A conquistar el mundo

| 11/29/2002 12:00:00 AM

A conquistar el mundo

Los confites y chocolates colombianos se comercializan en más de 70 países de los cinco continentes. Esta cadena es una de las más desarrolladas.

La cadena de la caña de azúcar, confitería y chocolatería es una de las más desarrolladas en el sector manufacturero y una de las que tiene mayor proyección internacional. Por una parte, Colombia es el segundo más eficiente productor de azúcar en el mundo, de acuerdo con la consultora LMD International. Y, por otra, los confites y chocolates colombianos se exportan a más de 70 países, en cinco continentes.



Esto ha sido posible gracias a que tanto las empresas del sector agrícola como las del industrial cuentan con unas organizaciones empresariales modernas y dinámicas, que han invertido en tecnología y en desarrollo de producto. Los principales grupos económicos están vinculados a este sector: el Grupo Empresarial Antioqueño con Noel y la Compañía Nacional de Chocolates; el grupo Caicedo con Colombina y el ingenio Riopaila; el grupo Luker, Ardila Lülle (Incauca) y multinacionales como Warner Lambert (Chiclets Adams).



Y si bien la relación entre el eslabón agroindustrial y el manufacturero no es perfecta, se han creado mecanismos para permitir que los industriales puedan adquirir el azúcar a un precio más bajo que en el mercado doméstico (pero mayor que el internacional) para los productos de exportación. Esta especie de plan Vallejo ha disminuido el efecto de la protección que tiene el azúcar mediante el sistema andino de franjas de precios y el Fondo de Estabilización de Precios del Azúcar (Fepa).



El azúcar representa entre el 50% y el 70% de las materias primas de los confites, de acuerdo con la Cámara de Comercio de la Andi. De ahí el efecto de cualquier aumento o disminución en su precio.



"En términos generales, la cadena funciona bien porque el suministro del azúcar es bueno, cercano. En las exportaciones, los ingenios ganan una prima por encima del precio internacional al que lo tendrían que exportar, y los productores ahorran frente a lo que les costaría importar", afirma César Caicedo, presidente de Colombina.



En el mercado interno se presentan problemas porque mientras la protección para el azúcar es alta, las importaciones de producto terminado tienen un arancel externo común de 20% y de 0%, en el caso de la confitería proveniente de Chile y de la zona Caricom. Además, forman parte del programa de desgravación en el Grupo de los Tres (G3) con México en el caso de los chicles recubiertos de azúcar y algunos confites (el otro socio del G3 es Venezuela). Esto genera una protección negativa para los productos terminados.



Las importaciones en el eslabón de chocolatería, que en 1997 se situaron en US$10 millones, llegaban a US$15 millones en agosto pasado. En confitería, las importaciones pasaron de US$2 millones, a US$7,8 millones en agosto pasado.



De acuerdo con la Andi, este dinamismo de las importaciones se debe en gran parte al ingreso de productos procedentes de México, Chile y Perú, que se han beneficiado de las preferencias arancelarias otorgadas por Colombia.



Sin embargo, la competencia a que está sujeta la industria en el mercado doméstico también se ha convertido en una ventaja, porque le ha permitido foguearse con los principales productores internacionales, y la ha impulsado a mejorar sus estándares de calidad y a ser más eficiente para poder competir con jugadores que tienen mejor acceso a materias primas en sus respectivos países.



El azúcar también es importante para la industria procesadora de cacao y chocolate, pues representa el 60% en volumen. Sin embargo, solo concentra el 20% del costo, mientras que el cacao representa el 80%.



Aunque en cacao Colombia no es tan eficiente como en azúcar, está dentro de la productividad promedio mundial, y el reto es pasar de 437 kilos por hectárea al año a 1.200 kilos.



El desarrollo del sector cacaotero, jalonado por la industria del chocolate, ha sido importante. Pasó de 52.700 hectáreas cultivadas en 1970 a 83.000 hectáreas este año. En este cuatrienio, el gobierno pretende incentivar el cultivo en 20 ó 25.000 nuevas hectáreas, mediante crédito al sector agropecuario y agroindustrial.



Este sector es uno de los más organizados en el fomento y la capacitación. En especial, la Compañía Nacional de Chocolates, Casa Luker y Fedecacao han desarrollado una labor conjunta para que los agricultores tengan acceso a material vegetativo y a capacitación. Además, en los últimos 20 años, cuando ha habido excedentes de producción, la Nacional de Chocolates ha comprado el 100% de la cosecha y de los excedentes, y ha exportado semielaborados de cacao. Esta relación industria-sector agropecuario ha permitido el rápido desarrollo de los cultivos de cacao.



De hecho, Colombia es el único país productor y consumidor de cacao en el mundo, y en chocolate de taza tiene el más alto consumo per cápita del mundo, un kilo por persona al año.







Oportunidades

Azúcar. Una vez se reglamente la ley que obliga a adicionar al combustible un 10% de agente oxigenante, se abre la oportunidad para la producción de alcohol combustible a partir de la caña de azúcar. También hay interés en sustituir la parte energética de sorgos y maíces importados que se utilizan en las fórmulas de concentrados para animales por azúcar, y en darles mayor valor agregado a las exportaciones. Otra opción es prestar servicios de outsourcing a las plantaciones, como preparación de tierras y recolección de cosechas.

Confites y chocolates. Diversificación geográfica de los mercados, sin descuidar el andino, centroamericano y del Caribe. Dulces es un mercado infantil, en el cual la innovación se da en colores, sabores y presentaciones. Pero en chocolates hay oportunidades en la venta de productos orgánicos; de origen, aprovechando la calidad del cacao colombiano; y saludables con líneas light y adicionadas con sustancias como el calcio.

En cacao si se logra incrementar la productividad y aumentar el número de hectáreas cultivadas, se podrían impulsar las exportaciones. Toda la producción actual se consume en Colombia, y adicionalmente tienen que importar 10.000 toneladas anuales para satisfacer el consumo interno.



Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.