¡A prender motores!!!

| 11/10/2000 12:00:00 AM

¡A prender motores!!!

Si usted es un emprendedor, no puede dejar de leer esta entrevista.

Si la nueva política de promoción de empresas se cumple al pie de la letra, en menos de un año el país podría tener una verdadera revolución de emprendimiento e innovación. Juan Alfredo Pinto, el actual viceministro de Desarrollo, devela los puntos claves de la política que sustenta la ley 590, más conocida como Mipyme que, entre otras, promete eliminar la tramitomanía en la creación de empresas que hoy cuenta 17 pasos de "ventanilla" y que quedaría reducida a un registro único empresarial. Una política que trae $20.000 millones anuales para la creación de un fondo para los emprendedores, suma que estará amarrada al presupuesto nacional de los próximos 10 años y que no podrá ser objeto de recortes presupuestales.



Una política que quiere fomentar el capital de riesgo y las nuevas alternativas de financiación, que pretende romper con la cultura de la empleomanía y que quiere aprovecharse de la nueva sangre empresarial que ya no corre por el 5% de los jóvenes como lo hacía en 1991, sino por el 21% de los colombianos entre 15 y 29 años que en el 2000 manifestaron su interés de hacer empresa en el país.



En entrevista con Dinero, Pinto expone los principios de la política que usted como emprendedor ya puede empezar a exigir.



Hace dos ediciones, Dinero publicó un informe sobre lo complicado que es hacer empresa en Colombia. ¿Qué está haciendo el gobierno para aliviar el camino de los emprendedores colombianos?



Se dio una coincidencia aparentemente amarga, pero muy interesante: ustedes hicieron un número en la revista que decía que hay una cantidad de gente que puja por hacer empresa pero que simultáneamente hay una serie de elementos obstructivos.



La política nacional para el fomento del espíritu empresarial y la creación de empresas obviamente no es una reacción a la revista, porque venimos trabajando en el tema desde hace más de 14 meses, pero coincidencialmente sí es la mejor respuesta al informe de Dinero.



¿En qué consiste esta nueva política?



Se trata de estimular la cultura de la independencia, de fomentar la creación de empresa para que se abra camino como una alternativa de prospecto individual para muchos ciudadanos, en especial para los jóvenes. La política está sustentada en 7 pilares:



La ley Mipyme, favorable a la creación de nuevas empresas que viene con recursos para los emprendedores, eliminación de trámites e incentivos tributarios.



La promoción del espíritu empresarial para desarraigar la cultura de la "empleomanía".



La reducción de incertidumbres y el apoyo a la comercialización con estudios rigurosos de mercado, impulsados por el Estado.



El apoyo en el proceso de creación de nuevas empresas, en el que se promoverá la cultura del plan de negocio.



Las nuevas alternativas de financiamiento diferentes al crédito atadas a una cultura de la aprobación de créditos basada en la valoración del proyecto y el plan de negocios y no solo en garantías.



La promoción a las empresas innovadoras de la mano de las incubadoras y el Fondo Colombiano de Modernización y Desarrollo Tecnológico de las micro, pequeñas y medianas empresas, Fomipyme.



El desarrollo institucional con el fortalecimiento de proyectos y programas claves de fomento a la creación de empresa.



¿Cuáles van a ser las grandes innovaciones de esta política?



Hay un instrumento que va a ser clave. El 3 de noviembre nació el primero, de una serie de 6. Se trata de un convenio entre el Gobierno Nacional y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), que va a crear Centros Regionales de Inversiones, Información y Tecnología (CRIIT) para las 6 grandes regiones del país. Ya se firmó el primer convenio en Manizales, con la Cámara de Comercio de la ciudad.



Vienen los de Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga y Bogotá. Estos son centros de promoción de inversiones, donde los empresarios van a encontrar un gran apoyo para que todos sus proyectos se traduzcan a un modelo de la Onudi. Un esquema patentado que tiene establecido el formato de presentación de un proyecto para negociación internacional.



¿Una especie de plan de negocio?



Eso más otras cosas. El prospecto sirve para todo, para presentar un proyecto, para arrancarlo y para ponerlo a flotar en una red de 14 centros de inversiones que tiene la Onudi en el mundo. Esto es clave, porque nosotros no tenemos suficiente promoción de proyectos en el mundo ni una red diplomática muy extensa; entonces, podemos acudir a ese mecanismo.



¿Qué tipo de proyectos pueden acceder a los CRIIT?



No solo los de jóvenes emprendedores, también los que ya tienen desarrollos, destrezas y afines. Es el mecanismo con el que vamos a promover las inversiones en las regiones.



¿Cómo es el proceso?



Todos los proyectos se llevan a esa estructura de software, que es el primer filtro, luego van a la Onudi y, al final, empieza la promoción de esos proyectos en distintas regiones del mundo.



Además de los CRIIT, ¿qué otras innovaciones trae la política?



Primero, un sistema de apoyo real, una mayor articulación de la universidad y el sector empresarial, el fortalecimiento de las incubadoras, los recursos financieros, vía IFI, el Fondo de Garantías, Fomipyme y crédito con la agencia española, desregulación en el registro mercantil para que sea un registro único empresarial.



¿Van a acabar con los 17 trámites?



La idea es evolucionar a un Registro Unico Empresarial para todos los efectos, incluso el registro de proponentes para compras estatales. Hubo la necesidad de hacer un cronograma de concertación, porque cada vez que uno desregula en el fondo le está pegando a mucha gente que gana dinero con los trámites. Con esta decisión, se ataca con fuerza la tramitomanía.



¿Quién estaría a cargo del registro único?



Las Cámaras de Comercio y tendría validez para todos los trámites.



¿Qué papel van a jugar las incubadoras en la política empresarial?



