| 2/28/2008 12:00:00 AM

Acuerdo en el aire

Delta Airlines y Northwest están a punto de firmar una de las fusiones más grandes de la historia. Los pilotos, el principal obstáculo.

En menos de dos meses, Delta Airlines y Northwest lograron tener lista la fusión que creará la aerolínea más grande del mundo en términos de tráfico aéreo. Sin embargo, la firma del acuerdo, que se debía realizar el 21 de febrero, tuvo que ser aplazada porque no se llegó a un entendimiento con los pilotos de las dos compañías.

El problema se presentó durante la segunda semana de febrero, cuando los 12.000 pilotos de ambas aerolíneas, que ya habían llegado a un acuerdo laboral por valor equivalente a US$2.000 millones, no lograron tener éxito en su negociación sobre el tema de la antigüedad. Este aspecto es fundamental, puesto que determina cuánto se le paga a los pilotos y qué tipo de aeronave pueden volar.
 
"La gran mayoría de nuestras demandas económicas y contractuales han sido resueltas. Sin embargo, a pesar de que hemos sido entusiastas con esta fusión, también sabemos que la carrera de un piloto está atada en su totalidad a la clasificación por antigüedad y los beneficios de corto plazo no son los suficientes para sacrificar la posibilidad de progreso", explicó Matt Coons, vocero de los pilotos de Northwest. El no haber negociado el aspecto de la antigüedad tiene un enorme impacto sobre la decisión de la fusión y sobre los aspectos de la negociación laboral y contractual, ya que el acuerdo con los pilotos es un paso clave para contar con el apoyo de los sindicatos al presentar la fusión.

Pero esto no quiere decir que la fusión se frene. El proceso podría seguir con los dos grupos de pilotos operando de manera independiente, como lo ha hecho América West que compró hace dos años a US Airways, y aún no ha integrado su plantilla de pilotos.

Los altos precios del combustible le han puesto un mensaje de urgencia a la fusión, porque las compañías ven en una unión la única forma de poder asimilar el impacto de un barril de crudo llegando a los US$100.

Tan pronto haya luz verde con los pilotos, se podría cristalizar el proceso, gracias a que ya están definidos los acuerdos preliminares en términos del valor de las acciones y quién estará al mando de la unión y la ubicación del centro de operaciones. En lo pactado hasta ahora, la fusión tendría un valor cercano a US$20.000 millones y las acciones de Northwest se intercambiarían por aquellas de Delta sin sumarle alguna prima adicional. Richard Anderson, el CEO de Delta continuará ejerciendo esta posición (de ejecutarse la fusión) y el CEO de Northwest, Doug Steenland, permanecerá como miembro del equipo de ejecutivos conformado por personal de ambas aerolíneas. El centro operativo sería Atlanta y el nombre de la aerolínea, Delta.

Estrategia de supervivencia

Northwest y Delta, son dos de las aerolíneas más grandes de mundo. Delta tiene un valor de mercado de US$7.000 millones y Northwest, de US$5.000 millones. En 2005 ambas compañías se declararon en bancarrota, por lo cual se acogieron al Capítulo 11 y obtuvieron protección de sus acreedores. En 2007 lograron superar la crisis e incrementar su participación de mercado. Sin embargo, el aumento en el precio del barril del crudo, las obligó a considerar una fusión para poder sobrevivir.

De hecho, el precio de los combustibles es una preocupación constante para todas las aerolíneas. "En 2003, la cuenta del combustible era de US$44.000 millones y este año esperamos que sea de US$150.000 millones en el mundo, presupuestando que el precio del barril sea de US$78. El costo de la gasolina equivale al 30% del costo operativo total, y con el precio del barril tan alto el impacto es muy grande" explica Giovanni Bisignani, presidente de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional.
 
Para las aerolíneas estadounidenses, que consumen alrededor de US$19.000 millones en combustibles, el alza de los precios amenaza con acabar el renacimiento de esta industria que había logrado sobrevivir después de los ataques terroristas y la recesión. "Si la desaceleración de la economía estadounidense empieza a mermar la demanda por transporte aéreo durante el año, las transportadoras tendrán que trasladar el costo de tener un combustible más alto a los consumidores, por medio de una tarifa más alta", explica Gordon Bethune, consultor aeronáutico.

Lo contradictorio de la situación es que desde 2001, las aerolíneas han aumentado su eficiencia y productividad. Según cifras de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional, la industria ha evidenciado un crecimiento del 64% en productividad laboral donde, a su vez, se han disminuido los costos no relacionados con el combustible en 16% y los gastos de ventas y mercadeo se han reducido en 25%. Sin embargo, con el incremento en el precio del combustible, la crisis del sector financiero y la amenaza de recesión, la Asociación espera que el crecimiento del tráfico aéreo pase de 5,9%, como fue en 2007, a 4% este año.
 
Los impactos ya se han notado, el Amex Airline Index (índice que mide el desempeño de compañías con alta capitalización en la industria aeronáutica y el comportamiento consolidado de las aerolíneas más grandes en Estados Unidos y el mundo) se desplomó en 36% durante el año pasado puesto que se espera que las aerolíneas pierdan dinero con el alza en los precios del crudo.

La fusión de Delta y Northwest no se limita a crear una aerolínea de proporciones míticas, es también un indicador de que el mercado aeronáutico tiene que dinamizarse, dadas las actuales condiciones macroeconómicas. "Además de los factores como el precio del combustible, la inflación, el aumento en los precios de los tiquetes, la disminución en la demanda por parte de los viajeros, está también el incremento de la competencia en los trayectos internacionales", explica Justin Baer, experto en temas aeronáuticos.
 
Baer señala que también hay que encontrar la manera de ser competitivo, por lo que los ejecutivos de las aerolíneas tienen que recurrir a consolidaciones y los sindicalistas a apoyarlas para que pueda sobrevivir toda una industria. La realidad del sector será un factor decisivo para que, de no firmarse la fusión, se planteen nuevas alternativas con otros candidatos interesados en sobrevivir.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?