| 2/15/2012 12:00:00 AM

Un latino en la Casa Blanca

El nombre de Marco Rubio suena con fuerza para la fórmula vicepresidencial republicana que enfrentará a Obama. Es una estrella en ascenso.

En agosto de 2011, el recién nombrado senador de Florida, Marco Rubio, fue invitado a California por Nancy Reagan para dictar una conferencia en la biblioteca de su fallecido esposo Ronald Reagan, uno de los presidentes republicanos más queridos en Estados Unidos.

Nancy, de 90 años, había visto por televisión a Marco Rubio y quedó seducida por sus palabras pues, según les contó a sus allegados, le recordaban los mejores discursos de su marido. El éxito de Rubio en esta conferencia fue arrollador y le mereció una nueva invitación, en septiembre, para otra conferencia en Carolina del Norte, en el centro Jesse Helms. En menos de seis meses, el carisma de este novel senador de origen cubano acapara la atención de líderes republicanos. Incluso, su nombre suena fuerte en la baraja de candidatos a la vicepresidencia.

¿Qué tan cerca está Rubio de convertirse en el primer hispano en llegar a la Casa Blanca?

Marco Rubio, que en mayo próximo cumplirá 41 años, es un político precoz. Nació en Miami e inició su carrera en 2000, cuando fue elegido para la Casa de Representantes de la Florida, y en 2006 fue portavoz del parlamento estatal. Es católico, está casado con Jeanette Dousdebes, una ex porrista de los Miami Dolphins, y tiene cuatro hijos. Sus padres son inmigrantes cubanos que llegaron a Estados Unidos en busca del sueño americano y realizaron trabajos como camareros. El esfuerzo familiar y su talento deportivo le permitieron estudiar becado en las universidades de Miami y de Florida, donde se graduó de abogado.

Otto Reich, ex subsecretario de Estado Adjunto para América Latina, le dijo a Dinero que su brillante carrera le ha valido para convertirse en uno de los políticos más cortejados por los actuales candidatos a la nominación por el partido conservador. “Es un hombre elocuente, muy preparado y tiene dos idiomas, el español y el inglés, lo que lo hace muy atractivo para el partido. Además, tiene una carrera política que comenzó a edad muy temprana y su discurso, aunque es conservador, no es extremista”, sostiene Reich.

En 2010 llegó al Senado, tras derrotar a Charlie Christ, un republicano moderado de trayectoria. Su habilidad política le ha permitido ascender rápido, pero también sus efectivas conexiones. Entre sus mentores están la congresista Ileana Ross y el exjefe del partido republicano en Florida, Al Cárdenas. Su llegada al Senado fue aupada por el Tea Party, el ala más conservadora del partido.

El éxito político ha llevado a medios influyentes en Estados Unidos a calificarlo como ‘el nuevo Obama’, por su discurso renovado, su carisma, su ascendiente en la comunidad hispana –que podría asegurar este voto estratégico– y su juventud. Pero su edad es vista como una debilidad: hay quienes creen que Rubio aún debe hacer un recorrido político más amplio y posicionarse a nivel nacional pues, aunque es muy popular en Florida, en el resto del país es casi un desconocido.

Esto no fue obstáculo; sin embargo, para que en la conferencia republicana del pasado 9 de febrero, el nombre de Rubio captara 34%de los votos entre los delegados, que lo postularon como fórmula vicepresidencial, muy por encima de sus contendores, que solo lograron 9%. Esta popularidad, sin embargo, tendrá que refrendarla en los próximos meses, para lograr que el nominado del Partido Republicano, para enfrentar a Obama en noviembre, lo escoja para participar en esta desafiante tarea.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?