A subirse al bus...

| 9/14/2001 12:00:00 AM

A subirse al bus...

SuperBus y Colmotores abrieron la puerta en la exportación del modelo de TransMilenio. Pero hay muchas más oportunidades de negocio.

Super Polo, así se llamará la empresa de carrocerías que a partir del próximo 1 de octubre estará en el mercado colombiano. Se trata de la fusión de la compañía colombiana SuperBus y la multinacional Marco Polo, que tendrán la planta en Bogotá. Este es el epílogo de un proceso que se inició hace más de un año y medio, cuando estas dos firmas formalizaron una alianza estratégica para enfrentar el reto de TransMilenio, sistema al que le han entregado 318 buses articulados.

Luego de la experiencia en Bogotá y junto con sus socios Colmotores y Volvo se la jugaron con la exportación de buses articulados a Quito. El pasado 27 de julio, la Procuraduría Metropolitana de esa ciudad le notificó a la empresa SuperBus que le había sido adjudicado el contrato para la adquisición de 42 buses articulados para operar la troncal Ecovía. Estos 42 buses tiene un valor superior a los US$7,4 millones y se entregarán en febrero del 2002. El apoyo de Proexport en Ecuador y de Bancoldex fue fundamental: esta última entidad entregó un crédito a la municipalidad de Quito por ese valor, con 5 años de plazo, incluidos 3 de gracia y despejó las inquietudes financieras. Ahora están en el proceso de definir el contrato, cerrar el paquete financiero y proceder al ensamble y fabricación de los buses.



Si bien esta es la primera gran exportación del modelo de TransMilenio, también significó el punto de partida de una alianza formal en la que Super Polo tendrá a su cargo los mercados de la Comunidad Andina y Panamá, además de las posibilidades de negocios con otros países centroamericanos y del Caribe y espera exportar en su primer año de operación entre 300 y 500 unidades y en 5 años consolidarse en 1.000. Más aún, cuando TransMilenio se convirtió en el ejemplo de solución de transporte masivo para Latinoamérica e incluso para países europeos. Por eso, el potencial de esta nueva empresa es gigantesco. Y ya hay otras firmas que seguirán este camino. Se trata de la carrocera Buscar de Brasil y la empresa Carrocerías de Occidente de Pereira que, al parecer, avanzan en contactos para colocar una planta en la capital risaraldense.



Las oportunidades



Pero si para estas empresas el potencial es muy grande, el modelo de TransMilenio representa una excelente oportunidad para el país. "No se trata de vender o exportar solo buses. Se trata de llevar un sistema organizado de transporte", explica un vocero de Colmotores.



Con un modelo en operación y que ha demostrado eficiencia, salvo algunos problemas en las terminales, el 'trancón' ha pasado de las calles de la ciudad a las oficinas de TransMilenio. Solo en el primer semestre de este año han llegado más de 300 visitantes de distintas partes del mundo para observar el sistema; además, el 28% de las visitas a su página de internet proviene del exterior. Ante esta avalancha de solicitudes, visitas y preguntas por el sistema, la empresa decidió que en noviembre realizará un seminario para explicar su funcionamiento, operación e implementación.



Pero, ¿qué hace atractivo este modelo? Primero, la parte económica. Las soluciones en transporte masivo están enfocadas a transporte con metro o sin metro. Sin embargo, los costos son exorbitantes: en Bogotá, cada kilómetro de metro habría costado US$70 millones, mientras que ese mismo kilómetro con TransMilenio vale US$5 millones. Segundo, las relaciones con los transportadores que no los excluyen del proyecto y forman parte de él. Este punto es fundamental, ya que muchos países piensan que es una empresa oficial, con buses. De hecho, los transportadores de otras países se están comunicando directamente con sus homólogos en Bogotá para conocer el funcionamiento del modelo. Por ejemplo, a Víctor Raúl Martínez, gerente de SI99, una de las operadoras de TransMilenio, ya lo han contactado los mexicanos. Martínez, además, presentó la experiencia de Bogotá en un evento sobre infraestructura del Banco Mundial (BM) en mayo pasado. "No creí que este tema fuera tan importante para el mundo", afirma.



