sin dar números exactos, Tanaka dice que el aumento es urgente para equilibrar los precios a fin de año y evitar sobresaltos en el arranque de 2008.



Poder en aumento

Si bien el aumento de la producción parece ser solo un asunto de precios, lo que se discute es hasta dónde podría llegar la influencia de la organización en las políticas de Estados Unidos hacia Irán y Venezuela, así como el éxito de estos en su afán por 'reorganizar' el mundo con un proyecto anti-Bush, que al seno de la OPEP aumenta sus soldados con el reingreso de Ecuador y la posibilidad de que Brasil formalice su intención de integrarse. Se esperan también los resultados del lobby que Chávez y el primer ministro iraní, Mahmoud Ahmadineiad, han estado haciendo con Angola, Argelia e Indonesia para aliarlos a su causa.

"La posición de Irán es muy clara a este respecto", declaró Ahmadinejad, en el marco de la reunión del Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico en Doha. "No creemos que deba haber un incremento. Insto a los miembros de la OPEP a no incrementar la producción durante su reunión de esta semana". Posición unánime con Libia, Ecuador y Venezuela, que espera entonces recibir más apoyos y que es solo la fachada de un mensaje político a Estados Unidos y sus aliados europeos.

De otro lado, el logro de una posición unánime en esta reunión hablará además de la fuerza que los llamados Halcones petroleros pueden ganar frente a las Palomas (ver recuadro) aliadas de Estados Unidos, con Arabia Saudita a la cabeza. Resultado importante por su componente geopolítico, ya que este grupo de países productores sería determinantes en el impulso de la idea de acabar el maridaje entre cotización del crudo y dólar. Ahmadineiad afirmó que el oro negro que sale de sus países es una riqueza que se pierde al ser entregada a cambio de lo que calificó "un pedazo de papel sin valor alguno", refiriéndose al dólar. Ya Chávez y el ecuatoriano Correa habían hablado sobre la necesidad de mejorar su situación cambiaria. "Si el dólar vale 70 centavos de euro, unas reservas ecuatorianas de US$1.000 millones valen 700 millones de euros. Es decir, para obtener lo mismo en los países de la zona del euro tenemos que dar más petróleo nuestro y les transferimos riqueza", dijo Correa.

Para muchos analistas la marcha de la economía estadounidense y la crudeza del invierno serán tan decisivas en el futuro del mercado como lo que ocurra en la conferencia ministerial el 5 de diciembre. "Si el invierno es suave, la OPEP sube la producción y la economía de Estados Unidos va bien, el crudo puede bajar hasta los US$75 por barril después del invierno de 2008", dijo Joaquín Vial, economista jefe de tendencias globales, del servicio de estudios BBVA.

Pero a largo plazo los resultados de las gestiones políticas de Venezuela e Irán serán de cuidado si se tiene en cuenta que el informe Perspectivas Energéticas internacionales 2007, realizado por el Departamento de Energía de Estados Unidos, afirma que en las próximas tres décadas la economía mundial dependerá más de lo previsto de la oferta de los países integrantes de la OPEP, ya que en 2030, participará con el 48% del petróleo en el mundo, frente al 41% que tiene hoy, mientras que los no miembros aportarán el 52% de la producción, contra el 59% de participación actual, y la demanda podría estar más dispersa pues "(...)el mayor crecimiento de la demanda de energía se dará en países no miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los cuales se estima crecerán más económica y demográficamente".

No hay que perder de vista lo que Halcones y Palomas decidan, con la esperanza de que no terminen desplumándonos a todos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?