Para nosotros, las incubadoras son claves. Empezamos con 2 este gobierno, ya vamos en 6 y esperamos poder consolidar por lo menos 10 en el cuatrienio, porque es el mecanismo idóneo para filtrar las ideas y generalizar la cultura del plan de negocio. El mecanismo institucional para ir de la iniciativa a la concreción es el gran peso en las incubadoras que van a ser fortalecidas por medio de Fomipyme.



¿Fomipyme?



Es el fondo que crea la ley para estímulos no financieros a las pequeñas empresas. Ellos tienen disponibles $20.000 millones por año en el presupuesto nacional. Es una creación de la ley Mipyme y los recursos estarán disponibles a partir del 2001.



¿Es exclusivo para las incubadoras?



No, las incubadoras serán uno de los canales.



¿Qué otros mecanismos de financiación van a posibilitar?



La ley dice que en el primer trimestre de cada año deben salir los montos y las líneas de crédito que el IFI y las unidades de redescuento van a poner a disposición de los empresarios. Al mismo tiempo, los productos del fondo de garantías que aseguren la ampliación de acceso a capital.



Estamos trabajando en las líneas de crédito para emprendedores y, al mismo tiempo, estamos estudiando lo de los fondos de capital de riesgo.



¿Cómo van los fondos de capital de riesgo?



Tenemos unas dificultades en el tema. Estamos haciendo comparaciones internacionales y encontramos que la mayor parte de los fondos se montan sobre estímulos tributarios. Estamos estudiando cómo se manejaría el sistema tributario cuando una empresa cobra un valor importante y genera un plusvalor desde la iniciación hasta su maduración. Queremos buscar mecanismos para ver qué tratamiento se le da a la valorización que obtiene un fondo al participar en cuotas de capital que pueden tener un comportamiento creciente.



El otro tema es cuando al fondo no le vaya tan bien, cómo se sale el Estado para no quedar enredado ahí.



¿Qué han pensado entonces?



Hemos mirado la experiencia española, que privilegia más los préstamos participativos, otra modalidad en la cual uno entra con créditos subordinados para nuevos negocios o para expansiones. Ya se han trabajado borradores de créditos y se han discutido con la Superintendencia de Valores... De todas formas, los fondos de capital de riesgo arrancan con una base legislativa a favor. Esperamos que en el próximo año se establezcan uno o dos.



¿Cuándo se define la ley a favor del capital de riesgo?



El decreto se expediría a finales de este año o a comienzos del próximo, o el proyecto de ley si así lo requiere; hay una discusión sobre eso.



¿De dónde salen los US$45 millones de los que habla el gobierno para atender la demanda de capital empresarial?



Hay varios renglones. Cerca de US$14 millones provienen del empréstito nuevo con España que se firmó hace poco para microcrédito con la Agencia de Cooperación Española, la capitalización del IFI por $300.000 millones permite que esta entidad participe y el resto son los recursos que vienen de la capitalización del Fondo Nacional de Garantías ($100.000 millones) más los $20.000 millones de Fomipyme.



¿La gente puede contar ya con este dinero?



Los $20.000 millones ya están aforados en el presupuesto del próximo año y lo del empréstito con España ya se hizo...



Ustedes proponen el impulso a un mercado balcón para Mipymes. ¿De qué se trata la propuesta y por qué se ve tan enredada?



Por la propia fragilidad del mercado de capitales. Es difícil que la Panadería González emita unos bonos y que alguien se los compre. Pero si lo hacen las cooperativas de panificadoras, o si las asociaciones emiten bonos de la industria por intermedio de un emisor acreditado, así sí podrían tener algún espacio. Al tema le he gastado años de mi vida y no he podido con él, como con casi todos los temas de mercado de capitales en Colombia. Los españoles están casi de regreso a los préstamos participativos.



¿Qué propone el gobierno en materia de estímulos tributarios?



Cualquier empresa que se cree después del 10 de julio de 2000 tiene 75% de exención en impuestos parafiscales (Sena, ICBF, cajas de compensación familiar) durante el primer año, 50% durante el segundo y 25% durante el tercero.



En concreto, ¿qué puede esperar un emprendedor el próximo año?



Van a sentir un llamado pertinaz para que no desistan. Tendrán CRIIT y más incubadoras. Van a poder confrontar su idea con filtros y centros de apoyo para que los ayuden. Van a tener 8 ó 10 incubadoras y 2 ó 3 nuevos fondos de capital de riesgo. Materiales de apoyo y enseñanza, y universidades empujando más.



Puntos claves de la ley 590

Registro único de las Mipymes, reduce a uno los trámites.



Fomipyme, un fondo empresarial de $20.000 millones anuales.



Centros regionales de inversiones información y tecnología, CRIIT, ayudarán a los emprendedores a pensar su empresa en un formato internacional para acceder a una red mundial de inversionistas.



Emprender, fondo de capital de riesgo para las mipymes rurales.



Estímulos mediante la reducción de aportes parafiscales al Sena, el ICBF y las cajas de compensación familiar para las empresas que se creen a partir del 10 de julio. Descuentos del 75% el primer año, 50%, el segundo y 25%, el tercero.



Líneas de crédito para creadores de empresa: el IFI y el Fondo Nacional de Garantías establecerán el monto y las condiciones especiales.





Ventures 2000



En días pasados se llevaron a cabo en Bogotá y Medellín las capacitaciones del concurso de planes de negocio. Los patrocinadores IBM, Informix, Colcorp, los organizadores McKinsey & Company, Brigard & Urrutia, Mercurius Ventures, Dinero, Great Plains y Colexpo.com dictaron módulos de capacitación sobre los principios de la constitución de una empresa y los aspectos claves en la formulación de un plan de negocio.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.