Para el BM, el esquema ha dejado grandes enseñanzas, especialmente en la alianza con el sector privado para sacar adelante el proyecto. "Fue un proceso de cambio de una cultura del pasado, que Bogotá hizo en 2 años. Todo depende de las necesidades de cada país y de sus coyunturas", explica Mauricio Cuéllar, representante de este organismo multilateral en Colombia.



De acuerdo con las visitas al país, los trabajos más adelantados en otras ciudades para adecuar un sistema similar están en Quito y Guayaquil (Ecuador), Ciudad Juárez (México) y Caracas y Valencia (Venezuela). Otras, como Ciudad de Panamá, Lima y Ciudad de México también adelantan trabajos en este sentido, e incluso Noruega y Francia ya han mostrado interés en el modelo.



Para las empresas colombianas, se presenta una gran posibilidad de desarrollo. Además del tema de los buses y las carrocerías, se abre un frente muy importante en la exportación de servicios de ingeniería. Proexport Colombia está trabajando con 4 empresas que estuvieron en todo el proceso de implementación en Bogotá. Por ahora, se encuentran en la fase exploratoria en mercados como Panamá, Venezuela, México y Perú. Solo cuando se definan los proyectos será posible establecer en términos económicos cuál sería su impacto, "pero este es un proyecto jalonador, que vincula un concepto de valor agregado, que vende know how e incorpora diseño, implementación y operación. Con una ventaja adicional: el sistema ya está operando", agrega Angela María Orozco, presidente de Proexport.



Con TransMilenio quedó claro que los empresarios colombianos aprendieron rápidamente y ahora la salida está en llevar el modelo y 'exportarlo', bien a ciudades como Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Medellín o Pereira, que han mostrado interés, o fuera de las fronteras. Por lo pronto, la oportunidad se abre. Es hora de subirse al bus.



Exportaciones

Con la venta de 42 buses a Quito para el sistema de Ecovía, Colombia arrancó con la exportación del modelo de TransMilenio. Este negocio, en el que participaron SuperBus, Colmotores, Marco Polo y Volvo, es de US$7,4 millones.



Otras posiblidades



Además de los buses, se trata de exportar un sistema. Por eso, los servicios de ingeniería tiene un gran potencial. 4 empresas están explorando los mercados de Panamá, Venezuela, México y Perú. Este es un proyecto jalonador que vincula un concepto de valor agregado que vende know how e incorpora diseño, operación e implementación.



Observadores



En noviembre, TransMilenio realizará un seminario para contar la experiencia y la implementación del modelo. Ha tenido más de 300 visitantes extranjeros para observar su operación.













El sistema

Las ciudades latinoamericanas tienen entre sus principales problemas el de la movilidad. Y, para ser productiva, una ciudad necesita que sus habitantes se movilicen más rápido. Un ciudadano de 70 años promedio ha gastado 10 años dentro del transporte público. "¿Cuál es la productividad de una persona que vive 10 años metida en un bus?", se pregunta Enrique Sandoval, gerente de TransMilenio.



Por eso, para hacer más eficiente el transporte, el modelo tiene tres aspectos fundamentales: por una parte, independizar el ingreso del conductor y del dueño del bus del número de pasajeros que recoge. Por otra, vincular a los transportadores, pero no como empresas afiliadoras de buses, sino como sociedades anónimas y, finalmente, tener una unidad en el recaudo. Es decir, en cada uno de ellos se cumple como punto fundamental el cambio de la relación económica. "Si se dan estos elementos, el modelo es eficaz y replicable en cualquier lugar del mundo. Y en este punto aún no se ha hablado de buses, frecuencias, estaciones ni carriles exclusivos", agrega Sandoval.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.